Ir al contenido principal

El poder del núcleo (II)



La química nuclear sería un campo limitado si solo se dedicara a estudiar los elementos radiactivos naturales. En ese sentido, un experimento que realizó Rutherford en 1919, sugirió que era posible producir radiactividad por medios artificiales. Al bombardear una muestra de nitrógeno con partículas α, además de emitirse un protón, se formó el isótopo de oxígeno-17:



Rutherford consiguió lo que los alquimistas intentaron durante siglos: convertir un elemento en otro. A diferencia de la desintegración radiactiva, este proceso, conocido como transmutación nuclear, resulta de la colisión de dos partículas. Aunque los elementos ligeros no suelen ser radiactivos, pueden adquirir esta propiedad al bombardear sus núcleos con las partículas apropiadas. Aparecen entonces dos tipos de reacciones nucleares: la fisión y la fusión.

En el proceso de fisión nuclear, un núcleo grande se divide en otros núcleos más pequeños, liberando una gran cantidad de energía debido a que el núcleo de partida es menos estable que sus productos. Esto normalmente se consigue tras un bombardeo de neutrones (01n), que es lo que ocurre en las centrales nucleares.

La primera reacción de fisión nuclear que se estudió fue la del uranio-235. Durante el proceso se forman los isótopos estroncio-90 y xenón-143, además de liberar tres neutrones que pueden estimular la fisión de estos mismos isótopos y comenzar una reacción nuclear en cadena autosuficiente. Y esta reacción en cadena es la base de la energía nuclear producida en una central.

Reacción en cadena de la fisión
nuclear del U-235


La enorme cantidad de energía (E) liberada durante la fisión del uranio es lo que Albert Einstein describió con su simple y famosa ecuación E=m•c2, donde m es la masa del átomo a fisionar y c es la velocidad de la luz (300.000.000 m/s, c2=90.000.000.000.000.000 m2/s2). Lo que vino a decir Einstein fue que una pequeña cantidad de masa (como la que tienen los átomos) produce una gran cantidad de energía. Para la fisión de un mol de uranio-235, la energía liberada sería 2,0•1013 J, una reacción demasiado exotérmica si se considera que el calor de combustión de una tonelada de carbón es de solo unos 5,0•107 J. Además, es una energía limpia pues no libera contaminantes a la atmósfera, como hacen los combustibles fósiles, únicamente el vapor de agua que salen de las torres de refrigeración.

La forma de aprovechamiento de la energía liberada por la fisión del uranio-235 en una central nuclear es, exclusivamente, la producción de calor (energía térmica), elevando la temperatura de una sustancia (agua, CO2, sodio) hasta convertirla en vapor o gas a alta presión que muevan una turbina (energía mecánica), que finalmente producen electricidad.


Esquema de una central nuclear con un reactor de agua en ebullición.


En las centrales nucleares, las reacciones en cadena se mantienen controladas dentro del reactor. Para ello, ha de disponerse de un moderador que frene la velocidad de los neutrones liberados, ya sea agua ligera (H2O), pesada (D2O) o grafito. Además, se emplean barras de cadmio o boro para absorber los neutrones y controlar la potencia del reactor. Al igual que las plantas de energía convencional que queman combustibles fósiles, las centrales nucleares  también tienen sistemas de enfriamiento muy elaborados. En ambos casos, se necesitan grandes cantidades de agua, razón por la cual la mayoría de las centrales se construyen cerca de un río. Este estricto control es lo que diferencia a una central nuclear de una bomba atómica, con la que el material radiactivo escapa al exterior con la violencia propia de la enorme energía liberada por la reacción de fisión. El uranio-235 fue el material fisionable empleado en la bomba lanzada sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945, mientras que en la que se hizo explotar en Nagasaki tres días después se utilizó plutonio-239. 

En las reacciones de fusión nuclear, dos átomos ligeros se combinan para dar lugar a otro más pesado, también con una liberación considerable de energía. El Sol, al igual que todas las estrellas, es un enorme reactor de fusión. Se compone principalmente de hidrógeno y helio y en su interior, donde se alcanzan cerca de 15 millones de grados centígrados, se supone que se llevan a cabo las siguientes reacciones fusión:

Reacciones de fusión que tienen
lugar en el Sol.

Las reacciones de fusión suelen llamarse reacciones termonucleares ya que se llevan a cabo solo a temperaturas muy elevadas. La energía resultante de estas reacciones es transportada a la superficie del Sol e irradiada al espacio exterior y así recibimos su luz y calor.

