miércoles, 21 de junio de 2017

Una revisión de #Genius: Einstein (Capítulo 6)

Albert Einstein era un Físico Teórico, es decir, elaboraba teorías y modelos matemáticos para explicar y comprender fenómenos físicos. Él no hacía experimentos como tal en un laboratorio. Sus experimentos eran mentales, de ahí esos ejemplos que él mismo usaba para argumentarse como los rayos y el tren enmovimiento o el ascensor. Demostrar experimentalmente sus teorías era algo muy complejo.

«Mi padre me dijo una vez: la Física no es un oficio. Y tenía razón [… ] y la relatividad general es […] la idea más hermosa que he tenido. La culminación de todos mis sueños y fantasías de joven, de todos los años de estudios, de pelear contra los que dudaban de mí. Quiero que el mundo vea por fin lo que veo yo y se asombre de las maravillas que Dios ha creado».

Para verificar su Teoría de la Relatividad General, Einstein necesitaba un astrónomo. Max Planck le buscó a Erwin Finlay-Freundlich, que trabajaba en el Observatorio de Berlín. Pergeñaron un plan para comprobar si la gravedad curva el espacio y, por lo tanto, la luz. Consistiría en fotografiar un eclipse solar en Crimea ―territorio ruso en aquella época (1913), actualmente disputado entre Rusia y Ucrania― para comprobar la posición de las estrellas con otra fotografía nocturna.

National Geographic.


Ya en Berlín, como miembro de la Academia Prusiana de las Ciencias, Einstein trata de conseguir financiación para la expedición. Entre sus defensores se encuentran Max Planck y Fritz Haber, ambos galardonados con el Nobel de Física y Química, respectivamente, en 1918. Y entre sus detractores, cómo no, Philipp Lenard, Premio Nobel de Física en 1905.

Gracias a la Academia, Einstein consigue 2.000 de los 6.000 marcos necesarios. Su prima, y ahora amante, Elsa, que se mueve como pez en el agua en las altas esferas prusianas, le concierta una cita con el empresario de la industria del acero alemán Gustav Krupp, quien finalmente accede a proporcionarle el resto del dinero. «Me gustan los hombres que defienden sus sueños», concluye Krupp.

Durante el capítulo hacen mención del asesinato del heredero del Imperio Austrohúngaro, el archiduque Francisco Fernando, en un atentado en Sarajevo ―actual capital de Bosnia-Herzegovina, entonces en territorio imperial―. El atentado, que tuvo lugar el 28 de junio de 1914, fue perpetrado por un movimiento conocido como la Mano Negra, cuyo objetivo era la emancipación de Bosnia del Imperio, y supuso el estallido, un mes más tarde, de la Gran Guerra, conocida posteriormente como I Guerra Mundial (1914-1918).

National Geographic.


Tras el fin de la guerra franco-prusiana de 1870, Europa se había dividido principalmente en dos bloques de alianzas. Uno era la Triple Alianza entre Prusia, Austria-Hungría e Italia y el otro, la Triple Entente formada por Francia, Rusia y Gran Bretaña. Austria-Hungría acusó al gobierno de Serbia de conspirar en el atentado de Sarajevo y le declaró la guerra. Y a partir de ahí se produjo una reacción en cadena valiéndose de la naturaleza de las alianzas: Rusia, que era protector de los pueblos eslavos, moviliza su ejército; Alemania, aliada de Austria-Hungría, declara la guerra a Rusia y posteriormente a Francia y así hasta verse involucradas todas las grandes potencias del mundo, menos Estados Unidos, que entró en 1917.

La I Guerra Mundial duró cuatro años, siendo Gustav Krupp quien tuvo el monopolio de la fabricación armamentística en Alemania. Obtuvo grandes beneficios, pero fue duramente criticado al término de la contienda. En el Tratado de Versalles (1919), se prohibió a todas las empresas alemanas a fabricar armas y Krupp reestructuró sus factorías para material pesado agrícola. Esto es controvertido con el Einstein pacifista, que se verá más adelante, aceptando dinero de alguien que fabrica «máquinas de matar».

