Ir al contenido principal

1) Nació en Varsovia en 1867 #MarieCurie150

Cuando nació Marie Curie ―originalmente como Maria Salomea Skłodowska―, la mayor parte de Polonia estaba controlada por Rusia, y el zar Alejandro II era su rey. En los mapas ni siquiera aparecía la palabra Polonia y el ruso era la lengua oficial. Quinta y última hija de nacionalistas polacos comprometidos, Maria, como cualquier niño durante la década de 1870, no vivía ajena al yugo ruso ni insensible al clima religioso de Varsovia. Sin embargo, efectos trágicos en el seno de su familia pronto haría inclinar la balanza hacia el espíritu lógico y racional.

La educación secundaria polaca consistía en aprender ruso, latín y griego, y una vez superados, se podía acceder a la universidad o a las escuelas técnicas superiores del imperio del zar. Pero esto se limitaba a los hombres, a las mujeres ni tan siquiera se les permitía promocionar a estudios superiores. Sólo les quedaba la opción de abandonar el país y conseguir un título en una universidad extranjera.


Esta entrada forma parte del especial «10 Cosas que hay que saber sobre Marie Curie».



A pesar de los evidentes obstáculos que se oponían a toda forma de pensamiento original o que pudiese resultar revolucionario, a Varsovia llegaban ecos de ideas nuevas que impregnaban el resto de Europa. Los jóvenes de Varsovia, atraídos ante esta perspectiva y muy influidos por la “filosofía positiva” de Auguste Comte, comenzaron a agruparse clandestinamente en lo que se llamó la Universidad Volante. En los pisos superiores de las viviendas, al abrigo de las miradas de la policía, se abordaban temas como la anatomía y las ciencias naturales. Había lugar para recitales de piano, lecturas de poemas e incluso peripecias sobre algún viaje. El público de esta universidad de vanguardia era esencialmente femenino, y entre sus asistentes se encontraba Maria Skłodowska. Aprendió a conocer a Dostoievski, Heine o Musset y con deleite comenzó a descubrir amplios y nuevos horizontes.

El positivismo proponía soluciones a los problemas sociales con sus postulados sobre la igualdad de género en materia de educación, el anticlericalismo o la abolición de los privilegios de la nobleza. Sin embargo, tras la publicación, en 1973, de “El Capital” de Karl Marx, se encontró con una nueva oposición. Desde el prisma marxista, la actitud positivista, que preconizaba la adaptación de Polonia a la situación existente, equivalía a aceptar la servidumbre y la colaboración con las autoridades zaristas. A partir de ambas ideologías surgían incesantemente revolucionarios y mártires que mantenían bastante ocupada a la represiva policía zarista.


Aspecto actual de la fachada de la casa donde nació Maria Skłodowska el 7 de noviembre de 1867, hoy convertida en un museo dedicado a ella (Fuente).


El positivismo había ofrecido a Maria una carta de sabores apenas catados. Durante este periodo, Maria comprendió la verdadera naturaleza del ambiente que le rodeaba. Pero de repente apareció algo más importante que atrajo su atención: había descubierto la ciencia. La fuerza de su carácter y, sobre todo, su hábito de ponerlo en práctica, pues poseía inmensas reservas de energía física e intelectual. Sobre todo, le apasionaba la Física y las Matemáticas.

Cuando se le apareció la oportunidad de marcharse a París, cayó en la cuenta que sus sueños podían convertirse en realidad. Sueños de cultura, de éxitos intelectuales y, por supuesto, de libertad. A sus veinticuatro años daba sobradas muestras de tener las ideas muy claras. Poseía lagunas en el plano intelectual, pero la Maria Skłodowska que se apeó en la Gare du Nord de París en septiembre de 1891, poseía una cualidad bastante singular en una mujer criada en un ambiente condicionado por el aislamiento intelectual polaco: la ambición.

París ya era otra cosa: libre, vibrante y confiado. Ya habían pasado veinte años desde la rápida represión sufrida por la Comuna por sus decretos revolucionarios. Gozaba de una prosperidad material surgida de un período de confianza y de paz. Un contraste brutal con lo que había conocido Maria hasta entonces. Las cicatrices habían desaparecido y los grandes bulevares diseñados por el Barón Haussman y los esplendorosos inmuebles que los flanqueaban eran un placer para la vista y certificaban la salud de la capital francesa.

Era el París de la Belle Epoque y probablemente quedara impresionada, como nos ocurre a todos todavía hoy, por lo que fue la pieza central de la Exposición Universal de 1889, organizada para conmemorar el centenario de la Revolución Francesa. Ese gigantesco símbolo surgido de una hazaña mecánica: la Torre Eiffel.


