Ir al contenido principal

2) Puso los cimientos para redefinir la materia #MarieCurie150

En apenas tres años, Maria Skłodowska había conseguido ser la primera de su promoción en la licenciatura de Física y la segunda en la de Matemáticas. No era poca hazaña para una joven que había partido de una formación científica prácticamente nula. La primera etapa de su ambición, la que incluía adquirir conocimientos científicos iguales a los de un hombre, la había alcanzado con creces. Era el turno de apuntar hacia cotas más altas. Estaba empeñada en hacer algo grandioso y estimulante, quería tener su propia contribución al saber científico.

Ya como Marie Curie, pues se casó con su jefe de laboratorio, el reputado científico francés Pierre Curie, comenzó a investigar para la tesis doctoral. Hecho sin precedentes en toda Europa, ya que ninguna mujer había conseguido el doctorado. Y no pudo tener más puntería a la hora de elegir el campo de investigación porque se disponía a guiar a la ciencia a una nueva era.



En 1895, el físico alemán Wilhelm Röntgen había descubierto los rayos X. Durante el año que se publicaron más de cuarenta libros y más de mil artículos a propósito del nuevo hallazgo. El extraordinario poder de penetración de esos nuevos rayos los hacía una útil herramienta para explorar la estructura de la materia y, de paso, redefinirla. Hay que recordar que desde la antigua Grecia, y aún a finales del siglo XIX, el átomo aún se consideraba como algo indivisible.

Un año más tarde, el físico francés y mentor de Marie Curie, Henri Becquerel, se encontró en la senda de otro gran descubrimiento, la radiactividad. Trabajando con sales de uranio comprobó que eran capaces de ennegrecer placas fotográficas incluso si se cubrían con una tela negra, una lámina metálica y se metía todo dentro de un cajón. ¿De dónde sacaba el compuesto de uranio esa energía que permitía impresionar las emulsiones fotográficas a través de diversos espesores de metal? En el plano científico, el terreno estaba virgen.


Placa fotográfica realizada por Becquerel que muestra los efectos de la exposición al uranio (Fuente).


El propio Becquerel perdió el interés por su descubrimiento, ya que la atracción que ejercían sobre los científicos los espectaculares rayos X seguía siendo muy potente. Y ahí fue donde Marie Curie vio la oportunidad de explorar aquel fenómeno ignorado por tantos. Se aseguraba así que no tendría competidores en el campo, aún sin explorar a fondo, con la ventaja añadida de que no había una extensa bibliografía para prepararse. Podía mancharse las manos en su laboratorio sin tener que pasar meses en una biblioteca previamente.

Becquerel había demostrado que estos nuevos rayos, a la sazón rayos uránicos ―la palabra radiactividad la emplearía Marie Curie por primera vez más adelante―, que, al igual que los rayos X, provocaban una corriente eléctrica en el ambiente que los rodeaba. Partiendo de esa premisa, Marie Curie, con la minuciosidad obsesiva que la caracterizaba en el laboratorio, empleó el electrómetro se dispuso a investigar si existían otras sustancias distintas del uranio capaces de provocar un aire conductor de electricidad. Según sus observaciones, el torio y sus compuestos lo hacían y además emitían rayos parecidos a los uránicos.


El matrimonio Curie en su laboratorio (Fuente).


A continuación midió la intensidad de la corriente eléctrica por los diversos compuestos de uranio y torio. Y comprobó que la actividad que observaba dependía únicamente de la cantidad de uranio o de torio presente en la muestra. Era un resultado de una importancia bestial: estaba ante una nueva propiedad de los átomos, su capacidad para emitir rayos. Es decir, Había demostrado que la radiación no resultaba de la interacción por parte de los átomos, ni de la reordenación de moléculas en nuevos arreglos, como ocurre en una simple reacción química en la que se produce calor o luz. No. Esta nueva energía emitida en forma de rayos tenía un origen totalmente distinto y solo podía proceder del átomo en cuestión, independiente de cualquier sustancia añadida o alguna reacción química.

