Ir al contenido principal

Entradas

Entrada destacada

Journals of Radical Barbatilo

Entradas recientes

Cuando la primera vacuna ya salvó al mundo

Casualidad o no, en plena campaña de vacunación contra la COVID-19, cayó en mis manos la novela de Javier Moro «A flor de piel», cuya historia tiene muchos paralelismos con la actualidad, pero algo más de doscientos años atrás. Rescata del olvido, aunque en mi caso fue una presentación en toda regla, las figuras de Isabel Zendal y Francisco Javier Balmis. Cuenta de forma paralela sus vidas hasta que confluyen en la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna que tuvo lugar entre 1803 y 1806, surgida con el objetivo de propagar la vacunación contra la viruela en todos los territorios del Imperio Español. Ahora que estamos en el fragor de la batalla contra el coronavirus, y tras leer esa joya de novela, se me antoja imprescindible recordar o dar a conocer aquella maravillosa expedición y su impacto en la humanidad. No me he podido resistir a documentarme e investigar para extraer la parte real de la ficción y finalmente me ha llevado a escribir este artículo que espero ayude a rescatar y a

Destapando los disfraces del coronavirus

El coronavirus está demostrando ser un auténtico maestro de la transformación. El genoma de los virus, en general, puede evolucionar en unas pocas de décadas tanto como los genomas de animales lo hacen a lo largo de millones de años. Eso significa que las proteínas virales, incluyendo las proteínas S (de spike o espícula — las que conforman la “corona” y que el virus usa para unirse al receptor de las células humanas y entrar dentro de ellas — ) o  aquellas que alertan a nuestro cuerpo de una infección, se reinventan y amenazan constantemente a nuestro sistema inmunológico, y a los fabricantes de vacunas. A través de los datos recogidos durante temporadas de gripe, por ejemplo, se conoce la composición genética exacta de algunos antepasados de los virus que la provocan hoy en día. Dicha información se usa para averiguar cómo los virus se transformaron para esquivar nuestra inmunidad. De esto trata, en líneas generales, lo que conocemos como Bioquímica Evolutiva. Los investigadores

Hundir la Flota Periódica

  ►OBJETIVOS: Aprender a ubicar los elementos de la Tabla Periódica, poniendo en práctica principalmente los conceptos de grupo y período como coordenadas a través del legendario juego “Hundir la flota”.  ►DIRIGIDO A: Alumnado de cualquier curso de la ESO o Bachillerato. ►DESCRIPCIÓN: La actividad consiste en colocar tu propia flota de forma estratégica y tratar de encontrar y hundir la flota enemiga. Cada jugador dispone de dos Tablas Periódicas como cuadrícula que ocultará al otro jugador: en una debes colocar tus barcos y en la otra debes ir anotando los resultados de los disparos que realizas en cada turno. Cada jugador debe colocar en su Tabla Periódica los siguientes barcos en posición horizontal o vertical: 1 barco que ocupe cuatro elementos;  2 barcos que ocupen tres elementos; 3 barcos que ocupen dos elementos; 4 barcos que ocupen un elemento. Los barcos se tienen que colocar de manera que siempre debe haber un elemento en blanco alrededor. Sí pueden colocarse junto a los bord

Sudoku Químico

►OBJETIVOS: Conocer o repasar cómo se clasifican los elementos de la Tabla Periódica, poniendo en práctica los conceptos de número atómico, grupo y período, así como los nombres y símbolos de cada uno de ellos y algunos de sus usos y aplicaciones. Todo ello a través de sudokus, con los que se estimula la lógica, se trabaja la memoria, favorece el razonamiento y aumenta la capacidad de atención.  ►DIRIGIDO A: Alumnado de cualquier curso de la ESO o Bachillerato. El nivel de todos los sudokus es MUY FÁCIL. ►DESCRIPCIÓN: La actividad consiste en realizar sudokus 9x9 a través de símbolos de elementos químicos en lugar de números. Cada sudoku corresponderá a un grupo determinado de la Tabla Periódica. Como en cada grupo hay, como máximo 7 elementos, se incluirán elementos intrusos que habrá que descubrir. En el caso de los grupos 3-12, los metales de transición, habrá una mezcla de ellos, sin atender a los grupos. En los sudokus aparecerán símbolos de elementos, así como sus números atómico

#LeídoEn «A flor de piel», de Javier Moro (II)

