Ir al contenido principal

Fritz Haber, entre el genio y el genocidio



En abril de 1915, en el marco de la Gran Guerra, las fuerzas aliadas estaban combatiendo al ejército alemán por el control de Ypres, una ciudad clave en el oeste de Bélgica. Meses antes, luchando con soldados jóvenes e inexpertos, los alemanes habían tenido muchas bajas en una batalla que llamaron la Masacre de los Inocentes de Ypres. En esta ocasión fueron determinantes a la hora de lanzar el ataque más importante en el frente occidental. Con miles de franceses, británicos, belgas y canadienses atrincherados en torno a la ciudad, los alemanes se volvieron hacia Fritz Haber.

Tres años más tarde, Haber sería galardonado con el Premio Nobel de Química por su trabajo en el desarrollo de un método de síntesis de amoníaco, fijando el nitrógeno del aire (N2). Los científicos de la época sabían que el nitrógeno era crucial para la vida vegetal y también sabían que el suministro terrestre no sería suficiente para alimentar a la creciente población en el siglo XX.

Sello que conmemora el Premio Nobel conseguido por
Fritz Haber en 1918.

Haber descubrió una forma de convertir el nitrógeno gaseoso (N2) de la atmósfera en un compuesto que podría ser utilizado en los fertilizantes. El proceso de Haber (más tarde Haber-Bosch, gracias a la industrialización por parte de su cuñado Carl Bosch) supuso una revolución para la agricultura mundial, fue probablemente la innovación tecnológica más importante del siglo XX. Esta simple reacción sostiene la base alimenticia de la mitad de la población actual del mundo:

N2 (g) + 3 H2 (g) 2 NH3 (g)

Pero en el invierno de 1915, los pensamientos de Haber se centraron en aniquilar a los aliados. Por sus esfuerzos dirigiendo un equipo de científicos en las líneas del frente en la Primera Guerra Mundial, sería conocido como el padre de la guerra química.

Fritz Haber nació en 1868 en Breslavia (Prusia, hoy Polonia). Allí estudió en la Escuela Clásica Santa Isabel, donde empezó a sentirse atraído por la Química. Después de estudiar en la Universidad de Berlín, se trasladó a la Universidad de Heidelberg en 1886, coincidiendo con el famoso químico alemán Robert Bunsen. Más tarde, Haber fue nombrado profesor de Química-Física y Electroquímica en el Instituto de Tecnología de Karlshruhe. En 1901, Haber se casó con la brillante química Clara Immerwahr, la primera mujer en recibir un doctorado de la Universidad de Breslavia.

La carrera de Haber florecía de tal forma que al estallido de la I Guerra Mundial, el ejército alemán solicitó su ayuda para el desarrollo de la sustitución de explosivos por proyectiles con gases venenosos.

La I Guerra Mundial es considerada la primera guerra en la
que se usaron armas químicas a gran escala.

A diferencia de su amigo Albert Einstein, Haber se consideraba un patriota alemán, y de buena gana se convirtió en consultor del Ministerio de Guerra alemán. Durante la I Guerra Mundial, comenzó a diseñar experimentos que derivarían en el uso de cloro gaseoso (Cl2) como arma. Las derrotas en la primera línea endurecieron la determinación de Haber para usar armas de gas, a pesar de los acuerdos del Convenio de La Haya que prohibían los agentes químicos en la batalla.

En 1914, como director del Instituto de Química-Física Kaiser Guillermo, Haber colocó su laboratorio al servicio del gobierno alemán, y en abril de 1915, no dudó en ir uniformado al frente en Ypres y esperar los vientos favorables para el lanzamiento de los proyectiles. Los alemanes liberaron más de 168 toneladas de gas cloro al amanecer del 22 de abril. Una nube amarillenta alcanzó las trincheras francesas, provocando la muerte por asfixia a más de 5.000 soldados en pocos minutos.

Desde entonces se utilizaron más de 50.000 toneladas de agentes respiratorios, lacrimógenos e irritantes por ambas partes, incluyendo cloro, fosgeno y gas mostaza. Las cifras oficiales fueron de aproximadamente 1.176.500 heridos y 85.000 muertos, debido en gran parte a lo que se considera el primer uso de armas químicas a gran escala.