Estampa de una visión general de la Exposición Universal de París de 1889 (Fuente).


Cuando Maria llegó a París, los titilantes fuegos de los mecheros de gas habían dado paso a los tubos incandescentes; ya había faroles eléctricos repartidos por los bulevares; las mujeres vestían con abundantes colores a base de nuevos tintes; incluso los vehículos con motor de combustión interna rodaban por el pavimento parisino.

En los periódicos de los días posteriores a la llegada de Maria Skłodowska era frecuente encontrarse relatos breves de Émile Zola o Guy de Maupassant. Pero no fue la literatura lo que la llevó a París. El campo cultural que eligió fue la Física, que resultaba ser en aquella época el que mostraba más apatía ante los estímulos creadores de la época. De hecho, si se hubiese guiado por las opiniones al respecto, probablemente habría puesto sus miras en tierras germanas o británicas, en vez de en París.

De los países más avanzados desde el punto de vista científico, Francia era el único que se mostraba hostil ante la más magnánima idea del siglo XIX: teoría de la evolución de Darwin. Probablemente la razón se encontrara por el hecho de que la teoría del naturalista inglés mandaba al traste las teorías francesas de Cuvier y Lamarck.


Este aspecto tendría la joven Maria Skłodowska que llegó a París (Fuente).


Incluso el espíritu científico francés más notable del siglo, Louis Pasteur, manifestaba ciertas reticencias frente a esta teoría. Pero su conservadurismo científico era compensado con creces con sus realizaciones en el campo de la Química y la Inmunología. Maria Skłodowska llegó a París cuatro años antes de la muerte de Pasteur, pero aún seguía siendo el faro que iluminaba toda la ciencia francesa. Y es que sus descubrimientos habían supuesto una transformación radical del pensamiento que ejercería una acción duradera sobre la ciencia.

Precisamente el desafío intelectual es lo que había llevado a Maria a París. Y no había nada en la Sorbona que la pudiese decepcionar. Situada en el Barrio Latino, su joven y variada población, sus aceras, sus cafés y sus librerías al aire libre, mandaban sobre Francia entera y, en último término, sobre Europa. Por fin un mundo nuevo, el de la Ciencia, se le desplegaba. Y por fin pudo conocerlo con total libertad.


Esta entrada forma parte del especial «10 Cosas que hay que saber sobre Marie Curie».

Comentarios

Entradas populares de este blog

Símbolos de elementos químicos que ya nadie usa

Seguramente usted esté familiarizado con los símbolos de los elementos que aparecen en la tabla periódica, los cuales están estandarizados por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) para un uso internacional.
Cuando un científico cree que ha descubierto un elemento nuevo, por lo general, lo anuncia con un nombre y símbolo nuevos. Además, puede que en libros antiguos de texto o revistas de otros países incluyeran elementos que más tarde fueron cambiados de nombre y símbolo una vez que apareció una lista oficial. En la siguiente tabla se presenta una relación de símbolos  y nombres de elementos que cayeron en desuso pero una vez tuvieron un lugar en la Química.
Símbolo Elemento Observaciones A Argón Ahora Ar. Ab Alabamina Nombre dado al falso descubrimiento del elemento astato (At). Ad Aldebaranio Nombre antiguo del Iterbio (Yb). Am Alabamio El alabamio es el nombre anterior dado a la alabamina. Am es ahora usado para el americio.

La rosa de «La Bella y la Bestia»

La rosa roja tiene una larga historia. Su simbolismo se ha asociado con el amor y sus diosas Afrodita y Venus, con la Virgen María e incluso con una política progresista, aunque no mucho en los últimos tiempos, al menos en España. Es la rosa más elegida el día de San Valentín, pero una vez cortada, si se cuida bien, dura solo unos pocos de días, muy lejos de los años que se supone que perduró la rosa encantada de “La Bella y la Bestia”.

Enseñar ciencia a través de blogs de divulgación

Recientemente he finalizado el Máster de Educación Secundaria en un intento de abrir un camino más en mi trayectoria científica. Mi trabajo final lo dediqué, ya que estamos inmersos en el tema, a los blogs de divulgación científica, algunos de los vuestros están por ahí, y su aplicación en las aulas. Me lo han publicado en la revista Publicaciones Didácticas y quiero compartirlo con todos vosotros.