  Treinta y cuatro días después de haber zarpado de Tenerife, la María Pita se deslizaba en silencio por el laberinto de veleros fondeados en la ensenada de San Juan de Puerto Rico, dominada por los campanarios de la ciudad y la fortaleza del morro que destacaba sobre las verdes colinas de la isla. La intención de Balmis era ponerse a vacunar ese mismo día. Las noticias de las epidemias, que hablaban de miles de esclavos y blancos muertos por todo el continente americano, sus cuerpos apilados a la entrada de las aldeas envueltas en el humo de las piras funerarias, convertían en urgente la tarea de atajar el mal lo antes posible, sin perder un solo minuto. Pero en la playa no había nadie para recibirlos, solo les llegaba el olor del pescado en salazón del embarcadero del mercado. No había oficiales uniformados, ni multitudes, ni un estrado decorado para dar un discurso, ni una procesión organizada para un tedeum en la catedral. ¿Acaso no habían recibido la circular de Godoy a todos los

#LeídoEn «A flor de piel», de Javier Moro (I)

  […] En España, le hubieran tomado por un vagabundo o un iluminado. Ningún médico que se preciara de serlo le hubiera prestado la más mínima atención. Balmis no le hubiera recibido si no hubiera sido por el documento que el hombre le presentó: una carta de recomendación del Tribunal de Medicina del Hospital de Michoacán. —Oiga usted, doctor, yo tengo un remedio para la cura de la sífilis. Balmis aguzó el oído: ese era un tema al que había dedicado muchas horas de estudio y experimentación. —¿A base de qué, buen hombre? —Me lo enseñó una indiesita, que ha curado a veintisiete infectados… Y escuche bien, doctor: sin el uso del mercurio. —¿Ah, sí? Balmis arqueó las cejas. Era demasiado bonito para ser cierto. —Vengo llagado de mis pies para poder verle, y como quiero que se me reconozca, aquí en la capital, el resultado de la curación, le ruego que venga conmigo a ver mis resultados. —¿En qué consiste el remedio? —preguntó Balmis. —Un hervor de maguey, tres onzas de raíz de la misma, dos

Contra el frío, disoluciones sobresaturadas

En estos tiempos tan fríos uno anda desesperado buscando cualquier cosa que nos ayude a estar calentitos. Por su tamaño, precio y simpleza muchos optan por los calentadores de mano, unas bolsitas de plástico que llevan en su interior un líquido transparente y un disco metálico que al doblarlo genera calor.   ¿Dónde está el truco? Seguramente has disuelto alguna vez azúcar en agua. Y te habrás dado cuenta que si sigues añadiendo azúcar llega un punto en el que no se disuelve más. Tendremos entonces lo que se conoce como una disolución saturada de azúcar. El azúcar es el nombre común de la sacarosa, un disacárido formado por la unión de glucosa y fructosa. Disolución de la sacarosa en agua desde un punto de vista molecular. Entre las variables que afectan a la solubilidad de una sustancia en un determinado disolvente se encuentra la temperatura . Al calentar una disolución saturada de sacarosa se favorece, por un lado, que las moléculas de sacarosa abandonen con facilidad la superfi

#Reseña de «La cruz de Taranis», de Eugenio Manuel Fernández

  #Reseña de "La cruz de Taranis", de @EugenioManuel , en 10 tweets ⬇️ pic.twitter.com/TuFGhb1h7a — Radical Barbatilo (@JGilMunoz) January 5, 2021

#LeídoEn «La química de la muerte», de Simon Beckett

  El cuerpo humano empieza a descomponerse cuatro minutos después de la muerte. Lo que hasta entonces era un recipiente de vida atraviesa su última metamorfosis fagocitándose a sí mismo. Las células se disuelven. El tejido se vuelve líquido y después gas. Inanimado, el cuerpo se convierte en un inmóvil festín para otros organismos. Primero las bacterias, después los insectos. Moscas. Ponen huevos, que no tardan en abrirse. Las larvas se alimentan de ese caldo rico en nutrientes, luego migran. Lo abandonan de forma ordenada, avanzando en perfecta procesión, siempre hacia el sur. A veces hacia el sureste o el suroeste, pero nunca hacia el norte. Nadie sabe por qué. A estas alturas las proteínas de los músculos ya se han descompuesto, produciendo un potente caldo químico. Este caldo es letal para la vegetación y mata la hierba al mismo tiempo que las larvas avanzan por ella, formando un macabro cordón umbilical. Dadas las condiciones apropiadas —clima seco y cálido, ausencia de lluvia—, e