En definitiva, la radiactividad es, necesariamente, una propiedad atómica. Y a partir de este sencillo descubrimiento, la ciencia del siglo XX se encontró preparada para dilucidar los misterios de la estructura del átomo, y de ahí surgieron todas las aplicaciones prácticas que se derivan de ella. Desde el punto de vista científico, fue este descubrimiento, y no los que les siguieron, el que le otorgó notoriedad, la verdadera obra maestra de Marie Curie.


Esta entrada forma parte del especial «10 Cosas que hay que saber sobre Marie Curie».

Comentarios

  1. Es verdad que la casualidad ha jugado un importante papel en los grandes descubrimientos científicos, pero no es menos verdad que detrás de estas casualidades hay personas empeñadas, inconscientemente probablemente, en que se produzcan. Las casualidades no existen sin el trabajo, sin el empeño y el esfuerzo de las personas que las hacen realidad.
    Hasta luego Jesús.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Símbolos de elementos químicos que ya nadie usa

Seguramente usted esté familiarizado con los símbolos de los elementos que aparecen en la tabla periódica, los cuales están estandarizados por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) para un uso internacional.
Cuando un científico cree que ha descubierto un elemento nuevo, por lo general, lo anuncia con un nombre y símbolo nuevos. Además, puede que en libros antiguos de texto o revistas de otros países incluyeran elementos que más tarde fueron cambiados de nombre y símbolo una vez que apareció una lista oficial. En la siguiente tabla se presenta una relación de símbolos  y nombres de elementos que cayeron en desuso pero una vez tuvieron un lugar en la Química.
Símbolo Elemento Observaciones A Argón Ahora Ar. Ab Alabamina Nombre dado al falso descubrimiento del elemento astato (At). Ad Aldebaranio Nombre antiguo del Iterbio (Yb). Am Alabamio El alabamio es el nombre anterior dado a la alabamina. Am es ahora usado para el americio.

La rosa de «La Bella y la Bestia»

La rosa roja tiene una larga historia. Su simbolismo se ha asociado con el amor y sus diosas Afrodita y Venus, con la Virgen María e incluso con una política progresista, aunque no mucho en los últimos tiempos, al menos en España. Es la rosa más elegida el día de San Valentín, pero una vez cortada, si se cuida bien, dura solo unos pocos de días, muy lejos de los años que se supone que perduró la rosa encantada de “La Bella y la Bestia”.

Enseñar ciencia a través de blogs de divulgación

Recientemente he finalizado el Máster de Educación Secundaria en un intento de abrir un camino más en mi trayectoria científica. Mi trabajo final lo dediqué, ya que estamos inmersos en el tema, a los blogs de divulgación científica, algunos de los vuestros están por ahí, y su aplicación en las aulas. Me lo han publicado en la revista Publicaciones Didácticas y quiero compartirlo con todos vosotros.

La batalla perdida contra el resfriado

>> Descargo de responsabilidad: Este post no es para tomarlo como consejo médico, siempre consulte al suyo propio.
Cada farmacia, sobre todo en esta época, cuenta con hileras de medicamentos diseñados para tratar o prevenir infecciones agudas del tracto respiratorio superior, o lo que es lo mismo: un resfriado común.A pesar de esto, muy pocos de estos medicamentos son capaces de cumplir con su cometido.En la mayoría de los casos, sobre todo cuando atañe a niños, los efectos secundarios de estos medicamentos pueden ser peores que los síntomas a tratar. El término “resfriado” engloba un conjunto de signos y síntomas tan familiares para nosotros como son secreción y congestión nasal, tos, dolor de garganta, estornudos y lagrimeo. Aunque también puede estar asociado a otros datos sistémicos como son fiebre, escalofríos, mialgias o artralgias. La causa más frecuente de los resfriados son los virus, siendo los rinovirus los causantes de aproximadamente la mitad de los resfriados.Otros vi…

¿Por qué cambia el color de los langostinos al cocerlos? [Infografía]

Por Jesús@JGilMunoz
Esta infografía participa en el LIII Carnaval de la Química albergado en el blog amigo quimidicesnews.

