Ir al contenido principal

Las recompensas científicas antes de los Nobel



Los Premios Nobel apenas tienen 115 años de edad, pero las recompensas por los logros científicos ya existían mucho tiempo antes. Ya en el siglo XVII, en los orígenes de la ciencia experimental moderna, los primeros científicos se dieron cuenta de la necesidad de algún sistema de reconocimiento y recompensa que proporcionara incentivos para los avances conseguidos.


Antes de los premios, lo que reinaba en el mundo de la ciencia eran los regalos. Los primeros astrónomos, filósofos, médicos, ingenieros y alquimistas ofrecían sus logros, descubrimientos, invenciones y obras literarias o artísticas como regalos a los patrones más poderosos y a la realeza, acompañados de cartas con extravagantes dedicatorias. Muchos de estos científicos trabajaban fuera del mundo académico que, más allá de la Iglesia Católica, carecía de grandes proveedores o fondos institucionales como hoy en día. Los regalos, por tanto, eran un medio de apoyo crucial, aunque a veces llegaran con muchas condiciones.

Con el tiempo, los diferentes tipos de incentivos, incluyendo ya premios y galardones, así como nuevos puestos académicos a sueldo, se hicieron más comunes y el favor de los patrones ricos disminuyó en importancia. Pero en pleno apogeo del Renacimiento, los científicos se basaban en los regalos de los poderosos para sentirse compensados y dar publicidad a sus esfuerzos.

Con muchos de los cortesanos compitiendo por la atención de un patrón, los regalos debían ser presentados con drama y estilo. Galileo Galilei (1564-1642) presentó sus recientemente descubiertas lunas de Júpiter a los Médici como “un regalo de fuera de este mundo”. A cambio, Cosme II, que había sido alumno suyo, ennobleció de alguna manera a Galileo con el título y el puesto de matemático y filósofo de la corte.


Galileo enseña a Cosme II de Medici cómo usar el telescopio (gabrielevanin.it).

Si un regalo tenía éxito, como fue en el caso de Galileo, el donador tendría la suerte de recibir otro regalo a cambio. Los científicos, sin embargo, no podían predecir qué camino tomaría su gesto, ya que a veces podrían encontrarse en la tesitura de no poder rechazar una oferta. Tycho Brahe (1546-1601), por ejemplo, el gran astrónomo danés del Renacimiento, recibió de todo: desde dinero en efectivo hasta secretos químicos, pasando por animales exóticos y hasta islas a cambio de sus descubrimientos. Los patrones a menudo otorgaban medallas de oro con su propio retrato, forma que aún sobrevive en la medalla del Premio Nobel hoy en día.

A principios del siglo XVII, los promotores científicos empezaron a darse cuenta de que la entrega de regalos ya no se adaptaba bien al fomento de la ciencia experimental, que requería un esfuerzo mayor. Sir Francis Bacon (1561 – 1626), Lord Canciller inglés y un refuerzo muy influyente de la ciencia experimental, vio la necesidad de mejores sistemas de incentivos en la ciencia y sugirió ingeniosas maneras para avanzar en el descubrimiento estimulando el hambre humana por la gloria científica. Una de ellas, aunque no llegó a hacerse realidad, consistía en construir una hilera de estatuas de grandes científicos del pasado frente a otra con pedestales vacíos en los que los investigadores del momento pudieran imaginar sus propios bustos.


Estatua de Francis Bacon en Londres (viewpictures.co.uk).

El cambio de la entrega de regalos a la entrega de premios transforma las reglas del juego. Los primeros de estos premios aparecieron a principios del siglo XVIII: en Francia, la Académie des sciences introdujo concursos anuales para animar a los científicos a encontrar soluciones a problemas de astronomía y navegación; mientras que en Gran Bretaña, la Royal Society decidió utilizar sus fondos para la entrega de la  medalla Copley para premiar a científicos por “sus logros sobresalientes en la investigación de cualquier rama de la ciencia”, alternando cada año entre ciencias físicas y biológicas. La diferencia entre ambos premios se encontraba en que el premio francés era para proporcionar incentivos para trabajos científicos novedosos y el británico, como recompensa por logros científicos pasados.