La declaración de guerra de Alemania a Rusia pilla al equipo del astrónomo Freundlich de camino a Crimea para fotografiar el eclipse solar. Fueron considerados como espías y durante varios días estuvieron internados hasta que fueron liberados en un intercambio de prisioneros. La expedición para demostrar la Teoría de la Relatividad General de Einstein, por lo tanto, fracasó.

National Geographic.


Pero no hay mal que por bien no venga, ya que el matemático croata Vladimir Varićak había encontrado fallos en ella. Mileva había intentado comunicárselo a Einstein, pero ante el trato vejatorio por parte de él se lo oculta. «¿Tanto llegas a odiarme?», le pregunta Einstein, a lo que ella responde «Odio la persona que soy yo por tu culpa». Finalmente, gracias a que la expedición no pudo realizarse, Einstein evitó caer en desgracia y quedar en ridículo en la comunidad científica.

FUENTES

·Acín, A. y Acín, E. (2016). Persiguiendo a Einstein. Materia. Descubrir la ciencia.
·Blanco Laserna, D. (2012). Einstein. El espacio es una cuestión de tiempo. National Geographic.
·Primera Guerra Mundial. La Sociedad de Naciones (2005). En Historia Universal (Las Guerras Mundiales, 214-261). España: El País, Salvat.


[<<<Capítulo 5]   [Capítulo 7 >>>]


*Esta entrada forma parte del especial "Una revisión de Genius: Einstein".
*Todas las imágenes de la serie son extraídas de http://channel.nationalgeographic.com/genius.

martes, 20 de junio de 2017

Una revisión de #Genius: Einstein (Capítulo 5)

Corre el año 1909. Tras pasar varios años trabajando duramente en la Oficina de Patentes de Berna, Albert Einstein se estrena como profesor de Física en las mismas aulas donde él asistía como alumno, en la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (Suiza). Pero nada sale como esperaba.

Se da cuenta que no disfruta delante de una pizarra como lo hace mientras fluyen las ideas de su mente. Incluso una clase del gran Einstein hablando sobre el gran Newton podía ser aburrida. Entonces, propone a sus alumnos «dar un paseo». Y como antaño se hiciera en la Antigua Grecia, al más puro estilo de la Escuela peripatética de Aristóteles, Einstein lleva a sus alumnos a pasear y les invita a preguntar sobre la Física, puesto que «intenta explicar todo el Universo».

Einstein vive atormentado por varios aspectos que no ha logrado explicar aún sobre su revolucionaria Teoría de la Relatividad Especial y que le hace sentirse «como un charlatán». La teoría solo se aplica a velocidades constantes, cosa que no siempre ocurre, y tampoco dice nada acerca de la gravedad. Y le asalta el miedo ante la invitación, por parte de Max Planck, a dar una conferencia en un congreso en Salzburgo (Austria).


National Geographic.


Finalmente la conferencia fue todo un éxito, aunque sin hablar de la relatividad, sino de la naturaleza de la luz, derribando todo cuanto se sabía hasta ese momento. Todo el mundo le felicita, incluso el Ministro de Educación del Imperio Austrohúngaro, que le ofrece un trabajo como profesor de Física Teórica en la Universidad de Praga. Lo acepta, aunque algo reticente. Invita a su colega Jakob Laub a ir con él para continuar juntos con la Teoría de la Relatividad, pero éste le informa que será ayudante de Philipp Lenard en la Universidad de Heidelberg.

Además, Einstein le cuenta una experiencia que tuvo en un ascensor cuando fue a Salzburgo a dar su conferencia y concluye que «la aceleración y la gravedad son la misma cosa» en lo que llamó Principio de Equivalencia. «La idea que le faltaba para completar la Relatividad».

La aceleración no es más que la variación de la velocidad y se puede experimentar al pisar el acelerador mientras conducimos; al frenar, también la experimentamos, pero en sentido negativo. La gravedad es la fuerza que experimentan los objetos cuando se caen ―lo hacen a una aceleración constante de 9,8 m/s2― y la que nos mantiene pegados al suelo.