Esta es la base de la investigación continua para el aprovechamiento de la fusión nuclear en la producción de energía. En contraste con el proceso de fisión, parece ser una fuente de energía muy prometedora. Aunque la contaminación térmica pudiera ser un problema, la fusión tiene como ventajas que los combustibles son baratos y casi inagotables, por lo que la liberación de energía, teóricamente, no tendría límites. Casi no produce residuos pero aún está en fase experimental: conseguir estas condiciones en la Tierra es un arduo problema. El fundamento es encontrar la forma de mantener unidos a los núcleos el tiempo suficiente y a la temperatura apropiada para que se lleve a cabo la fusión.

Hoy en día, la energía nuclear nos tiene a medio camino entre el miedo y la dependencia. Rompiendo una lanza a su favor, preferiría un mundo dominado por la energía nuclear que dominado, como hoy, por el petróleo.


Por Jesús @JGilMunoz 






Puedes leer el especial completo en el Nº3 de Journal of Radical Barbatilo directamente desde aquí o descargarlo:




También puede leer o descargar los demás números de Journal of Radical Barbatilo:

Hecho con Padlet

Se agradece la difusión de este trabajo, gratificante a la par que duro, para que llegue al mayor número de personas y contribuya a la tan necesaria transmisión del conocimiento que muchos hacemos simplemente por amor a la ciencia.

Comentarios

  1. Continúa siendo difícil imaginar cómo una ínfimas cantidad de materia es capaz de liberar tan descomunal cantidad de energía. Para el profano en estas lides es poco más o menos que un acto de magia, propia más bien de Merlín y otros alquimicos que de la moderna ciencia. Pero es verdad que, leído aquí se nos hace más cercano y llevadero. Gracias Jesús y suerte. Hasta pronto

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Símbolos de elementos químicos que ya nadie usa

Seguramente usted esté familiarizado con los símbolos de los elementos que aparecen en la tabla periódica, los cuales están estandarizados por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) para un uso internacional.
Cuando un científico cree que ha descubierto un elemento nuevo, por lo general, lo anuncia con un nombre y símbolo nuevos. Además, puede que en libros antiguos de texto o revistas de otros países incluyeran elementos que más tarde fueron cambiados de nombre y símbolo una vez que apareció una lista oficial. En la siguiente tabla se presenta una relación de símbolos  y nombres de elementos que cayeron en desuso pero una vez tuvieron un lugar en la Química.
Símbolo Elemento Observaciones A Argón Ahora Ar. Ab Alabamina Nombre dado al falso descubrimiento del elemento astato (At). Ad Aldebaranio Nombre antiguo del Iterbio (Yb). Am Alabamio El alabamio es el nombre anterior dado a la alabamina. Am es ahora usado para el americio.

La rosa de «La Bella y la Bestia»

La rosa roja tiene una larga historia. Su simbolismo se ha asociado con el amor y sus diosas Afrodita y Venus, con la Virgen María e incluso con una política progresista, aunque no mucho en los últimos tiempos, al menos en España. Es la rosa más elegida el día de San Valentín, pero una vez cortada, si se cuida bien, dura solo unos pocos de días, muy lejos de los años que se supone que perduró la rosa encantada de “La Bella y la Bestia”.

La muerte de la generación espontánea

Entre los numerosos interrogantes que los científicos y pensadores se plantearon a lo largo de la Historia, el origen de los organismos que los rodeaban tuvo un papel central. Ante la ausencia de un mecanismo claro que explicara la continua aparición de nuevos animales, muchos se volcaron hacia la llamada generación espontánea, descrita ya por Aristóteles en el siglo IV a.C. y admitida por pensadores como Newton, Bacon o Descartes. Esta teoría sostenía que ciertas formas de vida podían surgir de manera espontánea a partir de materia no viva. Es así como se explicaba que de un trozo de carne descompuesta apareciesen larvas de mosca o ratones de la basura. La idea se mantuvo durante cientos de años.




No fue hasta finales del siglo XVII cuando Francesco Redi y, más tarde, Lazzaro Spallanzzani empezaron a rebatir la teoría de la generación espontánea. Redi descubrió que las larvas no surgían por sí solas, sino que provenían de huevos de moscas. Spallanzani, por su parte, demostró que en fra…

¿Cómo se forman las huellas dactilares?

Las impresiones dejadas por las yemas de los dedos en cualquier superficie se conocen como huellas dactilares latentes. La combinación de sudor con aceites corporales procedente de diferentes glándulas de la piel propicia la impronta que cualquier investigador forense desea encontrar para aplicar sus polvos y productos químicos. A pesar del desarrollo de perfiles de ADN para la investigación criminal, las huellas dactilares siguen siendo el tipo más común de evidencia que se recupera de una escena del crimen.