Sin embargo, a pesar de su Premio Nobel, la vida de posguerra de Haber apenas tuvo honores. Abatido por la derrota alemana, se sentía responsable de la deuda de guerra de la debilitada Alemania. Cuando Hitler llegó al poder, los nazis tuvieron en el punto de mira al Instituto Kaiser Guillermo por albergar científicos judíos. Aunque Haber se había convertido al cristianismo, a los ojos del régimen nazi era “Haber el judío” y tuvo que huir del país. Falleció en 1934, a los 65 años de edad, en Suiza, pero no antes de arrepentirse por haber dedicado su talento a fines bélicos.

Elogiado por su trabajo que aún permite la agricultura en todo el mundo, pero condenado por su trabajo sobre las armas químicas, Fritz Haber personificó los extremos de la innovación tecnológica en el siglo XX.


Por Jesús @JGilMunoz 

FUENTES


Esta entrada forma parte del especial de Radical Barbatilo "El lado oscuro de la Química" y participa en el LII Carnaval de la Química albergado en el blog El Celuloide de Avogadro.

MÁS SOBRE FRITZ HABER EN RADICAL BARBATILO:
La cuchara menguante. 5) Los elementos de la guerra.
Una revisión de #Genius: Einstein (Capítulo 7).

Comentarios

  1. El segundo artículo y la cosa va in crescendo. Como ya apuntaba en ayer esto se va poniendo súper interesante. Este escrito además de adentrarnos en la personalidad del protagonista nos da una visión histórica del momento crítico en el que se desenvuelve. Muy bueno Jesús

    ResponderEliminar
  2. Fácil de entender y expectacular todo lo leído gracias por estos artículos y por tu esfuerzo desinteresado en la divulgación de la hitairia y la química

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Símbolos de elementos químicos que ya nadie usa

Seguramente usted esté familiarizado con los símbolos de los elementos que aparecen en la tabla periódica, los cuales están estandarizados por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) para un uso internacional.
Cuando un científico cree que ha descubierto un elemento nuevo, por lo general, lo anuncia con un nombre y símbolo nuevos. Además, puede que en libros antiguos de texto o revistas de otros países incluyeran elementos que más tarde fueron cambiados de nombre y símbolo una vez que apareció una lista oficial. En la siguiente tabla se presenta una relación de símbolos  y nombres de elementos que cayeron en desuso pero una vez tuvieron un lugar en la Química.
Símbolo Elemento Observaciones A Argón Ahora Ar. Ab Alabamina Nombre dado al falso descubrimiento del elemento astato (At). Ad Aldebaranio Nombre antiguo del Iterbio (Yb). Am Alabamio El alabamio es el nombre anterior dado a la alabamina. Am es ahora usado para el americio.

La rosa de «La Bella y la Bestia»

La rosa roja tiene una larga historia. Su simbolismo se ha asociado con el amor y sus diosas Afrodita y Venus, con la Virgen María e incluso con una política progresista, aunque no mucho en los últimos tiempos, al menos en España. Es la rosa más elegida el día de San Valentín, pero una vez cortada, si se cuida bien, dura solo unos pocos de días, muy lejos de los años que se supone que perduró la rosa encantada de “La Bella y la Bestia”.

La muerte de la generación espontánea

Entre los numerosos interrogantes que los científicos y pensadores se plantearon a lo largo de la Historia, el origen de los organismos que los rodeaban tuvo un papel central. Ante la ausencia de un mecanismo claro que explicara la continua aparición de nuevos animales, muchos se volcaron hacia la llamada generación espontánea, descrita ya por Aristóteles en el siglo IV a.C. y admitida por pensadores como Newton, Bacon o Descartes. Esta teoría sostenía que ciertas formas de vida podían surgir de manera espontánea a partir de materia no viva. Es así como se explicaba que de un trozo de carne descompuesta apareciesen larvas de mosca o ratones de la basura. La idea se mantuvo durante cientos de años.




No fue hasta finales del siglo XVII cuando Francesco Redi y, más tarde, Lazzaro Spallanzzani empezaron a rebatir la teoría de la generación espontánea. Redi descubrió que las larvas no surgían por sí solas, sino que provenían de huevos de moscas. Spallanzani, por su parte, demostró que en fra…

¿Cómo se forman las huellas dactilares?

Las impresiones dejadas por las yemas de los dedos en cualquier superficie se conocen como huellas dactilares latentes. La combinación de sudor con aceites corporales procedente de diferentes glándulas de la piel propicia la impronta que cualquier investigador forense desea encontrar para aplicar sus polvos y productos químicos. A pesar del desarrollo de perfiles de ADN para la investigación criminal, las huellas dactilares siguen siendo el tipo más común de evidencia que se recupera de una escena del crimen.

