Ir al contenido principal

Los protocolos de la bacteria de Sion


A principios del siglo XX se publicó en la Rusia zarista un libelo antisemita con el fin de justificar los pogromos contra los judíos. El texto, que llevaba por título “Los protocolos de los sabios de Sion”, era una obra de ficción cuya única intención era culpar a los judíos de una gran variedad de males y, sobre todo, de tener un plan secreto para dominar el mundo.

Esta conspiración surgió tras el Primer Congreso Sionista que tuvo lugar en Basilea (Suiza) en el año 1897. Dicho congreso estuvo presidido por Theodor Herzl (1860-1904), un periodista y escritor austrohúngaro de origen judío, considerado como el fundador del sionismo moderno, un movimiento político que luchaba por restablecer una patria para el pueblo judío. El término “sionismo” deriva de la palabra Sion, una montaña cerca de Jerusalén, y que en tiempos del Rey David (1040-966 aC) ya se usaba para referirse a la Tierra de Israel.


Theodor Herzl, el padre del sionismo moderno.

Desde el siglo VI aC los judíos han tenido que exiliar y vivir dispersos por todo el mundo debido a los ataques y asaltos por parte de babilonios, primero, y del Imperio Romano, más tarde. Durante casi 2000 años el pueblo judío se describía como una nación apátrida, sin embargo, la eclosión de los nacionalismos en la Europa del siglo XIX, de la que resultaría la aparición de países como Italia o Alemania, desembocó en el nacimiento del sionismo, con el fin de ejercer el derecho de crear su propio Estado en su territorio histórico.

De forma paralela, también se desarrolló el moderno antisemitismo y en la Rusia zarista fue devastador. Como tantos judíos que querían cursar estudios avanzados, Chaim Weizmann tuvo que marchar a Alemania y Suiza, donde se formó como químico. En el año 1900 se doctoró en la Universidad de Friburgo, tras lo cual comenzó a trabajar como profesor en la Universidad de Ginebra, continuando sus investigaciones en Química Orgánica.


Chaim Weizmann junto con Albert Einstein, otro de tantos
grandes científicos de origen judío.

Cuatro años más tarde, Weizmann consiguió una plaza de profesor adjunto de Bioquímica en la Universidad Victoria de Manchester. Por esa época los científicos estaban adquiriendo una mejor comprensión de los fenómenos microbiológicos y empezaron a explorar nuevas formas de fabricar algunos productos mediante fermentación.

Fue el químico francés Louis Pasteur (1822-1895), a mediados del siglo anterior, quien observó por primera vez lo que ocurría durante la fermentación alcohólica del vino: las levaduras transforman glucosa en alcohol etílico. A partir de este descubrimiento empezó a explotarse a nivel industrial la fabricación de productos procedentes de fermentación microbiana.


Louis Pasteur fue pionero en estudios sobre fermentación.
En este mismo blog hay un especial dedicado
únicamente a su figura: [#Pasteur120].


En 1914, pocos meses antes del estallido de la I Guerra Mundial, Weizmann descubrió el proceso de producción de acetona y butanol por la bacteria anaeróbica Clostridium acetobutylicum, basado en la fermentación de la glucosa grano de maíz.

Este acontecimiento llegó a oídos del entonces Primer Lord del Almirantazgo, Winston Churchill, que instó al químico a producir acetona a gran escala al ser uno de los componentes de un nuevo tipo de pólvora que el Reino Unido comenzaba a usar, la cordita, que a la postre sería decisiva en la contienda. Una pólvora más potente y más precisa que las que se venían usando y además no producía humo. La cordita era una mezcla de nitrocelulosa, nitroglicerina y jalea de petróleo, todo ello disuelto en acetona.

Ruta metabólica de la fermentación aceto-butílica-etílica (ABE)
para la producción de acetona, butanol y etanol.

Alemania dominaba los mares con sus submarinos y amenazaba al Reino Unido con cortar el suministro de grano de maíz procedente de Norteamérica. Si no había grano de maíz, la bacteria C. acetobutylicum no hacía sus labores y, por tanto, no habría acetona. Había que sustituir el grano por un producto autóctono y Churchill encomendó a escolares a una recolección masiva de castañas en los parques ingleses. A falta de maíz, buenas son las castañas. De esta forma, la producción de acetona no se detuvo, permitiendo al país seguir en la guerra con garantías.

