Ir al contenido principal

El poder del núcleo (I)


Desde épocas remotas, el ser humano se ha interesado por la naturaleza de la materia. Ya en el siglo V a.C., el filósofo griego Demócrito expresó la idea de que toda la materia estaba formada por muchas partículas pequeñas e indivisibles que llamó átomos. Pero a pesar de que no fue aceptada por muchos de sus contemporáneos, como Platón o Aristóteles, se mantuvo hasta principios del s. XIX d.C., cuando el científico inglés John Dalton propuso el primer modelo atómico con base científica. Después de él vinieron los modelos de Thomson y de Rutherford. Y más tarde, Bohr, Schrödinger y Heisenberg intervinieron llevando al átomo a una cuestión cuántica.

Así hasta llegar al modelo actual que implica un núcleo denso en el que se concentra toda la carga positiva y casi toda la masa del átomo. Está formado por protones (carga positiva) y neutrones (carga neutra) que se mantienen fuertemente unidos mediante una interacción que permite que el núcleo sea estable. Y alrededor de él una “nube” de electrones (carga negativa) cuyas posiciones se describen en términos de probabilidades. Los electrones más externos son los que se conocen como electrones de valencia y son los responsables de que ocurran las reacciones químicas tradicionales.

Representación de los diferentes modelos atómicos.


Todos los átomos de un mismo elemento tienen en su núcleo el mismo número de protones (Z, número atómico) pero no todos tienen la misma masa (A, número másico = Nº protones (Z) + Nº neutrones), es decir, puede cambiar el número de neutrones. Cualquier elemento X se denota de esta forma ZAX. Los átomos que poseen el mismo número de protones pero diferente masa se conocen como isótopos y la mayoría de elementos poseen dos o más. Por ejemplo, existen tres isótopos de hidrógeno: el protio (11H), el deuterio (12H) y el tritio (13H), siendo el primero el más común, con una abundancia natural del 99,98%.

Como otro ejemplo, se pueden considerar los dos isótopos comunes del uranio: el uranio-235 (92235U, conocido como uranio enriquecido) y el uranio-238 (92238U). El primero se utiliza en reactores nucleares y en bombas atómicas, mientras que el segundo carece de las propiedades necesarias para tales aplicaciones.

En 1896, Henri Becquerel amplió el campo de la Química al incluir que los cambios nucleares también provocan reacciones, en concreto descubrió que el uranio emitía radiación. Poco después, Marie Curie comenzó a estudiar el, hasta entonces, raro fenómeno de la radiactividad, que parecía violar una de las más sagradas leyes de la Física, la primera ley de la Termodinámica: la energía ni se crea ni se destruye, aunque puede convertirse de una forma a otra. Curie guió a la Ciencia a una nueva era al descubrir que la radiación era proporcional a la cantidad de elemento radiactivo presente.

Hoy sabemos que la radiactividad es algo natural, una propiedad intrínseca de algunos núcleos, llamados inestables, y que, en la búsqueda de su estabilidad, comienzan a perder protones y neutrones (se desintegran), hasta ser estables de nuevo. La radiación es la emisión espontánea de partículas o de energía electromagnética, o de ambas, por estos núcleos inestables, siendo los principales tipos: las partículas alfa (24α), las partículas beta (-10β) y los rayos gamma (γ).


Radiaciones alfa, betta y gamma liberadas tras una desintegración nuclear.

La desintegración de un núcleo radiactivo suele ser el comienzo de una secuencia de reacciones nucleares que culmina en la formación de un isótopo estable. De esta manera, la desintegración original da lugar a un núcleo hijo que se desintegra, y éste se desintegra en otro, y así de manera sucesiva. Por ejemplo, el uranio-238 (92238U) comienza a desintegrarse de forma natural gracias a la emisión de una partícula 24α, es decir, el núcleo hijo tendrá 90 (92-2) protones y una masa de 234 (238-4). Como el número de protones es el que determina de qué átomo se trata, el resultado es un isótopo del elemento torio (Z=90), en concreto, el torio-234 (90234Th).



Éste posteriormente se desintegra a través de emisiones -10β en el isótopo del protactinio-234 (91234Pa), que a su vez se desintegra mediante otra emisión β.



Esta sucesión de desintegraciones sucesivas sigue adelante hasta que se llega al núcleo estable del plomo-206 (82206Pb).

Serie de desintegración del uranio-238.


Cuando se habla de desintegración radiactiva es importante el concepto de tiempo de vida media (t1/2), que se define como el tiempo necesario para que se desintegren la mitad de los núcleos de una muestra inicial que contiene un isótopo radiactivo. Varía mucho de un núcleo a otro, tomando valores desde fracciones de segundos a miles de trillones de años, como se pueden ver en los ejemplos de la tabla siguiente:




Conocer los tiempos de vida media es importante porque permite determinar cuándo una muestra de material radiactivo es segura de manejar, pero también se utilizan como “relojes atómicos” para determinar la edad de ciertos objetos. Aquí es donde entra en escena, entre otros, el carbono-14.