A principios del siglo XIX, la Académie des sciences había desarrollado un elaborado sistema de premios, mucho más elaborado que sus homólogos ingleses u otros grupos honoríficos, pero no fue hasta finales de la centuria cuando empezaron a darse premios monetarios verdaderamente sustanciales. Los más importantes otorgados por la Académie fueron Les Prix LeConte (Los Premios LeConte), con un saldo de 50.000 francos, aproximadamente cinco veces el salario de un profesor en el París de la época. El premio más rico otorgado entonces por la Royal Society, la Medalla Darwin, consistía en una medalla de plata y 100 libras esterlinas, el equivalente a unos 2.500 francos o alrededor de una cuarta parte del sueldo profesoral. Claramente, los franceses creían más necesario apoyar los nuevos avances.


La primera medalla Darwin se entregó en 1890 al biólogo y naturalista Alfred Russel Wallace (wallacefund.info).

Ya con la llegada del siglo XX y el establecimiento de los premios Nobel, la escala de los premios monetarios dedicados a logros científicos cambió drásticamente. Tanto que han llegado a ocupar un lugar único en la mente pública, así como en el sistema de recompensas de la ciencia. Continúan siendo los más ricos de entre los premios científicos, pero lo que los distingue de los demás es su inmenso prestigio.

La lucha por la financiación todavía hoy es una parte importante y necesaria para avanzar en la ciencia. A lo mejor habría que volver a presentar las innovaciones científicas de rodillas y hacer un poco de teatro para que los que manejan nuestros hilos se diviertan un poco y así por lo menos abran los ojos.




Por Jesús @JGilMunoz 



FUENTES
  • Zuckerman, H. The proliferation of prizes: Nobel complements and Nobel surrogates in the reward system of science. Theoretical Medicine. June 1992, Volume 13, Issue 2, pp 217–231.
  • Biagoli, M. Galileo, Courtier. The practise of science in the culture of absolutism. Science and Its Conceptual Foundations series, 1993.
  • Keller, V. Knowledge and the public interest, 1575–1725. Cambridge University Press, 2015.



PARA MÁS INFORMACIÓN...

- Este post participa en la LX Edición del Carnaval de la Química, alojado en el blog Pantomaka.

- La imagen de portada es un montaje propio simulando una vieja estantería con diferentes premios científicos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Símbolos de elementos químicos que ya nadie usa

Seguramente usted esté familiarizado con los símbolos de los elementos que aparecen en la tabla periódica, los cuales están estandarizados por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) para un uso internacional.
Cuando un científico cree que ha descubierto un elemento nuevo, por lo general, lo anuncia con un nombre y símbolo nuevos. Además, puede que en libros antiguos de texto o revistas de otros países incluyeran elementos que más tarde fueron cambiados de nombre y símbolo una vez que apareció una lista oficial. En la siguiente tabla se presenta una relación de símbolos  y nombres de elementos que cayeron en desuso pero una vez tuvieron un lugar en la Química.
Símbolo Elemento Observaciones A Argón Ahora Ar. Ab Alabamina Nombre dado al falso descubrimiento del elemento astato (At). Ad Aldebaranio Nombre antiguo del Iterbio (Yb). Am Alabamio El alabamio es el nombre anterior dado a la alabamina. Am es ahora usado para el americio.

La rosa de «La Bella y la Bestia»

La rosa roja tiene una larga historia. Su simbolismo se ha asociado con el amor y sus diosas Afrodita y Venus, con la Virgen María e incluso con una política progresista, aunque no mucho en los últimos tiempos, al menos en España. Es la rosa más elegida el día de San Valentín, pero una vez cortada, si se cuida bien, dura solo unos pocos de días, muy lejos de los años que se supone que perduró la rosa encantada de “La Bella y la Bestia”.

Enseñar ciencia a través de blogs de divulgación

Recientemente he finalizado el Máster de Educación Secundaria en un intento de abrir un camino más en mi trayectoria científica. Mi trabajo final lo dediqué, ya que estamos inmersos en el tema, a los blogs de divulgación científica, algunos de los vuestros están por ahí, y su aplicación en las aulas. Me lo han publicado en la revista Publicaciones Didácticas y quiero compartirlo con todos vosotros.