Churchill, como forma de agradecimiento a la labor de Weizmann, quiso condecorarlo pero éste rehusó todos los honores. Sin embargo, al haber recibido la influencia del sionismo moderno, utilizó la reputación que se había granjeado en los círculos políticos del gobierno británico para que éste ayudara a establecer un estado judío en Palestina, entonces bajo dominio otomano, donde judíos de todo el mundo llevaban años arribando para volver a establecerse en lo que un día fue su patria. Esto acabó desembocando en la Declaración Balfour (1917), en la que el Reino Unido se manifestaba favorable a dicha propuesta.


La Declaración Balfour es considerada como la
primera declaración de una potencia mundial en
favor del derecho del pueblo judío a establecerse
en la Tierra de Israel.

Tras el armisticio, los países beligerantes firmaron el Tratado de Versalles (1919), en el que las colonias de Alemania y el Imperio Otomano fueron repartidos entre las potencias aliadas, quedando Palestina bajo control británico. Finalmente y, tras un largo camino, en 1949, se fundaba el estado de Israel y Weizmann fue investido como su primer presidente.


El presidente norteamericano Harry S. Truman recibió
a Chaim Weizmann en la Casa Blanca en 1948.



Este post participa en el LV Carnaval de la Química (Ed. Cesio), albergado en el blog La Ciencia de la Vida de Carlos Lobato (@biogeocarlos), con la etiqueta de #politiQuímica.


Comentarios

  1. Interesante y pedagógico artículo que solventará muchas dudas tanto a nivel histórico como científico. Una delicia para los sentidos y para los aficionados a estas dos disciplinas. Hasta luego Jesús.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Símbolos de elementos químicos que ya nadie usa

Seguramente usted esté familiarizado con los símbolos de los elementos que aparecen en la tabla periódica, los cuales están estandarizados por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) para un uso internacional.
Cuando un científico cree que ha descubierto un elemento nuevo, por lo general, lo anuncia con un nombre y símbolo nuevos. Además, puede que en libros antiguos de texto o revistas de otros países incluyeran elementos que más tarde fueron cambiados de nombre y símbolo una vez que apareció una lista oficial. En la siguiente tabla se presenta una relación de símbolos  y nombres de elementos que cayeron en desuso pero una vez tuvieron un lugar en la Química.
Símbolo Elemento Observaciones A Argón Ahora Ar. Ab Alabamina Nombre dado al falso descubrimiento del elemento astato (At). Ad Aldebaranio Nombre antiguo del Iterbio (Yb). Am Alabamio El alabamio es el nombre anterior dado a la alabamina. Am es ahora usado para el americio.

La rosa de «La Bella y la Bestia»

La rosa roja tiene una larga historia. Su simbolismo se ha asociado con el amor y sus diosas Afrodita y Venus, con la Virgen María e incluso con una política progresista, aunque no mucho en los últimos tiempos, al menos en España. Es la rosa más elegida el día de San Valentín, pero una vez cortada, si se cuida bien, dura solo unos pocos de días, muy lejos de los años que se supone que perduró la rosa encantada de “La Bella y la Bestia”.

La muerte de la generación espontánea

Entre los numerosos interrogantes que los científicos y pensadores se plantearon a lo largo de la Historia, el origen de los organismos que los rodeaban tuvo un papel central. Ante la ausencia de un mecanismo claro que explicara la continua aparición de nuevos animales, muchos se volcaron hacia la llamada generación espontánea, descrita ya por Aristóteles en el siglo IV a.C. y admitida por pensadores como Newton, Bacon o Descartes. Esta teoría sostenía que ciertas formas de vida podían surgir de manera espontánea a partir de materia no viva. Es así como se explicaba que de un trozo de carne descompuesta apareciesen larvas de mosca o ratones de la basura. La idea se mantuvo durante cientos de años.




No fue hasta finales del siglo XVII cuando Francesco Redi y, más tarde, Lazzaro Spallanzzani empezaron a rebatir la teoría de la generación espontánea. Redi descubrió que las larvas no surgían por sí solas, sino que provenían de huevos de moscas. Spallanzani, por su parte, demostró que en fra…

¿Cómo se forman las huellas dactilares?

Las impresiones dejadas por las yemas de los dedos en cualquier superficie se conocen como huellas dactilares latentes. La combinación de sudor con aceites corporales procedente de diferentes glándulas de la piel propicia la impronta que cualquier investigador forense desea encontrar para aplicar sus polvos y productos químicos. A pesar del desarrollo de perfiles de ADN para la investigación criminal, las huellas dactilares siguen siendo el tipo más común de evidencia que se recupera de una escena del crimen.