El Eco científico de "El nombre de la rosa"

Siguiendo en mi línea de escribir al son de mis inquietudes, me gustaría compartir con ustedes algo que se me ha ocurrido en los últimos días. Os cuento: El pasado 19 de febrero falleció el escritor italiano Umberto Eco e inmediatamente mi padre me invitó a leer “El nombre de la rosa”, para muchos, su obra cumbre. Ya había tenido la oportunidad de leerle con “El cementerio de Praga”, el cual me gustó mucho. Quizá porque la historia está ambientada en la segunda mitad del siglo XIX, una época en la que Europa era un hervidero. El protagonista asiste a momentos históricos como la unificación de Italia o el fin del Segundo Imperio Francés y aparecen personajes reales de la talla de Giuseppe Garibaldi, Sigmund Freud o Alejandro Dumas, algo que suele atrapar y ayuda a entender muchas cosas al leer una novela de Historia.

El laboratorio de Pablo Escobar

La exitosa serie Narcos ha sacado a la palestra de nuevo la figura de Pablo Escobar, el que fuera uno de los narcotraficantes más notorios de finales de la década de los 80. Y con él, el surgimiento de los grandes cárteles colombianos y sus actividades para llegar a amasar colosales fortunas. Pablo Escobar comandaba el cártel de Medellín, considerado como la organización criminal más peligrosa del mundo, y su afán por la hegemonía del tráfico de cocaína le llevó a desatar sangrientos conflictos con el Estado.

Vida y obra de una molécula de oxígeno

El oxígeno (O2) constituye aproximadamente el 21% de la atmósfera terrestre, pero esto no ha sido siempre así: la atmósfera primitiva de la Tierra contenía solo pequeñas cantidades de este compuesto, probablemente como resultado de la reacción de la luz solar con el vapor de agua procedente de los volcanes. Solo se podía encontrar oxígeno en las moléculas de agua (H2O) o unidas al hierro formando óxidos, pero nunca de forma libre. La atmósfera rica en oxígeno de nuestros días (eón arriba, eón abajo) es la consecuencia de uno de los desastres climáticos más mortales de la historia de nuestro planeta.


English version >>>

Hace unos 2,5 millones de años la Tierra era muy diferente: no había plantas verdes ni, por supuesto, animales o insectos. Las únicas formas de vida eran bacterianas y vivían verdaderamente a la antigua usanza, es decir, en condiciones anaerobias. Estos primitivos organismos prosperaron en ausencia de oxígeno, confiando en el azufre para sus necesidades energétic…

El accidente de Chernóbil contado para escépticos

La central nuclear de Chernóbil está situada a 110 km al norte de la capital de Ucrania, Kiev, a tan solo 12 km de la frontera con Bielorrusia. Su construcción comenzó durante la década de 1970 y para dar hogar a sus futuros trabajadores y familiares se fundó la ciudad de Prípiat en sus proximidades. Se trataba de uno de los proyectos más prestigiosos de la época. Un intento más de la Unión Soviética de tomar la delantera a su “frío” rival americano en la carrera por dominar la energía nuclear, sería la central nuclear más potente del momento.

¿Cómo se forman las huellas dactilares?

Las impresiones dejadas por las yemas de los dedos en cualquier superficie se conocen como huellas dactilares latentes. La combinación de sudor con aceites corporales procedente de diferentes glándulas de la piel propicia la impronta que cualquier investigador forense desea encontrar para aplicar sus polvos y productos químicos. A pesar del desarrollo de perfiles de ADN para la investigación criminal, las huellas dactilares siguen siendo el tipo más común de evidencia que se recupera de una escena del crimen.