Este isótopo radiactivo del carbono se produce en las capas altas de la atmósfera por el bombardeo constante de los rayos cósmicos sobre el nitrógeno. Al ser inestable, pronto se oxida para crear el dióxido de carbono 14CO2, dispersándose por la atmósfera y mezclándose con el otro dióxido de carbono (12CO2), cuyo isótopo es el más común y estable del carbono. Esta mezcla de CO2’s es utilizada por las plantas durante la fotosíntesis y de ahí pasa, a través de la cadena alimentaria, a formar parte de los animales.

Cuando un organismo está vivo, el carbono-14 comienza a desintegrarse:




Sin embargo esta pérdida se compensa con la incesante producción de nuevos isótopos en la atmósfera, por lo que se mantiene constante, al igual que el carbono-12, que no se desintegra. De esta forma, en la materia viva se establece un equilibrio en la relación 14C : 12C. Pero tan pronto como una planta o un animal muere, su tejido deja de renovarse, por lo que la desintegración del 14C sí se hace evidente y la relación con el 12C, disminuye. Por lo tanto, si conocemos la relación 14C : 12C en el momento de la muerte de un organismo y la relación de hoy, se puede calcular cuánto tiempo ha pasado desde que murió.



Esquema del fundamento de la radiodatación por carbono-14.


La técnica de datación del carbono-14 solo se puede utilizar para determinar la edad de algo que una vez estuvo vivo. Así, por ejemplo, puede aplicarse para conocer la edad de fósiles, momias egipcias o del Sudario de Turín. Sin embargo, este método no puede usarse en materiales más antiguos de 60.000 años, ya que no quedaría nada de carbono-14 y habría que recurrir a otros métodos o a la desintegración de otros isótopos con mayor tiempo de vida media.


Por Jesús @JGilMunoz 

FUENTES


Puedes leer el especial completo en el Nº3 de Journal of Radical Barbatilo directamente desde aquí o descargarlo:




También puede leer o descargar los demás números de Journal of Radical Barbatilo:

Hecho con Padlet

Se agradece la difusión de este trabajo, gratificante a la par que duro, para que llegue al mayor número de personas y contribuya a la tan necesaria transmisión del conocimiento que muchos hacemos simplemente por amor a la ciencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Símbolos de elementos químicos que ya nadie usa

Seguramente usted esté familiarizado con los símbolos de los elementos que aparecen en la tabla periódica, los cuales están estandarizados por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) para un uso internacional.
Cuando un científico cree que ha descubierto un elemento nuevo, por lo general, lo anuncia con un nombre y símbolo nuevos. Además, puede que en libros antiguos de texto o revistas de otros países incluyeran elementos que más tarde fueron cambiados de nombre y símbolo una vez que apareció una lista oficial. En la siguiente tabla se presenta una relación de símbolos  y nombres de elementos que cayeron en desuso pero una vez tuvieron un lugar en la Química.
Símbolo Elemento Observaciones A Argón Ahora Ar. Ab Alabamina Nombre dado al falso descubrimiento del elemento astato (At). Ad Aldebaranio Nombre antiguo del Iterbio (Yb). Am Alabamio El alabamio es el nombre anterior dado a la alabamina. Am es ahora usado para el americio.

La rosa de «La Bella y la Bestia»

La rosa roja tiene una larga historia. Su simbolismo se ha asociado con el amor y sus diosas Afrodita y Venus, con la Virgen María e incluso con una política progresista, aunque no mucho en los últimos tiempos, al menos en España. Es la rosa más elegida el día de San Valentín, pero una vez cortada, si se cuida bien, dura solo unos pocos de días, muy lejos de los años que se supone que perduró la rosa encantada de “La Bella y la Bestia”.

La muerte de la generación espontánea

Entre los numerosos interrogantes que los científicos y pensadores se plantearon a lo largo de la Historia, el origen de los organismos que los rodeaban tuvo un papel central. Ante la ausencia de un mecanismo claro que explicara la continua aparición de nuevos animales, muchos se volcaron hacia la llamada generación espontánea, descrita ya por Aristóteles en el siglo IV a.C. y admitida por pensadores como Newton, Bacon o Descartes. Esta teoría sostenía que ciertas formas de vida podían surgir de manera espontánea a partir de materia no viva. Es así como se explicaba que de un trozo de carne descompuesta apareciesen larvas de mosca o ratones de la basura. La idea se mantuvo durante cientos de años.




No fue hasta finales del siglo XVII cuando Francesco Redi y, más tarde, Lazzaro Spallanzzani empezaron a rebatir la teoría de la generación espontánea. Redi descubrió que las larvas no surgían por sí solas, sino que provenían de huevos de moscas. Spallanzani, por su parte, demostró que en fra…

¿Cómo se forman las huellas dactilares?