El Eco científico de "El nombre de la rosa"

Siguiendo en mi línea de escribir al son de mis inquietudes, me gustaría compartir con ustedes algo que se me ha ocurrido en los últimos días. Os cuento: El pasado 19 de febrero falleció el escritor italiano Umberto Eco e inmediatamente mi padre me invitó a leer “El nombre de la rosa”, para muchos, su obra cumbre. Ya había tenido la oportunidad de leerle con “El cementerio de Praga”, el cual me gustó mucho. Quizá porque la historia está ambientada en la segunda mitad del siglo XIX, una época en la que Europa era un hervidero. El protagonista asiste a momentos históricos como la unificación de Italia o el fin del Segundo Imperio Francés y aparecen personajes reales de la talla de Giuseppe Garibaldi, Sigmund Freud o Alejandro Dumas, algo que suele atrapar y ayuda a entender muchas cosas al leer una novela de Historia.

El accidente de Chernóbil contado para escépticos

La central nuclear de Chernóbil está situada a 110 km al norte de la capital de Ucrania, Kiev, a tan solo 12 km de la frontera con Bielorrusia. Su construcción comenzó durante la década de 1970 y para dar hogar a sus futuros trabajadores y familiares se fundó la ciudad de Prípiat en sus proximidades. Se trataba de uno de los proyectos más prestigiosos de la época. Un intento más de la Unión Soviética de tomar la delantera a su “frío” rival americano en la carrera por dominar la energía nuclear, sería la central nuclear más potente del momento.

El lado oscuro de la Química

Tras el éxito de “Louis Pasteur, la vida antes de la vida”, la ilusión se ha mantenido intacta, de hecho, nos ha servido para continuar compartiendo Ciencia con todos vosotros. Tan solo dos meses más tarde os presentamos un nuevo especial en el que la Química va a tener un papel protagonista. Pero en este caso, desempeñará el papel del malo de la película.
Nadie con sentido común puede decir que la Química es mala para la humanidad, aunque sí es verdad que en ocasiones se ha usado con fines destructivos. Ante el inminente estreno de una nueva entrega de la saga Star Wars no se nos ocurre mejor idea que contaros un poco “El lado oscuro de la Química”. Seis dispares y curiosas historias en las que la Química ha jugado un papel siniestro, bien de forma voluntaria, bien desde la máxima ignorancia por parte de quien ejecuta la acción.
Ubicaremos este especial en las redes con el hashtag#QuimicaOscura y su programación será la siguiente:
16/11/15. El fuego como primera arma química. 17/11/15. E…

Enseñar ciencia a través de blogs de divulgación

Recientemente he finalizado el Máster de Educación Secundaria en un intento de abrir un camino más en mi trayectoria científica. Mi trabajo final lo dediqué, ya que estamos inmersos en el tema, a los blogs de divulgación científica, algunos de los vuestros están por ahí, y su aplicación en las aulas. Me lo han publicado en la revista Publicaciones Didácticas y quiero compartirlo con todos vosotros.

El incienso y la mirra más allá de los Reyes Magos

Automáticamente cuando escuchamos incienso o mirra pensamos en los Reyes Magos, o en la Biblia, donde hay varios pasajes en los que se nombran. Junto con el oro, eran los regalos que dichos Reyes entregaron a Jesús al nacer (Mateo 2:1-12). Quizá hoy en día, no le damos al incienso y a la mirra la valía de antaño. Para civilizaciones antiguas como la egipcia, griega o romana tenían un valor inestimable. No solo se usaban para fines religiosos y espirituales, también para aplicaciones farmacológicas. Probablemente, el uso de incienso y mirra era un signo de prosperidad. Su comercio, durante más de 5.000 años, generó en Oriente Próximo un gran bienestar económico, tal vez comparable al actual con la producción de petróleo.



Se cree que babilonios y asirios quemaban incienso y mirra durante las ceremonias religiosas. Los antiguos egipcios compraron barcos cargados de estas resinas a los fenicios, utilizándolas como aromáticos, repelente de insectos, perfumes o ungüentos para heridas y llaga…

¿Por qué cambia el color de los langostinos al cocerlos? [Infografía]

Por Jesús@JGilMunoz
Esta infografía participa en el LIII Carnaval de la Química albergado en el blog amigo quimidicesnews.