El Eco científico de "El nombre de la rosa"

Siguiendo en mi línea de escribir al son de mis inquietudes, me gustaría compartir con ustedes algo que se me ha ocurrido en los últimos días. Os cuento: El pasado 19 de febrero falleció el escritor italiano Umberto Eco e inmediatamente mi padre me invitó a leer “El nombre de la rosa”, para muchos, su obra cumbre. Ya había tenido la oportunidad de leerle con “El cementerio de Praga”, el cual me gustó mucho. Quizá porque la historia está ambientada en la segunda mitad del siglo XIX, una época en la que Europa era un hervidero. El protagonista asiste a momentos históricos como la unificación de Italia o el fin del Segundo Imperio Francés y aparecen personajes reales de la talla de Giuseppe Garibaldi, Sigmund Freud o Alejandro Dumas, algo que suele atrapar y ayuda a entender muchas cosas al leer una novela de Historia.

El accidente de Chernóbil contado para escépticos

La central nuclear de Chernóbil está situada a 110 km al norte de la capital de Ucrania, Kiev, a tan solo 12 km de la frontera con Bielorrusia. Su construcción comenzó durante la década de 1970 y para dar hogar a sus futuros trabajadores y familiares se fundó la ciudad de Prípiat en sus proximidades. Se trataba de uno de los proyectos más prestigiosos de la época. Un intento más de la Unión Soviética de tomar la delantera a su “frío” rival americano en la carrera por dominar la energía nuclear, sería la central nuclear más potente del momento.

El incienso y la mirra más allá de los Reyes Magos

Automáticamente cuando escuchamos incienso o mirra pensamos en los Reyes Magos, o en la Biblia, donde hay varios pasajes en los que se nombran. Junto con el oro, eran los regalos que dichos Reyes entregaron a Jesús al nacer (Mateo 2:1-12). Quizá hoy en día, no le damos al incienso y a la mirra la valía de antaño. Para civilizaciones antiguas como la egipcia, griega o romana tenían un valor inestimable. No solo se usaban para fines religiosos y espirituales, también para aplicaciones farmacológicas. Probablemente, el uso de incienso y mirra era un signo de prosperidad. Su comercio, durante más de 5.000 años, generó en Oriente Próximo un gran bienestar económico, tal vez comparable al actual con la producción de petróleo.



Se cree que babilonios y asirios quemaban incienso y mirra durante las ceremonias religiosas. Los antiguos egipcios compraron barcos cargados de estas resinas a los fenicios, utilizándolas como aromáticos, repelente de insectos, perfumes o ungüentos para heridas y llaga…

El lado oscuro de la Química

Tras el éxito de “Louis Pasteur, la vida antes de la vida”, la ilusión se ha mantenido intacta, de hecho, nos ha servido para continuar compartiendo Ciencia con todos vosotros. Tan solo dos meses más tarde os presentamos un nuevo especial en el que la Química va a tener un papel protagonista. Pero en este caso, desempeñará el papel del malo de la película.
Nadie con sentido común puede decir que la Química es mala para la humanidad, aunque sí es verdad que en ocasiones se ha usado con fines destructivos. Ante el inminente estreno de una nueva entrega de la saga Star Wars no se nos ocurre mejor idea que contaros un poco “El lado oscuro de la Química”. Seis dispares y curiosas historias en las que la Química ha jugado un papel siniestro, bien de forma voluntaria, bien desde la máxima ignorancia por parte de quien ejecuta la acción.
Ubicaremos este especial en las redes con el hashtag#QuimicaOscura y su programación será la siguiente:
16/11/15. El fuego como primera arma química. 17/11/15. E…

El origen de la pasteurización

Durante algún tiempo en el siglo XIX, la industria vinícola en Francia sufrió varios reveses, todos relacionados con enfermedades del vino, provocando un grave problema económico en el país. La Facultad de Ciencias de la Universidad de Lille se había creado, en parte, como medio para aplicar la Ciencia a los problemas de las industrias de la región. El primer Decano de esta Facultad fue Louis Pasteur, nombrado en 1854, quien se dedicó de forma inmediata a investigar el caso.
El vino es un producto que se obtiene de la fermentación del mosto, un material rico en azúcares (mayoritariamente glucosa y fructosa) procedente de la trituración de la uva. En ese momento se creía que la fermentación era un proceso meramente químico, sin la intervención de algún tipo de microorganismo. Pero Pasteur desmintió esta creencia, de nuevo, con la ayuda del microscopio. Sus investigaciones le llevaron a demostrar que la fermentación es el resultado de la acción de levaduras, que transforman la glucosa de…

Enseñar ciencia a través de blogs de divulgación

Recientemente he finalizado el Máster de Educación Secundaria en un intento de abrir un camino más en mi trayectoria científica. Mi trabajo final lo dediqué, ya que estamos inmersos en el tema, a los blogs de divulgación científica, algunos de los vuestros están por ahí, y su aplicación en las aulas. Me lo han publicado en la revista Publicaciones Didácticas y quiero compartirlo con todos vosotros.