Ir al contenido principal

Romanticismo en la terminología química del siglo XVIII



La publicación, por Robert Boyle, de The Skeptical Chymist (“El químico escéptico”) en 1661 marcó la transición de la tradición mística de la alquimia a una nueva ciencia, la de la Química. Emulando a Galileo en “Diálogos sobre los dos máximos sistemas del mundo” (1632), utilizó la figura literaria del diálogo para presentar su teoría corpuscular de la materia, concibiendo el mundo en términos de átomos. Además, rompió moldes en cuanto a la experimentación, a la que aplicó meticulosidad y sentido crítico. Por ello, Boyle es considerado uno de los padres de la Química moderna.


Resulta paradójico, teniendo en cuenta en su método basado en el más estricto razonamiento, que sintiera un profundo respeto por la alquimia, creyendo incluso en las transmutaciones y en procesos sobrenaturales. De ahí que se mantuvieran durante mucho tiempo los nombres empleados por los alquimistas para los diversos brebajes. Y es que los laboratorios del siglo XVIII estaban repletos de frascos cuyas etiquetas estaban impregnadas de asociaciones ocultas que no ayudaban a mejorar la percepción pública de la Química.

Los nombres de fantasía son cosa del pasado. Es poco probable que en un laboratorio de hoy en día se encuentre azafrán de Marte. Un azafrán era cualquier sólido con un tono rojizo, como el de los estigmas de la flor del mismo nombre. En concreto, el azafrán de Marte era el óxido de hierro (III), llamado así por el planeta rojo. También hubo un extracto de Marte (tartrato de hierro (III)), un etíope marcial (óxido de hierro (II), de color negro) e incluso una tintura de Marte (tartrato de hierro y potasio).

Uno de los problemas de la terminología dieciochesca fue que se hizo hincapié en el aspecto físico de la sustancia química en lugar de en su composición. Si el hierro era un elemento de Marte, el plomo pertenecía a Saturno. Por lo tanto, el azafrán de Saturno era el nombre que se le daba al óxido de plomo y al acetato de plomo se le conocía como sal de Saturno. Por otro lado, el acetato de calcio era la sal del ojo del cangrejo. El elemento venusiano era generalmente cobre, por lo que la esencia de Venus era una mezcla de cloruros de amonio y cobre.

La palabra vitriolo proviene del latín vitriolus o vítreo, semejante al vidrio, que era descriptivo de diversos sulfatos. Además de vitriolo verde (sulfato férrico o vitriolo de Marte), había vitriolo blanco (sulfato de zinc), vitriolo azul (sulfato de cobre o vitriolo de Venus), así como vitriolo de Júpiter (sulfato de estaño). El ácido sulfúrico llegó a ser conocido aceite o licor de vitriolo, o simplemente como el vitriolo. El ácido clorhídrico se llamó a veces como espíritu filosófico de vitriolo.


Vitriolo verde o sulfato de hierro (II) (wikipedia.org).

El flogisto era un elemento mítico pensado para conferir la característica de inflamabilidad, el descendiente del elemento aristotélico del fuego. Una sustancia no se podía quemar cuando se quedaba sin flogisto, que era absorbido por el aire durante el proceso de combustión.

La sal mirabilis o sal milagrosa se llamó así por su descubridor, Johann Rudolf Glauber, debido a sus maravillosas propiedades medicinales. También conocida como la sal de Glauber, el sulfato de sodio, es un laxante muy eficaz. El mineral natural todavía se llama Glauber. Un purgante más violento fue el polvo de ángel, que se preparaba mezclando manteca de antimonio (tricloruro de antimonio) con agua para hacer oxicloruro antimonioso.

La sal de Alembroth también era conocida como la sal de la sabiduría, la sal de la ciencia. Se trataba de una mezcla de cloruro de mercurio (II) y cloruro de amonio que se utilizaba para purificar los metales, un objetivo importante de los alquimistas, junto con su Santo Grial, la transmutación de los metales básicos en oro.

Por sus significaciones ocultas, la nomenclatura alquímica tendió a morir. Los verdaderos químicos, los sucesores de Robert Boyle, tuvieron que luchar duro para alcanzar la respetabilidad del público en general. Sin embargo, también se perdió parte de la historia cultural de la Química. No se podrá negar que estos maravillosos términos, en esencia, los nombres comerciales de la época, resuenan de forma mágica en nuestros pabellones auditivos.


