Ir al contenido principal

Patologías vampíricas #Halloween y #Ciencia



Indudablemente, los vampiros son una de las criaturas mitológicas más populares, y no solo en tiempos de Halloween. Los podemos encontrar durante todo el año en películas, series, libros, etc. La sed del público por los vampiros parece tan infinita como la sed de éstos por la sangre. Autores modernos como Stephenie Meyer, Anne Rice o Stephen King han aprovechado una rica tradición vampírica que viene de antaño.


La figura del vampiro actual, con su especial combinación de características, es en realidad un invento bastante reciente. El vampiro más famoso, por supuesto, es el Drácula de Bram Stoker. Todas las obras posteriores han sido reinterpretaciones de éste, que fue inspirado en un personaje histórico real, Vlad Tepes (1431-1476). La caracterización de este príncipe valaco como vampiro, como un sádico bebedor de sangre, sin embargo, es un asunto de occidente, ya que en Rumanía es considerado como un héroe nacional que defendió su país y al resto de Europa del avance del Imperio otomano. De hecho, la novela de Stoker estuvo prohibida en Rumanía hasta el año 1992.

Las leyendas de estas criaturas chupadoras de sangre han existido en todo el mundo desde hace miles de años y la mayoría de estudiosos de vampiros se han centrado en indagar en raíces culturales. No hay evidencia científica de casos reales, pero existen patologías que sí lo son y que podrían resultar en una apariencia o comportamiento vampíricos.

Porfiria

Probablemente la teoría con base científica más popular sobre el origen del vampiro es la enfermedad de la porfiria. En realidad es un término que se usa para varias enfermedades causadas por irregularidades en la producción del grupo hemo, fundamental para el transporte de oxígeno por la sangre. Algunas formas de esta afección conducen a la deposición de toxinas en la piel. Las víctimas a menudo son sensibles a la luz debido a que se activan estas toxinas y cuando esto ocurre corroen la piel, causando ampollas y erosiones en labios y encías. Estos factores podrían dar lugar a un aspecto cadavérico, aversión a la luz del sol e incluso colmillos afilados, que asociamos directamente con los vampiros. El trastorno también es capaz de causar convulsiones, trances y alucinaciones que pueden durar días o semanas.  Curiosamente, las personas que sufren de porfiria también tienen intolerancia a alimentos que tienen un alto contenido en azufre como… ¡el ajo!



Imagen 1.
  El grupo hemo es un componente no protéico de la hemoglobina que consiste en un anillo de porfirina y un ión ferroso en el centro.

Pelagra


Hay muchos que piensan que el desarrollo de la en vampiros pudo estar asociado a la pelagra, una enfermedad causada por la falta o absorción inadecuada de la vitamina B3 (niacina). Las víctimas de pelagra son hipersensibles a la luz solar, provocando a menudo piel escamosa. Los síntomas clínicos de la pelagra incluyen insomnio, agresividad y demencia.



Imagen 2. La falta de vitamina B3 o niacina provoca la pelagra. 


La niacina se encuentra en el maíz pero de una forma no disponible para ser absorbido por el organismo. El maíz fue descubierto en el Nuevo Mundo y traído a Europa en el siglo XVI, donde rápidamente se extendió su consumo. Las personas que tenían una dieta basada únicamente en maíz y no lo trataban como lo hacían los consumidores americanos, mediante cocción y cal, no incorporaban niacina a su dieta, provocando pelagra. Su nombre procede de pelle agra (piel agria en italiano), después de que se convirtiera en una enfermedad endémica en el norte de Italia a principios del siglo XVIII.

Catalepsia

Una explicación alternativa interesante es la catalepsia. Esta es una enfermedad del sistema nervioso central que conduce a la rigidez de los músculos y a una disminución de la frecuencia cardíaca y la respiración. Un episodio cataléptico puede durar muchas horas e incluso días, lo que permitiría llevar a creer erróneamente que la víctima había muerto. Hoy en día, los médicos tienen el conocimiento y las herramientas necesarias para determinar con precisión si una persona está viva, pero en el pasado la gente decidía basándose únicamente en la apariencia. Por lo tanto, ya que estos individuos pudieron levantarse “de entre los muertos”, es fácil relacionar el trastorno con la mitología.

Rabia

La rabia es otra de las enfermedades que pudo haber inspirado la leyenda de los vampiros. Existen conexiones entre el vampirismo y tal patología, sobre todo, a finales de la Edad Media en el este de Europa, donde las historias de vampiros se hicieron muy populares. Concrétamente, en Hungría, entre 1721 y 1728, hubo una devastadora epidemia de rabia en perros y lobos que asoló el país.

Los vampiros se comportan de manera muy parecida a personas con rabia. El virus que lo provoca (miembro del género Lyssavirus) ataca al sistema nervioso central, alterando los estados de ánimo y el comportamiento. Las víctimas sufren espasmos musculares que pueden conducir a escupir sangre. El virus también causa insomnio, lo que podría explicar el lado nocturno de la leyenda.