El Eco científico de "El nombre de la rosa"

Siguiendo en mi línea de escribir al son de mis inquietudes, me gustaría compartir con ustedes algo que se me ha ocurrido en los últimos días. Os cuento: El pasado 19 de febrero falleció el escritor italiano Umberto Eco e inmediatamente mi padre me invitó a leer “El nombre de la rosa”, para muchos, su obra cumbre. Ya había tenido la oportunidad de leerle con “El cementerio de Praga”, el cual me gustó mucho. Quizá porque la historia está ambientada en la segunda mitad del siglo XIX, una época en la que Europa era un hervidero. El protagonista asiste a momentos históricos como la unificación de Italia o el fin del Segundo Imperio Francés y aparecen personajes reales de la talla de Giuseppe Garibaldi, Sigmund Freud o Alejandro Dumas, algo que suele atrapar y ayuda a entender muchas cosas al leer una novela de Historia.

El accidente de Chernóbil contado para escépticos

La central nuclear de Chernóbil está situada a 110 km al norte de la capital de Ucrania, Kiev, a tan solo 12 km de la frontera con Bielorrusia. Su construcción comenzó durante la década de 1970 y para dar hogar a sus futuros trabajadores y familiares se fundó la ciudad de Prípiat en sus proximidades. Se trataba de uno de los proyectos más prestigiosos de la época. Un intento más de la Unión Soviética de tomar la delantera a su “frío” rival americano en la carrera por dominar la energía nuclear, sería la central nuclear más potente del momento.

El lado oscuro de la Química

Tras el éxito de “Louis Pasteur, la vida antes de la vida”, la ilusión se ha mantenido intacta, de hecho, nos ha servido para continuar compartiendo Ciencia con todos vosotros. Tan solo dos meses más tarde os presentamos un nuevo especial en el que la Química va a tener un papel protagonista. Pero en este caso, desempeñará el papel del malo de la película.
Nadie con sentido común puede decir que la Química es mala para la humanidad, aunque sí es verdad que en ocasiones se ha usado con fines destructivos. Ante el inminente estreno de una nueva entrega de la saga Star Wars no se nos ocurre mejor idea que contaros un poco “El lado oscuro de la Química”. Seis dispares y curiosas historias en las que la Química ha jugado un papel siniestro, bien de forma voluntaria, bien desde la máxima ignorancia por parte de quien ejecuta la acción.
Ubicaremos este especial en las redes con el hashtag#QuimicaOscura y su programación será la siguiente:
16/11/15. El fuego como primera arma química. 17/11/15. E…

Enseñar ciencia a través de blogs de divulgación

Recientemente he finalizado el Máster de Educación Secundaria en un intento de abrir un camino más en mi trayectoria científica. Mi trabajo final lo dediqué, ya que estamos inmersos en el tema, a los blogs de divulgación científica, algunos de los vuestros están por ahí, y su aplicación en las aulas. Me lo han publicado en la revista Publicaciones Didácticas y quiero compartirlo con todos vosotros.

El incienso y la mirra más allá de los Reyes Magos

Automáticamente cuando escuchamos incienso o mirra pensamos en los Reyes Magos, o en la Biblia, donde hay varios pasajes en los que se nombran. Junto con el oro, eran los regalos que dichos Reyes entregaron a Jesús al nacer (Mateo 2:1-12). Quizá hoy en día, no le damos al incienso y a la mirra la valía de antaño. Para civilizaciones antiguas como la egipcia, griega o romana tenían un valor inestimable. No solo se usaban para fines religiosos y espirituales, también para aplicaciones farmacológicas. Probablemente, el uso de incienso y mirra era un signo de prosperidad. Su comercio, durante más de 5.000 años, generó en Oriente Próximo un gran bienestar económico, tal vez comparable al actual con la producción de petróleo.



Se cree que babilonios y asirios quemaban incienso y mirra durante las ceremonias religiosas. Los antiguos egipcios compraron barcos cargados de estas resinas a los fenicios, utilizándolas como aromáticos, repelente de insectos, perfumes o ungüentos para heridas y llaga…

¿Por qué cambia el color de los langostinos al cocerlos? [Infografía]

Por Jesús@JGilMunoz
Esta infografía participa en el LIII Carnaval de la Química albergado en el blog amigo quimidicesnews.