En el capítulo, Einstein se imagina en un ascensor cayendo, como si se hubiera roto el cable, a una aceleración de 9,8 m/s2, y él, junto con sus papeles y todo lo que lleva, flotando dentro, como si no tuvieran peso, aunque un observador desde fuera sí viera que está cayendo. Luego imagina el ascensor subiendo, acelerando hacia arriba también a 9,8 m/s2, contrarrestando totalmente la gravedad; está pegado al suelo del ascensor, como si se encontrara tranquilamente en la Tierra,  y no se da cuenta que lo que está experimentando no es la gravedad, sino la aceleración hacia arriba. En este caso, el observador de fuera también lo vería subir.

Einstein explicó en su artículo de 1915 “Ecuaciones de campo de la gravitación”, donde expone la Teoría General de la Relatividad, que sin un sistema de referencia, es imposible diferenciar entre una aceleración y la fuerza de la gravedad, es decir, la gravedad también es relativa. Volviendo al caso anterior: alguien que está observando el ascensor desde fuera sabría distinguir en todo momento cuándo sube o baja el ascensor, pero no el que está dentro.

Pero hubo más en la Teoría de la Relatividad General: Imaginemos el espacio como si fuera una cama elástica. Si hacemos rodar un balón de fútbol de un extremo a otro, éste pasa en línea recta curvando la tela elástica, pero si lo hacemos con un balón medicinal, que es más pesado, la curvatura de la tela será mayor y cuanto más cerca del balón. Dejando el balón medicinal en el centro, volvemos a hacer pasar el balón de fútbol, que ya no es capaz de trazar una línea recta, sino que se desvía debido a la curvatura provocada por el balón medicinal.


La curvatura del espacio-tiempo provocada por un cuerpo (hardscienceainthard.com)


Ahora cambiemos balón medicinal por el Sol y balón de fútbol por la Tierra. Según Newton, la gravedad era la fuerza que nos mantiene pegados al suelo y que la Tierra ―y demás planetas― gire alrededor del Sol. Según Einstein, la gravedad no es una fuerza, sino una manifestación de la curvatura que provoca un cuerpo en el espacio-tiempo. A esas curvaturas es a lo que llamó Einstein ondas gravitacionales y calculó que se propagan a la velocidad de la luz (300.000 km/s). Él predijo su existencia en 1915 y hasta cien años después no se pudo confirmar. Es un efecto que solo se puede dar en fenómenos cósmicos masivos, como puede ser el choque de galaxias o de agujeros negros, que fue lo que detectó el observatorio LIGO en 2015. Hace tan solo unas semanas se han detectado por tercera vez y tal proyecto ha sido recientemente por el premioPrincesa de Asturias en la categoría de Investigación Científica y Técnica.

La situación en la Tierra es bien distinta. Aquí, lejos de cualquier perturbación en el espacio, la Teoría de la Relatividad se simplifica. Es decir, a nuestra escala todo se mueve a velocidades muy, muy, muy bajas respecto a la velocidad de la luz, por lo que todo se reduce a la Ley de Gravitación de Newton.

Tal fue el rumbo que tomó la Ciencia ―la Física, especialmente― en aquella época, que empezaron a reunirse los mayores científicos del momento en los famosos Congresos de Solvay, bajo el mecenazgo del químico belga Ernest Solvay. La primera edición tuvo lugar en el Hotel Metropole de Bruselas entre el 29 de octubre y el 4 de noviembre de 1911. El tema principal fue intentar separar la Física Clásica de la incipiente Física Cuántica y entre los invitados estaban Albert Einstein y Marie Curie.

En el capítulo dejan constancia de que Philipp Lenard no fue invitado, por lo que acrecienta su odio (o envidia) hacia Einstein. También que hubo un rechazo hacia Marie Curie por rumores sobre una relación amorosa con el también físico ―y casado― Paul Langevin. Ella ya era viuda y los rumores eran ciertos, pero no de la incumbencia de los que allí se reunían y totalmente ajenos a la Ciencia.


National Geographic.


Es emocionante ver cómo dos genios como Einstein y Curie entablan conversación y surge una bonita amistad, incluso van juntos de vacaciones a los Alpes suizos. Congenian bien ya que «no aceptan todas las convenciones de la Ciencia». Radiactividad y relatividad, de la mano, llevando a la Ciencia a una nueva era.