Imagen 3. Micrografía electrónica del virus que causa la rabia (elblogdeabritos.wordpress.com).

Tuberculosis

Otra posible explicación vampírica es la tuberculosis, una enfermedad pulmonar causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis. Se debe a que las víctimas se vuelven muy pálidas y a menudo evitan la luz del sol y tosen sangre. El mito del vampiro también puede haber surgido del hecho de que la tuberculosis se propaga rápida y fácilmente entre las personas. La naturaleza infecciosa de la enfermedad puede haber dado lugar a la creencia de que el vampiro se levanta de entre los muertos para alimentarse de sus seres queridos, haciendo que sufran los mismos síntomas.


Imagen 4. Micrografía electrónica del bacilo de la tuberculosis (elmundo.es).


Un reto

Por supuesto, la ciencia no puede explicar todo sobre el mito de los vampiros. Para algunas características, se requiere un poco de inventiva, lo que en general es algo más entretenido. La fisiología de un vampiro debe tener muchos refinamientos significativos respecto a la de un humano sano. El más evidente está relacionado con el sistema cardiovascular, ya que es único, porque el corazón de un vampiro no late, pero la sangre es vital para ellos.

Os invito a proponer ideas con base científica para el funcionamiento del sistema cardiovascular de los vampiros.

NOTA: He evitado poner fotos de pacientes con las enfermedades descritas debido a que pueden herir la sensibilidad del lector.

Por Jesús @JGilMunoz 



<<< Brujería y ergotismo en Salem




Este post forma parte del especial "¿Truco o Ciencia?" y participa en la LX Edición del Carnaval de la Química, alojado en el blog Pantomaka.



PARA MÁS INFORMACIÓN...



RECOMENDACIÓN
  • Novela "Soy leyenda" (Richard Matheson, 1954).


Puedes leer el especial en el Nº4 de Journal of Radical Barbatilo directamente desde aquí o descargarlo:





También puede leer o descargar los demás números de Journal of Radical Barbatilo:

Hecho con Padlet

Se agradece la difusión de este trabajo, gratificante a la par que duro, para que llegue al mayor número de personas y contribuya a la tan necesaria transmisión del conocimiento que muchos hacemos simplemente por amor a la ciencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Símbolos de elementos químicos que ya nadie usa

Seguramente usted esté familiarizado con los símbolos de los elementos que aparecen en la tabla periódica, los cuales están estandarizados por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) para un uso internacional.
Cuando un científico cree que ha descubierto un elemento nuevo, por lo general, lo anuncia con un nombre y símbolo nuevos. Además, puede que en libros antiguos de texto o revistas de otros países incluyeran elementos que más tarde fueron cambiados de nombre y símbolo una vez que apareció una lista oficial. En la siguiente tabla se presenta una relación de símbolos  y nombres de elementos que cayeron en desuso pero una vez tuvieron un lugar en la Química.
Símbolo Elemento Observaciones A Argón Ahora Ar. Ab Alabamina Nombre dado al falso descubrimiento del elemento astato (At). Ad Aldebaranio Nombre antiguo del Iterbio (Yb). Am Alabamio El alabamio es el nombre anterior dado a la alabamina. Am es ahora usado para el americio.

La rosa de «La Bella y la Bestia»

La rosa roja tiene una larga historia. Su simbolismo se ha asociado con el amor y sus diosas Afrodita y Venus, con la Virgen María e incluso con una política progresista, aunque no mucho en los últimos tiempos, al menos en España. Es la rosa más elegida el día de San Valentín, pero una vez cortada, si se cuida bien, dura solo unos pocos de días, muy lejos de los años que se supone que perduró la rosa encantada de “La Bella y la Bestia”.

Enseñar ciencia a través de blogs de divulgación

Recientemente he finalizado el Máster de Educación Secundaria en un intento de abrir un camino más en mi trayectoria científica. Mi trabajo final lo dediqué, ya que estamos inmersos en el tema, a los blogs de divulgación científica, algunos de los vuestros están por ahí, y su aplicación en las aulas. Me lo han publicado en la revista Publicaciones Didácticas y quiero compartirlo con todos vosotros.

¿Por qué cambia el color de los langostinos al cocerlos? [Infografía]

Por Jesús@JGilMunoz
Esta infografía participa en el LIII Carnaval de la Química albergado en el blog amigo quimidicesnews.

