Ir al contenido principal

Prontosil, el primer antibiótico eficaz




A menudo se considera que la “era de los antibióticos” comienza con el descubrimiento de la penicilina por Alexander Fleming. Sin embargo, aunque tal evento ocurrió en 1928, su introducción clínica significativa no fue hasta 1944. En términos de fármacos antimicrobianos útiles, la principal contribución la proporcionaron las sulfonamidas.

Hoy damos por sentada la eficacia de los antibióticos. Se encuentran en algunos jabones, se usan en cortes y heridas e incluso para tratar el acné. Pero en los años anteriores a 1935, las infecciones bacterias era un riesgo mortal y siempre presente. La gente solía morir de pequeñas heridas que se infectaba o, con suerte, “solo” terminaba en amputación. Todo esto cambió con el descubrimiento del Prontosil, el primero de un grupo de fármacos antibióticos, conocidos como sulfas y derivados de la sulfonamida.

La penicilina se suele llevar erróneamente el honor de ser el primer antibiótico, pero el Prontosil y otras sulfas habían sido usados eficazmente para tratar infecciones bacterianas durante una década antes de disponer de la famosa penicilina. Cuando se introdujo Prontosil, se convirtió literalmente en un medicamento “milagroso” después de que pacientes al borde de la muerte por una infección se restablecieran en cuestión de horas.

Prontosil es un compuesto de color rojo anaranjado intenso cuya vida comenzó no como un antibiótico, sino como un colorante industrial para teñir cueros y lanas. Y es que en la primera parte del siglo XX, la incipiente industria farmacéutica estaba estrechamente relacionada con la producción de colorantes sintéticos. Había una creencia general de que la acción del fármaco debía estar relacionada con la habilidad de teñir, es decir, si el colorante se adhería a las bacterias en una placa sería lógico buscar que también se adhieran a bacterias que infectan un ser humano y matarlas. Una idea, hoy, bastante mediocre, pero no había mucho de donde partir en aquella época.


Ampollas de Prontosil comercializadas por Bayer (ub.edu)


Los laboratorios dedicados al desarrollo de fármacos, como el conglomerado alemán IG Farben,  continuaba con el trabajo del eminente médico y bacteriólogo Paul Ehrlich en la investigación de colorantes como agentes antimicrobianos. En Bayer, una de las compañías que conformaban IG Farben, trabajaba Gerhard Domagk, cuya experiencia como médico durante la Primera Guerra Mundial le sirvió como impulso para dedicarse a combatir enfermedades infecciosas. Dos compañeros suyos, los químicos Fritz Mietzsch y Jospeh Clarer, sintetizaban colorantes y Domagk probaba su efecto clínico en el laboratorio.
Cientos de colorantes sintetizados eran probados en cepas bacterianas del género Streptococcus, aquellas responsables de la escarlatina, fiebre reumática, neumonía o faringitis estreptocócica, entre otras enfermedades. Pero lamentablemente los colorantes resultaron resultó ser inertes. Aún así, Domagk intuía que en un cuerpo vivo infectado por las mismas bacterias podría tener efecto, por lo que ensayó en ratones, donde sí resultó ser activo el colorante KL730 conocido posteriormente como Prontosil. Fue un resultado prometedor, aunque la prevención de una infección en un ratón no significaba necesariamente el mismo efecto en un ser humano.


Gerhard Domagk (biografiasyvidas.com).

Asociado Domagk a un hospital, la prueba definitiva del nuevo medicamento la tendría más cerca, en su casa concretamente. Su hija, de seis años de edad se clavó una aguja de coser en la palma de la mano. En pocos días empezó a tener fiebre y se le hinchó la mano; la infección se iba propagando hasta el punto que los médicos preveían pocas posibilidades de sobrevivir, incluso si le amputaban el brazo. Las pruebas diagnosticaron que la bacterias de la infección eran Streptococcus, las mismas con las que su padre había trabajado en el laboratorio. Éste tomó la decisión, desesperada y acertada a la par, de administrarle Prontosil, que había sido probado mínimamente en seres humanos por el momento, para que en dos días su hija saliera del hospital totalmente curada.
Tras esto, a principios de 1935, Domagk comunicó los resultados positivos con Prontosil en el Deutsche Medizinische Wochenscrift, aunque omitió el caso de su hija. Dicho artículo fue recibido con escepticismo, ya que en aquel momento muchos médicos no creían en la posibilidad de luchar contra enfermedades con medicamentos químicos. Pero los resultados de los ensayos clínicos se reprodujeron rápidamente en un hospital británico, donde se demostró que el Prontosil curaba la fiebre puerperal, una infección bacteriana asociada con el parto. Fue ganando tanto reconocimiento que incluso fue utilizado para tratar una infección grave que contrajo el hijo del presidente de Estados Unidos Franklin D. Roosevelt.
Entonces ¿por qué el Prontosil no era capaz de matar a bacterias en una placa Petri? Un año después de la publicación de Domagk, científicos del Instituto Pasteur de París dieron con la clave: cuando el Prontosil entra en un cuerpo se descompone en partes más pequeñas, siendo una de ellas, la sulfanilamida, el metabolito responsable de la actividad bacteriostática (el Prontosil era, por tanto, un profármaco). A partir de entonces, las empresas farmacéuticas se dedicaron a fabricar toneladas de sulfanilamida.