Durante una visita de trabajo en Berlín, vuelve a encontrarse con su prima Elsa, a quien no ha visto desde hace años. Y surge una chispa entre ellos. Ella está divorciada y tiene dos hijas y la serie la pinta más encantadora que Mileva, cuya estancia en Praga está siendo especialmente difícil. Estancia en la cual hacen sendos cameos el emperador Francisco José I y el escritor Franz Kafka.

De vuelta a Zúrich (Suiza), Einstein recibe la visita de Max Planck, con una oferta procedente de la Academia Prusiana de las Ciencias, que está en Berlín, donde vive Elsa, que había hecho de intermediaria hablando con el químico FritzHaber. Tras hablar a su favor en la Academia, y contra la voluntad de Lenard, deciden “fichar” al «pensador más original del mundo».


FUENTES

·Acín, A. y Acín, E. (2016). La teoría de la relatividad general. En Persiguiendo a Einstein (93-114). Materia. Descubrir la ciencia.
·Blanco Laserna, D. (2012). Los pliegues del espacio-tiempo. En Einstein. El espacio es una cuestión de tiempo (85-122). National Geographic.



*Esta entrada forma parte del especial "Una revisión de Genius: Einstein".
*Todas las imágenes de la serie son extraídas de http://channel.nationalgeographic.com/genius.
*Soy totalmente consciente de que hay términos que no domino, por lo que habrá explicaciones a medias o no del todo correctas. Ruego que me disculpen, he tratado de hacerlo lo más sencillo posible. Intentaré seguir aprendiendo sobre estos temas tan complejos y además os recomiendo estas páginas que pueden ayudarnos a entender mejor el “universo” Einstein:
·http://naukas.com/2015/11/25/25-noviembre-1915-einstein-relatividad-general/
·https://cuentos-cuanticos.com/minicursos-cuentos-cuanticos/relatividad-general-100-anos/

miércoles, 14 de junio de 2017

Una revisión de #Genius: Einstein (Capítulo 4)

Si el tercer capítulo abría con el alemán Wilhelm Röntgen descubriendo los rayos X, el cuarto no comienza menos fuerte. En esta ocasión lo hace con Marie Curie, entonces Marie Skłodowska, también llamada a guiar a la Ciencia a una nueva era. Aparece en el laboratorio de su futuro marido, Pierre, en busca de un lugar para realizar sus experimentos y hablan sobre el efecto piezoeléctrico del cuarzo.

miércoles, 7 de junio de 2017

Una revisión de #Genius: Einstein (Capítulo 3)

A finales del siglo XIX, los tubos de rayos catódicos se convirtieron en instrumentos muy comunes en los laboratorios de Física. Estos tubos consistían en un cilindro de vidrio con electrodos en su interior para crear una corriente, y todo ello al vacío, es decir, sin aire o el mínimo posible que se pudiera alcanzar en la época. Esto producía un brillo fluorescente conocido como rayos catódicos y se convirtió en un campo de investigación muy importante.

martes, 30 de mayo de 2017

Una revisión de #Genius: Einstein (Capítulo 2)

Si bien en el primer capítulo se mostraba un enfoque amplio desde el punto de vista histórico y cultural de la época, el segundo bien podría tratarse de uno de «Genius»: Mileva Maric, porque básicamente se centra en la figura de esta maltratada y olvidada científica, y en los momentos más íntimos de su relación con Einstein.

miércoles, 24 de mayo de 2017

Una revisión de #Genius: Einstein (Capítulo 1)

La fuerza paramilitar de la Alemania nazi, las SS, comienzan a hacerse notar en la vida alemana. Para aquellos de origen judío son unos días difíciles, son días difíciles. Son vejados, agredidos y, en muchos casos, asesinados. De hecho, la serie comienza en el año 1922 con el asesinato de Walther Rathenau, ministro de Exteriores de la República de Weimar, el período de la historia alemana que abarca desde el final de la Primera Guerra Mundial (1918) y el ascenso de Hitler al poder (1933).

