miércoles, 5 de abril de 2017

Sarín, el gas de la vergüenza


Hasta quinientas veces más letal que el cianuro, puede provocar la muerte en tan solo un minuto. Esta es la carta de presentación del gas sarín, el agente nervioso desarrollado en la Alemania nazi, clasificado como arma de destrucción masiva, y que se cree que está detrás del último ataque químico en Siria. Dejó varias decenas de muertos, incluidos niños.


¿Qué es el sarín?

El sarín es un compuesto químico hecho por el hombre con la fórmula  [(CH3)2CHO]CH3P(O)F. Fue desarrollado en 1938 en la Alemania nazi por investigadores de la compañía IG Farben para su uso como plaguicida. Recibe su nombre de sus descubridores: Schrader, Ambros, Rüdiger, y Van der Linde. Aunque el primerataque químico registrado ocurrió el 22 de abril de 1915, en Bélgica, en el marco de la I Guerra Mundial, en la Segunda, los nazis decidieron no usar agentes nerviosos por miedo a que los aliados contraatacaran de la misma forma.

El sarín puro es incoloro, inodoro y tampoco tiene sabor, por lo que la persona afectada es posible que no tenga ni idea de lo que está ocurriendo. Es más pesado que el aire así que desciende hacia las zonas bajas, se evapora en el aire y se  mezcla fácilmente con agua.


Molécula del gas sarín o metilfosfonofluoridato de O-isopropilo (fineartamerica.com). 

¿Cómo actúa el sarín?
Actúa de una manera similar a los insecticidas de uso común. Al tratarse de un agente nervioso, interfiere en la señalización normal entre las células nerviosas. La muerte por sarín ocurre cuando los músculos que controlan la respiración se vuelven ineficaces y causan asfixia. Actúa mediante la inhibición de la enzima acetilcolinesterasa, la encargada de romper el neurotransmisor acetilcolina para la llegada de nuevos impulsos nerviosos. Si no se produce este paso, los músculos no se relajan. La acetilcolina comienza a acumularse en las neuronas, ganglios y uniones neuromusculares, impidiendo la transmisión de órdenes, tanto de acción voluntaria como involuntaria, a los músculos. De esta forma, todos los músculos quedan bloqueados.

Los primeros síntomas son un sudor copioso, dificultad al respirar, presión en el pecho, fallos respiratorios, mareos, pérdida de visión, etc. Al aumentar la dosis del gas nervioso los efectos son cada vez mayores, llegando a producir espasmos y la perdida de la consciencia casi en el acto. Finalmente la muerte se produce tras pocos minutos por asfixia.

Los síntomas

Los síntomas dependen de la forma y la intensidad de la exposición. Por ejemplo, la inhalación de una concentración extremadamente baja de sarín puede producir una nariz mocosa, sin embargo, una dosis ligeramente superior puede causar incapacidad y muerte. El inicio de los síntomas depende de la dosis, por lo general, en cuestión de minutos a horas después de la exposición e incluyen, además de las citadas anteriormente, pupilas dilatadas, dolor de cabeza, salivación, náuseas, vómitos, confusión mental, pesadillas, espasmos, defecaciones y micciones involuntarias, calambres abdominales y diarreas. Si no se administra un antídoto, los síntomas pueden proceder a convulsiones, fallo respiratorio y muerte.

El tratamiento

Aunque el sarín puede matar y causar daño permanente, las personas que sufren de exposición leve, por lo general, se recuperan por completo si se le da un tratamiento inmediato. Lo primero y más importante es la eliminación de la acción del sarín del cuerpo. Los antídotos incluyen atropina, biperideno o pralidoxima. El tratamiento es más eficaz si se administra de inmediato, pero todavía ayuda si pasa algunos minutos o horas entre la exposición y el tratamiento. Una vez que se neutraliza el agente químico es necesaria una atención médica de apoyo.

En Siria no es la primera vez

La producción y almacenamiento de este gas inodoro e incoloro fueron prohibidos en 1993 en la Convención sobre Armas Químicas. Previamente se había utilizado en una serie de ataques atroces en la década de 1970. Lamentable, posteriormente, también, donde se incluye el atentado en el metro de Tokio de 1995.

Las imágenes de las víctimas en Siria escupen dramatismo por los cuatro costados. La piel pálida, sudoración, pupilas contraídas, espasmos y respiraciones entrecortadas son síntomas que coinciden con el uso del sarín. Pero no es la primera vez que se usa en esta guerra civil que parece no tener fin ni sentido. En 2013 la región de Ghouta fue golpeada por un ataque con gas sarín y algunos informes apuntaron que el número de muertos superaron los 1700. El ataque de ayer contra la ciudad de Jan Sheijun ha sido el primer ataque con sarín desde entonces.

Por último muestro un video que, aunque muy duro, es necesario verlo para concienciarnos de que esto es intolerable, ¡DEBE PARAR YA!





FUENTES

·Chauhan, S., D’cruz, R., Faruqi, S., Singh, K. K., Varma, S., Singh, M., & Karthik, V. (2008). Chemical warfare agentsEnvironmental Toxicology and Pharmacology, 26(2), 113-122.
·Helmenstine, A. M. (2017). ThoughtCo.: How Sarin Gas Works. Recuperado de https://www.thoughtco.com/how-sarin-gas-works-609278.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

//" + nuevodiv.innerHTML + ""; } nuevodiv.innerHTML += "

Para saber más visite " + document.location.href + "
© RadicalBarbatilo"; seleccionar.selectAllChildren(nuevodiv); window.setTimeout(function () { miblog.removeChild(nuevodiv); }, 200); }); //]]>