La batalla perdida contra el resfriado

>> Descargo de responsabilidad: Este post no es para tomarlo como consejo médico, siempre consulte al suyo propio.
Cada farmacia, sobre todo en esta época, cuenta con hileras de medicamentos diseñados para tratar o prevenir infecciones agudas del tracto respiratorio superior, o lo que es lo mismo: un resfriado común.A pesar de esto, muy pocos de estos medicamentos son capaces de cumplir con su cometido.En la mayoría de los casos, sobre todo cuando atañe a niños, los efectos secundarios de estos medicamentos pueden ser peores que los síntomas a tratar. El término “resfriado” engloba un conjunto de signos y síntomas tan familiares para nosotros como son secreción y congestión nasal, tos, dolor de garganta, estornudos y lagrimeo. Aunque también puede estar asociado a otros datos sistémicos como son fiebre, escalofríos, mialgias o artralgias. La causa más frecuente de los resfriados son los virus, siendo los rinovirus los causantes de aproximadamente la mitad de los resfriados.Otros vi…

¿Por qué cambia el color de los langostinos al cocerlos? [Infografía]

Por Jesús@JGilMunoz
Esta infografía participa en el LIII Carnaval de la Química albergado en el blog amigo quimidicesnews.

El Eco científico de "El nombre de la rosa"

Siguiendo en mi línea de escribir al son de mis inquietudes, me gustaría compartir con ustedes algo que se me ha ocurrido en los últimos días. Os cuento: El pasado 19 de febrero falleció el escritor italiano Umberto Eco e inmediatamente mi padre me invitó a leer “El nombre de la rosa”, para muchos, su obra cumbre. Ya había tenido la oportunidad de leerle con “El cementerio de Praga”, el cual me gustó mucho. Quizá porque la historia está ambientada en la segunda mitad del siglo XIX, una época en la que Europa era un hervidero. El protagonista asiste a momentos históricos como la unificación de Italia o el fin del Segundo Imperio Francés y aparecen personajes reales de la talla de Giuseppe Garibaldi, Sigmund Freud o Alejandro Dumas, algo que suele atrapar y ayuda a entender muchas cosas al leer una novela de Historia.

El laboratorio de Pablo Escobar

La exitosa serie Narcos ha sacado a la palestra de nuevo la figura de Pablo Escobar, el que fuera uno de los narcotraficantes más notorios de finales de la década de los 80. Y con él, el surgimiento de los grandes cárteles colombianos y sus actividades para llegar a amasar colosales fortunas. Pablo Escobar comandaba el cártel de Medellín, considerado como la organización criminal más peligrosa del mundo, y su afán por la hegemonía del tráfico de cocaína le llevó a desatar sangrientos conflictos con el Estado.

Vida y obra de una molécula de oxígeno

El oxígeno (O2) constituye aproximadamente el 21% de la atmósfera terrestre, pero esto no ha sido siempre así: la atmósfera primitiva de la Tierra contenía solo pequeñas cantidades de este compuesto, probablemente como resultado de la reacción de la luz solar con el vapor de agua procedente de los volcanes. Solo se podía encontrar oxígeno en las moléculas de agua (H2O) o unidas al hierro formando óxidos, pero nunca de forma libre. La atmósfera rica en oxígeno de nuestros días (eón arriba, eón abajo) es la consecuencia de uno de los desastres climáticos más mortales de la historia de nuestro planeta.


English version >>>

Hace unos 2,5 millones de años la Tierra era muy diferente: no había plantas verdes ni, por supuesto, animales o insectos. Las únicas formas de vida eran bacterianas y vivían verdaderamente a la antigua usanza, es decir, en condiciones anaerobias. Estos primitivos organismos prosperaron en ausencia de oxígeno, confiando en el azufre para sus necesidades energétic…

El accidente de Chernóbil contado para escépticos

La central nuclear de Chernóbil está situada a 110 km al norte de la capital de Ucrania, Kiev, a tan solo 12 km de la frontera con Bielorrusia. Su construcción comenzó durante la década de 1970 y para dar hogar a sus futuros trabajadores y familiares se fundó la ciudad de Prípiat en sus proximidades. Se trataba de uno de los proyectos más prestigiosos de la época. Un intento más de la Unión Soviética de tomar la delantera a su “frío” rival americano en la carrera por dominar la energía nuclear, sería la central nuclear más potente del momento.

¿Cómo se forman las huellas dactilares?

Las impresiones dejadas por las yemas de los dedos en cualquier superficie se conocen como huellas dactilares latentes. La combinación de sudor con aceites corporales procedente de diferentes glándulas de la piel propicia la impronta que cualquier investigador forense desea encontrar para aplicar sus polvos y productos químicos. A pesar del desarrollo de perfiles de ADN para la investigación criminal, las huellas dactilares siguen siendo el tipo más común de evidencia que se recupera de una escena del crimen.