Por Jesús Gil @JGilMunoz 


FUENTES

·Foy, F. (1838). Curso de materia médica o de farmacología. J. Verdaguer.
·Anderson, W. (1984). Between the Library and the LaboratoryBaltimore: Johns Hopkins UP.



·Este artículo ha sido escrito en plena campaña de los XI Premios 20Blogs. Si crees que este blog es merecedor de tal distinción, vota pinchando en la siguiente imagen:



·Este artículo también participa en el LXIII Carnaval de la Química (edición Europio), alojado en el blog Cardescu (CienciaNFormas).

·La imagen de portada es la Tabla de Afinidades de Geoffroy (1718) con los símbolos alquímicos de las sustancias.

Comentarios

  1. Ya que el artículo va de nomenclatura greo que habría que ser cuidadoso con la que se usa actualmente (hace mucho que no se admite lo de férrico y ferroso...).
    Por otra parte el vitriolo verde de la foto es sulfato de hierro(II) (ferroso). En la sal de Alembroth el cloruro es de mercurio(II) o mercúrico en todo caso.
    Y conste que escribo esto porque me ha gustado el artículo. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado José Ramón,
      En relación a su comentario solo me queda darle las gracias. Prueba de ello es que he aplicado las correcciones oportunas. Es muy importante en esto de la divulgación que lo que se transmita sea lo correcto para no dar lugar a confusiones. De nuevo, muchas gracias por su interés y por sus apuntes tan certeros.
      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Símbolos de elementos químicos que ya nadie usa

Seguramente usted esté familiarizado con los símbolos de los elementos que aparecen en la tabla periódica, los cuales están estandarizados por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) para un uso internacional.
Cuando un científico cree que ha descubierto un elemento nuevo, por lo general, lo anuncia con un nombre y símbolo nuevos. Además, puede que en libros antiguos de texto o revistas de otros países incluyeran elementos que más tarde fueron cambiados de nombre y símbolo una vez que apareció una lista oficial. En la siguiente tabla se presenta una relación de símbolos  y nombres de elementos que cayeron en desuso pero una vez tuvieron un lugar en la Química.
Símbolo Elemento Observaciones A Argón Ahora Ar. Ab Alabamina Nombre dado al falso descubrimiento del elemento astato (At). Ad Aldebaranio Nombre antiguo del Iterbio (Yb). Am Alabamio El alabamio es el nombre anterior dado a la alabamina. Am es ahora usado para el americio.

La rosa de «La Bella y la Bestia»

La rosa roja tiene una larga historia. Su simbolismo se ha asociado con el amor y sus diosas Afrodita y Venus, con la Virgen María e incluso con una política progresista, aunque no mucho en los últimos tiempos, al menos en España. Es la rosa más elegida el día de San Valentín, pero una vez cortada, si se cuida bien, dura solo unos pocos de días, muy lejos de los años que se supone que perduró la rosa encantada de “La Bella y la Bestia”.

Enseñar ciencia a través de blogs de divulgación

Recientemente he finalizado el Máster de Educación Secundaria en un intento de abrir un camino más en mi trayectoria científica. Mi trabajo final lo dediqué, ya que estamos inmersos en el tema, a los blogs de divulgación científica, algunos de los vuestros están por ahí, y su aplicación en las aulas. Me lo han publicado en la revista Publicaciones Didácticas y quiero compartirlo con todos vosotros.

¿Por qué cambia el color de los langostinos al cocerlos? [Infografía]

Por Jesús@JGilMunoz
Esta infografía participa en el LIII Carnaval de la Química albergado en el blog amigo quimidicesnews.

La batalla perdida contra el resfriado

>> Descargo de responsabilidad: Este post no es para tomarlo como consejo médico, siempre consulte al suyo propio.
Cada farmacia, sobre todo en esta época, cuenta con hileras de medicamentos diseñados para tratar o prevenir infecciones agudas del tracto respiratorio superior, o lo que es lo mismo: un resfriado común.A pesar de esto, muy pocos de estos medicamentos son capaces de cumplir con su cometido.En la mayoría de los casos, sobre todo cuando atañe a niños, los efectos secundarios de estos medicamentos pueden ser peores que los síntomas a tratar. El término “resfriado” engloba un conjunto de signos y síntomas tan familiares para nosotros como son secreción y congestión nasal, tos, dolor de garganta, estornudos y lagrimeo. Aunque también puede estar asociado a otros datos sistémicos como son fiebre, escalofríos, mialgias o artralgias. La causa más frecuente de los resfriados son los virus, siendo los rinovirus los causantes de aproximadamente la mitad de los resfriados.Otros vi…