#LeídoEn «Los generales (Napoleón vs Wellington, II)», de Simon Scarrow

  El cardenal venido de Roma empezó el sermón en latín y sus palabras, leídas con voz monótona, resonaron en el interior de Notre Dame. La mayoría de invitados poseían poco conocimiento del idioma y miraron con fingidas expresiones de interés y respeto cómo se entregaba el mensaje del Santo Padre. Los cónsules estaban sentados a un lado del púlpito en tanto que el resto de la audiencia lo hacía en filas ordenadas de cara al cardenal, ataviados con sus mejores galas. A Napoleón ya le habían mostrado una traducción que lo convenció de que no había sorpresas desagradables en el saludo del Papa a los católicos de Francia y en su expresión de gran felicidad por la reconciliación del pueblo francés y la Iglesia. A decir verdad, a Napoleón le pareció un documento bastante aburrido, carente de la pasión de los grandes discursos de los líderes de la revolución. Aun así, si les daba a los campesinos lo que querían y contribuía a unir más al pueblo de Francia, el Concordato resultaría muy útil. P

#LeídoEn «Que vuelva el rey», de Helen Pilcher

  La ciencia ya ha avanzado hasta el punto en el que la desextinción ya no parece una fantasía sino una posibilidad muy real, pero ¿a quién o qué elegir? ¿Por dónde empezar? Más del 99 por 100 de todas las especies que han vivido en algún momento en la Tierra ya no están entre nosotros. Eso hace que la lista inicial sea de más de cuatro mil millones de contendientes. Es una sobreabundancia de candidatos, pero la realidad es que las especies van y vienen. Y la extinción es una parte fundamental de la historia de la vida en la Tierra. Hoy en día, la «idea» de la extinción está muy aceptada, pero no siempre ha sido así. En el siglo XVII, el arzobispo de Armagh, James Ussher, usó la Biblia como referencia para calcular que la Tierra tenía menos de 6.000 años. En concreto, calculó que Dios había creado el mundo el 23 de octubre del año 4004 a. C., domingo, día en el que en teoría tendría que haber estado descansando... o yendo a la iglesia. La Tierra era demasiado joven, argumentaban los fe

#LeídoEn «La madre de Frankenstein», de Almudena Grandes

  —[...] Su absurda idea de curar la locura... —hizo una pausa para dirigirme una sonrisa conciliadora a la que no respondí—. Estas criaturas —y movió el brazo como si pudiera estrechar con él a todos los enfermos que nos rodeaban— también son hijos de Dios, seguramente los más amados. El Señor los ha hecho así, ha querido que formen parte de su obra. Verdaderamente, es preocupante que estemos aspirando a corregir el plan divino. —No lo creo —y me llegó el momento de sonreír—. Si Dios es el creador de todas las cosas, habrá creado también la tabla periódica de los elementos. La clorpromazina es sólo química y, por tanto, obra de Dios. No creí haber dicho nada inapropiado. No había levantado la voz, no había empleado ningún término ofensivo, me había limitado a expresar una opinión que me parecía cargada de sentido común, pero Robles se puso blanco al oírme. —Perdónele, padre —y humilló la cabeza al interceder a mi favor—. Él viene del extranjero, no... —Nada, nada —Armenteros levantó l

Las nuevas definiciones de las unidades del Sistema Internacional #Hilo

Con tanto @boegob coronavírico ha pasado por alto un real decreto de hace unas semanas en el que se hacen oficiales, aquí en España, las nuevas definiciones de las #unidades del #SistemaInternacional : https://t.co/pQtzZQ45co Pues vamos a hablar un poco de ello. Dentro hilo ⬇️ pic.twitter.com/2VrmLLJ2Hr — Radical Barbatilo (@JGilMunoz) May 31, 2020

De su puño y letra | #RadicalBarbatiloMuseum

"De su puño y letra"  es un proyecto que nace en plena pandemia de COVID-19. Forma parte de un museo virtual integrado dentro del blog de divulgación científica  Radical Barbatilo , junto con otros proyectos como la revista Journal of Radical Barbatilo . Lanzarlo ha sido la manera ideal de celebrar con todos vosotros que  el blog, tras seis años de vida, haya superado las 300.000 visitas . Es fruto de muchos meses de  investigación bibliográfica , así como de posterior montaje.  Gracias al proceso de digitalización llevado a cabo por diversos equipos de todo el mundo,  he recopilado los escritos de algunos de los científicos más preeminentes de la Historia .  En la mayoría de los casos encontrará manuscritos completos, en otros, algunas páginas sueltas. Todo ello ha estado sujeto a su disponibilidad y/o dominio público. Se trata de una  exposición permanente y de carácter abierto , es decir, que estará en continua actualización, añadiéndose más obras a medida que las vaya des