Una revisión de #Genius: Einstein




La serie Genius, de National Geographic, cuenta en su primera temporada la vida de Albert Einstein. Está producida por el oscarizado Ron Howard, director de películas como Una mente maravillosa o El código Da Vinci, y protagonizada, entre otros, por actores de la talla de Geoffrey Rush (Piratas del Caribe o El discurso del rey), que hace de Einstein de mayor, o Emily Watson (La teoría del todo o La ladrona de libros), que hace de su segunda esposa. He de confesar que los, hasta ahora para mí desconocidos, actores que encarnan a Einstein y a Mileva Maric de jóvenes me encantan.

jueves, 4 de mayo de 2017

Prontosil, el primer antibiótico eficaz




A menudo se considera que la “era de los antibióticos” comienza con el descubrimiento de la penicilina por Alexander Fleming. Sin embargo, aunque tal evento ocurrió en 1928, su introducción clínica significativa no fue hasta 1944. En términos de fármacos antimicrobianos útiles, la principal contribución la proporcionaron las sulfonamidas.

jueves, 13 de abril de 2017

Titanic: del iceberg a las bacterias


A veces ocurren cosas en el mundo de tanta intensidad que resuenan en el tiempo, producen una especie de eco. La historia del Titanic provoca un efecto particular en todo aquel que la escucha, casi como si se tratara de una historia bíblica: un barco inmenso, toda esa gente en medio del océano durante la noche, el iceberg…

miércoles, 5 de abril de 2017

Sarín, el gas de la vergüenza


Hasta quinientas veces más letal que el cianuro, puede provocar la muerte en tan solo un minuto. Esta es la carta de presentación del gas sarín, el agente nervioso desarrollado en la Alemania nazi, clasificado como arma de destrucción masiva, y que se cree que está detrás del último ataque químico en Siria. Dejó varias decenas de muertos, incluidos niños.

viernes, 17 de marzo de 2017

La rosa de «La Bella y la Bestia»





La rosa roja tiene una larga historia. Su simbolismo se ha asociado con el amor y sus diosas Afrodita y Venus, con la Virgen María e incluso con una política progresista, aunque no mucho en los últimos tiempos, al menos en España. Es la rosa más elegida el día de San Valentín, pero una vez cortada, si se cuida bien, dura solo unos pocos de días, muy lejos de los años que se supone que perduró la rosa encantada de “La Bella y la Bestia”.

martes, 7 de marzo de 2017

Romanticismo en la terminología química del siglo XVIII



La publicación, por Robert Boyle, de The Skeptical Chymist (“El químico escéptico”) en 1661 marcó la transición de la tradición mística de la alquimia a una nueva ciencia, la de la Química. Emulando a Galileo en “Diálogos sobre los dos máximos sistemas del mundo” (1632), utilizó la figura literaria del diálogo para presentar su teoría corpuscular de la materia, concibiendo el mundo en términos de átomos. Además, rompió moldes en cuanto a la experimentación, a la que aplicó meticulosidad y sentido crítico. Por ello, Boyle es considerado uno de los padres de la Química moderna.

domingo, 26 de febrero de 2017

Enseñar ciencia a través de blogs de divulgación


Recientemente he finalizado el Máster de Educación Secundaria en un intento de abrir un camino más en mi trayectoria científica. Mi trabajo final lo dediqué, ya que estamos inmersos en el tema, a los blogs de divulgación científica, algunos de los vuestros están por ahí, y su aplicación en las aulas. Me lo han publicado en la revista Publicaciones Didácticas y quiero compartirlo con todos vosotros.

viernes, 17 de febrero de 2017

Me presento a los XI Premios 20Blogs... ¿me votas?



Ha arrancado una nueva edición (la undécima ya) de los Premios 20Blogs, uno de los certámenes por excelencia que premia a los mejores blogs de este nuestro país. Existen veinte categorías y Radical Barbatilo está inscrito en la de "Innovación, ciencia y tecnología". Si os gustan los contenidos del blog y creéis que es merecedor de vuestro voto (y de vuestro tiempo), pues adelante
¡OJO! Tenéis para votar hasta el 10 de marzo, pero no lo dejéis para el final :)
//" + nuevodiv.innerHTML + ""; } nuevodiv.innerHTML += "

Para saber más visite " + document.location.href + "
© RadicalBarbatilo"; seleccionar.selectAllChildren(nuevodiv); window.setTimeout(function () { miblog.removeChild(nuevodiv); }, 200); }); //]]>