La batalla perdida contra el resfriado

>> Descargo de responsabilidad: Este post no es para tomarlo como consejo médico, siempre consulte al suyo propio.
Cada farmacia, sobre todo en esta época, cuenta con hileras de medicamentos diseñados para tratar o prevenir infecciones agudas del tracto respiratorio superior, o lo que es lo mismo: un resfriado común.A pesar de esto, muy pocos de estos medicamentos son capaces de cumplir con su cometido.En la mayoría de los casos, sobre todo cuando atañe a niños, los efectos secundarios de estos medicamentos pueden ser peores que los síntomas a tratar. El término “resfriado” engloba un conjunto de signos y síntomas tan familiares para nosotros como son secreción y congestión nasal, tos, dolor de garganta, estornudos y lagrimeo. Aunque también puede estar asociado a otros datos sistémicos como son fiebre, escalofríos, mialgias o artralgias. La causa más frecuente de los resfriados son los virus, siendo los rinovirus los causantes de aproximadamente la mitad de los resfriados.Otros vi…

¿Por qué cambia el color de los langostinos al cocerlos? [Infografía]

Por Jesús@JGilMunoz
Esta infografía participa en el LIII Carnaval de la Química albergado en el blog amigo quimidicesnews.

El Eco científico de "El nombre de la rosa"

Siguiendo en mi línea de escribir al son de mis inquietudes, me gustaría compartir con ustedes algo que se me ha ocurrido en los últimos días. Os cuento: El pasado 19 de febrero falleció el escritor italiano Umberto Eco e inmediatamente mi padre me invitó a leer “El nombre de la rosa”, para muchos, su obra cumbre. Ya había tenido la oportunidad de leerle con “El cementerio de Praga”, el cual me gustó mucho. Quizá porque la historia está ambientada en la segunda mitad del siglo XIX, una época en la que Europa era un hervidero. El protagonista asiste a momentos históricos como la unificación de Italia o el fin del Segundo Imperio Francés y aparecen personajes reales de la talla de Giuseppe Garibaldi, Sigmund Freud o Alejandro Dumas, algo que suele atrapar y ayuda a entender muchas cosas al leer una novela de Historia.

El laboratorio de Pablo Escobar

La exitosa serie Narcos ha sacado a la palestra de nuevo la figura de Pablo Escobar, el que fuera uno de los narcotraficantes más notorios de finales de la década de los 80. Y con él, el surgimiento de los grandes cárteles colombianos y sus actividades para llegar a amasar colosales fortunas. Pablo Escobar comandaba el cártel de Medellín, considerado como la organización criminal más peligrosa del mundo, y su afán por la hegemonía del tráfico de cocaína le llevó a desatar sangrientos conflictos con el Estado.

Vida y obra de una molécula de oxígeno

El oxígeno (O2) constituye aproximadamente el 21% de la atmósfera terrestre, pero esto no ha sido siempre así: la atmósfera primitiva de la Tierra contenía solo pequeñas cantidades de este compuesto, probablemente como resultado de la reacción de la luz solar con el vapor de agua procedente de los volcanes. Solo se podía encontrar oxígeno en las moléculas de agua (H2O) o unidas al hierro formando óxidos, pero nunca de forma libre. La atmósfera rica en oxígeno de nuestros días (eón arriba, eón abajo) es la consecuencia de uno de los desastres climáticos más mortales de la historia de nuestro planeta.


English version >>>

Hace unos 2,5 millones de años la Tierra era muy diferente: no había plantas verdes ni, por supuesto, animales o insectos. Las únicas formas de vida eran bacterianas y vivían verdaderamente a la antigua usanza, es decir, en condiciones anaerobias. Estos primitivos organismos prosperaron en ausencia de oxígeno, confiando en el azufre para sus necesidades energétic…

El accidente de Chernóbil contado para escépticos

La central nuclear de Chernóbil está situada a 110 km al norte de la capital de Ucrania, Kiev, a tan solo 12 km de la frontera con Bielorrusia. Su construcción comenzó durante la década de 1970 y para dar hogar a sus futuros trabajadores y familiares se fundó la ciudad de Prípiat en sus proximidades. Se trataba de uno de los proyectos más prestigiosos de la época. Un intento más de la Unión Soviética de tomar la delantera a su “frío” rival americano en la carrera por dominar la energía nuclear, sería la central nuclear más potente del momento.

¿Cómo se forman las huellas dactilares?

Las impresiones dejadas por las yemas de los dedos en cualquier superficie se conocen como huellas dactilares latentes. La combinación de sudor con aceites corporales procedente de diferentes glándulas de la piel propicia la impronta que cualquier investigador forense desea encontrar para aplicar sus polvos y productos químicos. A pesar del desarrollo de perfiles de ADN para la investigación criminal, las huellas dactilares siguen siendo el tipo más común de evidencia que se recupera de una escena del crimen.