Estructura molecular de Prontosil. La parte resaltada de naranja es la sulfanilamida, la parte activa del medicamento (smellslikescience.com).


A pesar de que su actividad antimicrobiana quedó un poco en mal lugar en comparación con la penicilina, disponible una década después, el impacto de las sulfonamidas en Medicina fue brutal. Por primera vez en la distendida y épica lucha de la Humanidad contra las bacterias se disponía de una agente efectivo, y relativamente seguro, frente a la infección.


FUENTES

·Bentley, R. (2009). Different roads to discovery; Prontosil (hence sulfa drugs) and penicillin (hence β-lactams). Journal of industrial microbiology & biotechnology, 36(6), 775-786.
·Rubira, E. R. (2008). Medicamentos: Un Viaje a lo largo de la evolucion del Descubrimiento de fármacos (Vol. 1). Univ Santiago de Compostela.
·Wainwright, M., & Kristiansen, J. E. (2011). On the 75th anniversary of Prontosil. Dyes and Pigments, 88(3), 231-234.


*Este artículo participa en el LXIV Carnaval de la Química (edición Gadolinio), alojado en el blog Ciencia Química en el siglo XXI del Dr. Justo Giner.
*La imagen de portada fue extraída de biology-bytes.com.

Comentarios

  1. Una bonita retrospectiva del nacimiento de los antibióticos con el Prontosil que era antibiótico dentro del cuerpo humano y no lo era fuera y la consiguiente reinterpretación química y la aparición de les sulfamidas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola, Roger. La verdad es que marcó un punto de inflexión en la Medicina y, claro, en nuestra calidad de vida. Muchas gracias por tu comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Símbolos de elementos químicos que ya nadie usa

Seguramente usted esté familiarizado con los símbolos de los elementos que aparecen en la tabla periódica, los cuales están estandarizados por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) para un uso internacional.
Cuando un científico cree que ha descubierto un elemento nuevo, por lo general, lo anuncia con un nombre y símbolo nuevos. Además, puede que en libros antiguos de texto o revistas de otros países incluyeran elementos que más tarde fueron cambiados de nombre y símbolo una vez que apareció una lista oficial. En la siguiente tabla se presenta una relación de símbolos  y nombres de elementos que cayeron en desuso pero una vez tuvieron un lugar en la Química.
Símbolo Elemento Observaciones A Argón Ahora Ar. Ab Alabamina Nombre dado al falso descubrimiento del elemento astato (At). Ad Aldebaranio Nombre antiguo del Iterbio (Yb). Am Alabamio El alabamio es el nombre anterior dado a la alabamina. Am es ahora usado para el americio.

La rosa de «La Bella y la Bestia»

La rosa roja tiene una larga historia. Su simbolismo se ha asociado con el amor y sus diosas Afrodita y Venus, con la Virgen María e incluso con una política progresista, aunque no mucho en los últimos tiempos, al menos en España. Es la rosa más elegida el día de San Valentín, pero una vez cortada, si se cuida bien, dura solo unos pocos de días, muy lejos de los años que se supone que perduró la rosa encantada de “La Bella y la Bestia”.

La muerte de la generación espontánea

Entre los numerosos interrogantes que los científicos y pensadores se plantearon a lo largo de la Historia, el origen de los organismos que los rodeaban tuvo un papel central. Ante la ausencia de un mecanismo claro que explicara la continua aparición de nuevos animales, muchos se volcaron hacia la llamada generación espontánea, descrita ya por Aristóteles en el siglo IV a.C. y admitida por pensadores como Newton, Bacon o Descartes. Esta teoría sostenía que ciertas formas de vida podían surgir de manera espontánea a partir de materia no viva. Es así como se explicaba que de un trozo de carne descompuesta apareciesen larvas de mosca o ratones de la basura. La idea se mantuvo durante cientos de años.




