Ir al contenido principal

Más letal que el miedo



Te encuentras en una habitación pequeña sin ventanas, tumbado en una camilla de un turquesa pálido. A cada lado de la camilla hay una mesa de metal pegada a la pared y en una de ellas, unas tijeras, un pequeño cubilete rojo y una tira de gasas. La pulcritud de la sala es extrañamente inquietante, no desprende comodidad. También hay un reloj justo encima de la camilla con un tic-tac que anuncia algo ominoso.

Todo esto lo ves porque frente a ti hay un espejo. Y te puedes imaginar que detrás se sientan los testigos de tu ejecución, algunos de tus familiares y, posiblemente, varios familiares de tus víctimas.

Los funcionarios de la prisión te atan con correas a la camilla y te limpian los brazos con alcohol, antes de insertarte una vía intravenosa en cada uno (la principal de la ejecución y la de seguridad, por si falla la primera). Te ves en el espejo acostado e indefenso. Eres un asesino pero también tienes miedo, algo que forma parte de nuestra más profunda y primitiva naturaleza animal, probablemente la misma que te llevó a hacer lo que hiciste.

Sala de ejecuciones en la Prisión Estatal San Quentin, en California.

Son muchas las definiciones que se han dado sobre el miedo y cualquiera de ellas pudiera ser válida para lo que nos ocupa. Pero como se hace necesario escoger una, nos hemos decidido por esta: “El miedo es una perturbación del ánimo por un riesgo o mal, real o imaginario que amenaza nuestra integridad física o moral”. Lo que es indudable es que constituye una de las reacciones fundamentales del ser vivo y por tanto es un pilar básico en la organización social del individuo. Probablemente, la historia de la civilización y el progreso podrían escribirse en términos de dominio del miedo.

La diferencia es que, en este caso, no puedes huir, no puedes luchar, no puedes defenderte. Tu digestión, si es que anoche te permitieron un homenaje, se para o se retrasa. Tus reservas de energía se vierten en el torrente sanguíneo, aumentan los niveles de adrenalina, de glucosa procedente de tu hígado y de glóbulos rojos que llegan de tu bazo. Tu sangre fluye de las vísceras a los músculos, que se tensan. Te sube la presión arterial, aumentan tus latidos, aumenta tu respiración. A la vez, tu sangre se coagula más rápidamente, se relaja tu colon y tu vejiga y se te dilatan las pupilas.

“Por suerte” estás a punto de ser sofocado. Para evitar que las vías se bloqueen comienza a gotear una solución salina de cloruro sódico (NaCl). La inyección letal implica una secuencia de tres sustancias diferentes:

Anestesia. En primer lugar, comienza a bombear algún tipo de anestésico, generalmente pentotal sódico o pentobarbital. La intención es dejarte inconsciente para reducir tu dolor posterior. Tu respiración también disminuye significativamente. En cuestión de segundos, comienzas a sentirte cansado y pesado y empiezas a adormilarte.

Pentotal sódico.

Parálisis. Una vez que estás inconsciente, el bromuro de pancuronio comienza a entrar en tu torrente sanguíneo. Al tratarse de un bloqueante neuromuscular, impide que el mensajero de los nervios, la acetilcolina, llegue a los músculos, paralizándolos. En última instancia puede provocar un paro respiratorio, lo que podría conducir a la muerte por asfixia si no se administra el tercer compuesto.

Bromuro de pancuronio.

Paro Cardiaco. Y entonces, el cloruro potásico (KCl), otra solución salina, afecta a la señalización eléctrica de tu corazón, provocando paulatinamente su total parada. En todo momento estás conectado a un monitor cardíaco por el que los funcionarios sabrán cuándo estás..............




FUENTES


Esta entrada forma parte del especial de Radical Barbatilo "El lado oscuro de la Química" y participa en el LII Carnaval de la Química albergado en el blog El Celuloide de Avogadro.