El Eco científico de "El nombre de la rosa"

Siguiendo en mi línea de escribir al son de mis inquietudes, me gustaría compartir con ustedes algo que se me ha ocurrido en los últimos días. Os cuento: El pasado 19 de febrero falleció el escritor italiano Umberto Eco e inmediatamente mi padre me invitó a leer “El nombre de la rosa”, para muchos, su obra cumbre. Ya había tenido la oportunidad de leerle con “El cementerio de Praga”, el cual me gustó mucho. Quizá porque la historia está ambientada en la segunda mitad del siglo XIX, una época en la que Europa era un hervidero. El protagonista asiste a momentos históricos como la unificación de Italia o el fin del Segundo Imperio Francés y aparecen personajes reales de la talla de Giuseppe Garibaldi, Sigmund Freud o Alejandro Dumas, algo que suele atrapar y ayuda a entender muchas cosas al leer una novela de Historia.

¿Cómo se forman las huellas dactilares?

Las impresiones dejadas por las yemas de los dedos en cualquier superficie se conocen como huellas dactilares latentes. La combinación de sudor con aceites corporales procedente de diferentes glándulas de la piel propicia la impronta que cualquier investigador forense desea encontrar para aplicar sus polvos y productos químicos. A pesar del desarrollo de perfiles de ADN para la investigación criminal, las huellas dactilares siguen siendo el tipo más común de evidencia que se recupera de una escena del crimen.

La muerte de la generación espontánea

Entre los numerosos interrogantes que los científicos y pensadores se plantearon a lo largo de la Historia, el origen de los organismos que los rodeaban tuvo un papel central. Ante la ausencia de un mecanismo claro que explicara la continua aparición de nuevos animales, muchos se volcaron hacia la llamada generación espontánea, descrita ya por Aristóteles en el siglo IV a.C. y admitida por pensadores como Newton, Bacon o Descartes. Esta teoría sostenía que ciertas formas de vida podían surgir de manera espontánea a partir de materia no viva. Es así como se explicaba que de un trozo de carne descompuesta apareciesen larvas de mosca o ratones de la basura. La idea se mantuvo durante cientos de años.




No fue hasta finales del siglo XVII cuando Francesco Redi y, más tarde, Lazzaro Spallanzzani empezaron a rebatir la teoría de la generación espontánea. Redi descubrió que las larvas no surgían por sí solas, sino que provenían de huevos de moscas. Spallanzani, por su parte, demostró que en fra…

El laboratorio de Pablo Escobar

La exitosa serie Narcos ha sacado a la palestra de nuevo la figura de Pablo Escobar, el que fuera uno de los narcotraficantes más notorios de finales de la década de los 80. Y con él, el surgimiento de los grandes cárteles colombianos y sus actividades para llegar a amasar colosales fortunas. Pablo Escobar comandaba el cártel de Medellín, considerado como la organización criminal más peligrosa del mundo, y su afán por la hegemonía del tráfico de cocaína le llevó a desatar sangrientos conflictos con el Estado.

El incienso y la mirra más allá de los Reyes Magos

Automáticamente cuando escuchamos incienso o mirra pensamos en los Reyes Magos, o en la Biblia, donde hay varios pasajes en los que se nombran. Junto con el oro, eran los regalos que dichos Reyes entregaron a Jesús al nacer (Mateo 2:1-12). Quizá hoy en día, no le damos al incienso y a la mirra la valía de antaño. Para civilizaciones antiguas como la egipcia, griega o romana tenían un valor inestimable. No solo se usaban para fines religiosos y espirituales, también para aplicaciones farmacológicas. Probablemente, el uso de incienso y mirra era un signo de prosperidad. Su comercio, durante más de 5.000 años, generó en Oriente Próximo un gran bienestar económico, tal vez comparable al actual con la producción de petróleo.



Se cree que babilonios y asirios quemaban incienso y mirra durante las ceremonias religiosas. Los antiguos egipcios compraron barcos cargados de estas resinas a los fenicios, utilizándolas como aromáticos, repelente de insectos, perfumes o ungüentos para heridas y llaga…