Las impresiones dejadas por las yemas de los dedos en cualquier superficie se conocen como huellas dactilares latentes. La combinación de sudor con aceites corporales procedente de diferentes glándulas de la piel propicia la impronta que cualquier investigador forense desea encontrar para aplicar sus polvos y productos químicos. A pesar del desarrollo de perfiles de ADN para la investigación criminal, las huellas dactilares siguen siendo el tipo más común de evidencia que se recupera de una escena del crimen.

El accidente de Chernóbil contado para escépticos

La central nuclear de Chernóbil está situada a 110 km al norte de la capital de Ucrania, Kiev, a tan solo 12 km de la frontera con Bielorrusia. Su construcción comenzó durante la década de 1970 y para dar hogar a sus futuros trabajadores y familiares se fundó la ciudad de Prípiat en sus proximidades. Se trataba de uno de los proyectos más prestigiosos de la época. Un intento más de la Unión Soviética de tomar la delantera a su “frío” rival americano en la carrera por dominar la energía nuclear, sería la central nuclear más potente del momento.

El Eco científico de "El nombre de la rosa"

Siguiendo en mi línea de escribir al son de mis inquietudes, me gustaría compartir con ustedes algo que se me ha ocurrido en los últimos días. Os cuento: El pasado 19 de febrero falleció el escritor italiano Umberto Eco e inmediatamente mi padre me invitó a leer “El nombre de la rosa”, para muchos, su obra cumbre. Ya había tenido la oportunidad de leerle con “El cementerio de Praga”, el cual me gustó mucho. Quizá porque la historia está ambientada en la segunda mitad del siglo XIX, una época en la que Europa era un hervidero. El protagonista asiste a momentos históricos como la unificación de Italia o el fin del Segundo Imperio Francés y aparecen personajes reales de la talla de Giuseppe Garibaldi, Sigmund Freud o Alejandro Dumas, algo que suele atrapar y ayuda a entender muchas cosas al leer una novela de Historia.

Enseñar ciencia a través de blogs de divulgación

Recientemente he finalizado el Máster de Educación Secundaria en un intento de abrir un camino más en mi trayectoria científica. Mi trabajo final lo dediqué, ya que estamos inmersos en el tema, a los blogs de divulgación científica, algunos de los vuestros están por ahí, y su aplicación en las aulas. Me lo han publicado en la revista Publicaciones Didácticas y quiero compartirlo con todos vosotros.

¿Por qué cambia el color de los langostinos al cocerlos? [Infografía]

Por Jesús@JGilMunoz
Esta infografía participa en el LIII Carnaval de la Química albergado en el blog amigo quimidicesnews.

La batalla perdida contra el resfriado

>> Descargo de responsabilidad: Este post no es para tomarlo como consejo médico, siempre consulte al suyo propio.
Cada farmacia, sobre todo en esta época, cuenta con hileras de medicamentos diseñados para tratar o prevenir infecciones agudas del tracto respiratorio superior, o lo que es lo mismo: un resfriado común.A pesar de esto, muy pocos de estos medicamentos son capaces de cumplir con su cometido.En la mayoría de los casos, sobre todo cuando atañe a niños, los efectos secundarios de estos medicamentos pueden ser peores que los síntomas a tratar. El término “resfriado” engloba un conjunto de signos y síntomas tan familiares para nosotros como son secreción y congestión nasal, tos, dolor de garganta, estornudos y lagrimeo. Aunque también puede estar asociado a otros datos sistémicos como son fiebre, escalofríos, mialgias o artralgias. La causa más frecuente de los resfriados son los virus, siendo los rinovirus los causantes de aproximadamente la mitad de los resfriados.Otros vi…

El incienso y la mirra más allá de los Reyes Magos

Automáticamente cuando escuchamos incienso o mirra pensamos en los Reyes Magos, o en la Biblia, donde hay varios pasajes en los que se nombran. Junto con el oro, eran los regalos que dichos Reyes entregaron a Jesús al nacer (Mateo 2:1-12). Quizá hoy en día, no le damos al incienso y a la mirra la valía de antaño. Para civilizaciones antiguas como la egipcia, griega o romana tenían un valor inestimable. No solo se usaban para fines religiosos y espirituales, también para aplicaciones farmacológicas. Probablemente, el uso de incienso y mirra era un signo de prosperidad. Su comercio, durante más de 5.000 años, generó en Oriente Próximo un gran bienestar económico, tal vez comparable al actual con la producción de petróleo.



Se cree que babilonios y asirios quemaban incienso y mirra durante las ceremonias religiosas. Los antiguos egipcios compraron barcos cargados de estas resinas a los fenicios, utilizándolas como aromáticos, repelente de insectos, perfumes o ungüentos para heridas y llaga…