No fue hasta finales del siglo XVII cuando Francesco Redi y, más tarde, Lazzaro Spallanzzani empezaron a rebatir la teoría de la generación espontánea. Redi descubrió que las larvas no surgían por sí solas, sino que provenían de huevos de moscas. Spallanzani, por su parte, demostró que en fra…

Enseñar ciencia a través de blogs de divulgación

Recientemente he finalizado el Máster de Educación Secundaria en un intento de abrir un camino más en mi trayectoria científica. Mi trabajo final lo dediqué, ya que estamos inmersos en el tema, a los blogs de divulgación científica, algunos de los vuestros están por ahí, y su aplicación en las aulas. Me lo han publicado en la revista Publicaciones Didácticas y quiero compartirlo con todos vosotros.

El Eco científico de "El nombre de la rosa"

Siguiendo en mi línea de escribir al son de mis inquietudes, me gustaría compartir con ustedes algo que se me ha ocurrido en los últimos días. Os cuento: El pasado 19 de febrero falleció el escritor italiano Umberto Eco e inmediatamente mi padre me invitó a leer “El nombre de la rosa”, para muchos, su obra cumbre. Ya había tenido la oportunidad de leerle con “El cementerio de Praga”, el cual me gustó mucho. Quizá porque la historia está ambientada en la segunda mitad del siglo XIX, una época en la que Europa era un hervidero. El protagonista asiste a momentos históricos como la unificación de Italia o el fin del Segundo Imperio Francés y aparecen personajes reales de la talla de Giuseppe Garibaldi, Sigmund Freud o Alejandro Dumas, algo que suele atrapar y ayuda a entender muchas cosas al leer una novela de Historia.

¿Cómo se forman las huellas dactilares?

Las impresiones dejadas por las yemas de los dedos en cualquier superficie se conocen como huellas dactilares latentes. La combinación de sudor con aceites corporales procedente de diferentes glándulas de la piel propicia la impronta que cualquier investigador forense desea encontrar para aplicar sus polvos y productos químicos. A pesar del desarrollo de perfiles de ADN para la investigación criminal, las huellas dactilares siguen siendo el tipo más común de evidencia que se recupera de una escena del crimen.

¿Por qué cambia el color de los langostinos al cocerlos? [Infografía]

Por Jesús@JGilMunoz
Esta infografía participa en el LIII Carnaval de la Química albergado en el blog amigo quimidicesnews.

La batalla perdida contra el resfriado

>> Descargo de responsabilidad: Este post no es para tomarlo como consejo médico, siempre consulte al suyo propio.
Cada farmacia, sobre todo en esta época, cuenta con hileras de medicamentos diseñados para tratar o prevenir infecciones agudas del tracto respiratorio superior, o lo que es lo mismo: un resfriado común.A pesar de esto, muy pocos de estos medicamentos son capaces de cumplir con su cometido.En la mayoría de los casos, sobre todo cuando atañe a niños, los efectos secundarios de estos medicamentos pueden ser peores que los síntomas a tratar. El término “resfriado” engloba un conjunto de signos y síntomas tan familiares para nosotros como son secreción y congestión nasal, tos, dolor de garganta, estornudos y lagrimeo. Aunque también puede estar asociado a otros datos sistémicos como son fiebre, escalofríos, mialgias o artralgias. La causa más frecuente de los resfriados son los virus, siendo los rinovirus los causantes de aproximadamente la mitad de los resfriados.Otros vi…

El incienso y la mirra más allá de los Reyes Magos

Automáticamente cuando escuchamos incienso o mirra pensamos en los Reyes Magos, o en la Biblia, donde hay varios pasajes en los que se nombran. Junto con el oro, eran los regalos que dichos Reyes entregaron a Jesús al nacer (Mateo 2:1-12). Quizá hoy en día, no le damos al incienso y a la mirra la valía de antaño. Para civilizaciones antiguas como la egipcia, griega o romana tenían un valor inestimable. No solo se usaban para fines religiosos y espirituales, también para aplicaciones farmacológicas. Probablemente, el uso de incienso y mirra era un signo de prosperidad. Su comercio, durante más de 5.000 años, generó en Oriente Próximo un gran bienestar económico, tal vez comparable al actual con la producción de petróleo.



Se cree que babilonios y asirios quemaban incienso y mirra durante las ceremonias religiosas. Los antiguos egipcios compraron barcos cargados de estas resinas a los fenicios, utilizándolas como aromáticos, repelente de insectos, perfumes o ungüentos para heridas y llaga…

El laboratorio de Pablo Escobar

La exitosa serie Narcos ha sacado a la palestra de nuevo la figura de Pablo Escobar, el que fuera uno de los narcotraficantes más notorios de finales de la década de los 80. Y con él, el surgimiento de los grandes cárteles colombianos y sus actividades para llegar a amasar colosales fortunas. Pablo Escobar comandaba el cártel de Medellín, considerado como la organización criminal más peligrosa del mundo, y su afán por la hegemonía del tráfico de cocaína le llevó a desatar sangrientos conflictos con el Estado.