La batalla perdida contra el resfriado

>> Descargo de responsabilidad: Este post no es para tomarlo como consejo médico, siempre consulte al suyo propio.
Cada farmacia, sobre todo en esta época, cuenta con hileras de medicamentos diseñados para tratar o prevenir infecciones agudas del tracto respiratorio superior, o lo que es lo mismo: un resfriado común.A pesar de esto, muy pocos de estos medicamentos son capaces de cumplir con su cometido.En la mayoría de los casos, sobre todo cuando atañe a niños, los efectos secundarios de estos medicamentos pueden ser peores que los síntomas a tratar. El término “resfriado” engloba un conjunto de signos y síntomas tan familiares para nosotros como son secreción y congestión nasal, tos, dolor de garganta, estornudos y lagrimeo. Aunque también puede estar asociado a otros datos sistémicos como son fiebre, escalofríos, mialgias o artralgias. La causa más frecuente de los resfriados son los virus, siendo los rinovirus los causantes de aproximadamente la mitad de los resfriados.Otros vi…

El Eco científico de "El nombre de la rosa"

Siguiendo en mi línea de escribir al son de mis inquietudes, me gustaría compartir con ustedes algo que se me ha ocurrido en los últimos días. Os cuento: El pasado 19 de febrero falleció el escritor italiano Umberto Eco e inmediatamente mi padre me invitó a leer “El nombre de la rosa”, para muchos, su obra cumbre. Ya había tenido la oportunidad de leerle con “El cementerio de Praga”, el cual me gustó mucho. Quizá porque la historia está ambientada en la segunda mitad del siglo XIX, una época en la que Europa era un hervidero. El protagonista asiste a momentos históricos como la unificación de Italia o el fin del Segundo Imperio Francés y aparecen personajes reales de la talla de Giuseppe Garibaldi, Sigmund Freud o Alejandro Dumas, algo que suele atrapar y ayuda a entender muchas cosas al leer una novela de Historia.

El laboratorio de Pablo Escobar

La exitosa serie Narcos ha sacado a la palestra de nuevo la figura de Pablo Escobar, el que fuera uno de los narcotraficantes más notorios de finales de la década de los 80. Y con él, el surgimiento de los grandes cárteles colombianos y sus actividades para llegar a amasar colosales fortunas. Pablo Escobar comandaba el cártel de Medellín, considerado como la organización criminal más peligrosa del mundo, y su afán por la hegemonía del tráfico de cocaína le llevó a desatar sangrientos conflictos con el Estado.

¿Cómo se forman las huellas dactilares?

Las impresiones dejadas por las yemas de los dedos en cualquier superficie se conocen como huellas dactilares latentes. La combinación de sudor con aceites corporales procedente de diferentes glándulas de la piel propicia la impronta que cualquier investigador forense desea encontrar para aplicar sus polvos y productos químicos. A pesar del desarrollo de perfiles de ADN para la investigación criminal, las huellas dactilares siguen siendo el tipo más común de evidencia que se recupera de una escena del crimen.

El incienso y la mirra más allá de los Reyes Magos

Automáticamente cuando escuchamos incienso o mirra pensamos en los Reyes Magos, o en la Biblia, donde hay varios pasajes en los que se nombran. Junto con el oro, eran los regalos que dichos Reyes entregaron a Jesús al nacer (Mateo 2:1-12). Quizá hoy en día, no le damos al incienso y a la mirra la valía de antaño. Para civilizaciones antiguas como la egipcia, griega o romana tenían un valor inestimable. No solo se usaban para fines religiosos y espirituales, también para aplicaciones farmacológicas. Probablemente, el uso de incienso y mirra era un signo de prosperidad. Su comercio, durante más de 5.000 años, generó en Oriente Próximo un gran bienestar económico, tal vez comparable al actual con la producción de petróleo.



Se cree que babilonios y asirios quemaban incienso y mirra durante las ceremonias religiosas. Los antiguos egipcios compraron barcos cargados de estas resinas a los fenicios, utilizándolas como aromáticos, repelente de insectos, perfumes o ungüentos para heridas y llaga…

Vida y obra de una molécula de oxígeno

El oxígeno (O2) constituye aproximadamente el 21% de la atmósfera terrestre, pero esto no ha sido siempre así: la atmósfera primitiva de la Tierra contenía solo pequeñas cantidades de este compuesto, probablemente como resultado de la reacción de la luz solar con el vapor de agua procedente de los volcanes. Solo se podía encontrar oxígeno en las moléculas de agua (H2O) o unidas al hierro formando óxidos, pero nunca de forma libre. La atmósfera rica en oxígeno de nuestros días (eón arriba, eón abajo) es la consecuencia de uno de los desastres climáticos más mortales de la historia de nuestro planeta.


English version >>>

Hace unos 2,5 millones de años la Tierra era muy diferente: no había plantas verdes ni, por supuesto, animales o insectos. Las únicas formas de vida eran bacterianas y vivían verdaderamente a la antigua usanza, es decir, en condiciones anaerobias. Estos primitivos organismos prosperaron en ausencia de oxígeno, confiando en el azufre para sus necesidades energétic…