Comentarios

  1. Me has tenido sin respirar como si estuviera viendo al preso he respirado muy hondo al terminar Un final como el de todos tus artículos espectaculares

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Símbolos de elementos químicos que ya nadie usa

Seguramente usted esté familiarizado con los símbolos de los elementos que aparecen en la tabla periódica, los cuales están estandarizados por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) para un uso internacional.
Cuando un científico cree que ha descubierto un elemento nuevo, por lo general, lo anuncia con un nombre y símbolo nuevos. Además, puede que en libros antiguos de texto o revistas de otros países incluyeran elementos que más tarde fueron cambiados de nombre y símbolo una vez que apareció una lista oficial. En la siguiente tabla se presenta una relación de símbolos  y nombres de elementos que cayeron en desuso pero una vez tuvieron un lugar en la Química.
Símbolo Elemento Observaciones A Argón Ahora Ar. Ab Alabamina Nombre dado al falso descubrimiento del elemento astato (At). Ad Aldebaranio Nombre antiguo del Iterbio (Yb). Am Alabamio El alabamio es el nombre anterior dado a la alabamina. Am es ahora usado para el americio.

La rosa de «La Bella y la Bestia»

La rosa roja tiene una larga historia. Su simbolismo se ha asociado con el amor y sus diosas Afrodita y Venus, con la Virgen María e incluso con una política progresista, aunque no mucho en los últimos tiempos, al menos en España. Es la rosa más elegida el día de San Valentín, pero una vez cortada, si se cuida bien, dura solo unos pocos de días, muy lejos de los años que se supone que perduró la rosa encantada de “La Bella y la Bestia”.

Enseñar ciencia a través de blogs de divulgación

Recientemente he finalizado el Máster de Educación Secundaria en un intento de abrir un camino más en mi trayectoria científica. Mi trabajo final lo dediqué, ya que estamos inmersos en el tema, a los blogs de divulgación científica, algunos de los vuestros están por ahí, y su aplicación en las aulas. Me lo han publicado en la revista Publicaciones Didácticas y quiero compartirlo con todos vosotros.

¿Por qué cambia el color de los langostinos al cocerlos? [Infografía]

Por Jesús@JGilMunoz
Esta infografía participa en el LIII Carnaval de la Química albergado en el blog amigo quimidicesnews.

La batalla perdida contra el resfriado

>> Descargo de responsabilidad: Este post no es para tomarlo como consejo médico, siempre consulte al suyo propio.
Cada farmacia, sobre todo en esta época, cuenta con hileras de medicamentos diseñados para tratar o prevenir infecciones agudas del tracto respiratorio superior, o lo que es lo mismo: un resfriado común.A pesar de esto, muy pocos de estos medicamentos son capaces de cumplir con su cometido.En la mayoría de los casos, sobre todo cuando atañe a niños, los efectos secundarios de estos medicamentos pueden ser peores que los síntomas a tratar. El término “resfriado” engloba un conjunto de signos y síntomas tan familiares para nosotros como son secreción y congestión nasal, tos, dolor de garganta, estornudos y lagrimeo. Aunque también puede estar asociado a otros datos sistémicos como son fiebre, escalofríos, mialgias o artralgias. La causa más frecuente de los resfriados son los virus, siendo los rinovirus los causantes de aproximadamente la mitad de los resfriados.Otros vi…

El Eco científico de "El nombre de la rosa"

Siguiendo en mi línea de escribir al son de mis inquietudes, me gustaría compartir con ustedes algo que se me ha ocurrido en los últimos días. Os cuento: El pasado 19 de febrero falleció el escritor italiano Umberto Eco e inmediatamente mi padre me invitó a leer “El nombre de la rosa”, para muchos, su obra cumbre. Ya había tenido la oportunidad de leerle con “El cementerio de Praga”, el cual me gustó mucho. Quizá porque la historia está ambientada en la segunda mitad del siglo XIX, una época en la que Europa era un hervidero. El protagonista asiste a momentos históricos como la unificación de Italia o el fin del Segundo Imperio Francés y aparecen personajes reales de la talla de Giuseppe Garibaldi, Sigmund Freud o Alejandro Dumas, algo que suele atrapar y ayuda a entender muchas cosas al leer una novela de Historia.

El laboratorio de Pablo Escobar

La exitosa serie Narcos ha sacado a la palestra de nuevo la figura de Pablo Escobar, el que fuera uno de los narcotraficantes más notorios de finales de la década de los 80. Y con él, el surgimiento de los grandes cárteles colombianos y sus actividades para llegar a amasar colosales fortunas. Pablo Escobar comandaba el cártel de Medellín, considerado como la organización criminal más peligrosa del mundo, y su afán por la hegemonía del tráfico de cocaína le llevó a desatar sangrientos conflictos con el Estado.

¿Cómo se forman las huellas dactilares?

Las impresiones dejadas por las yemas de los dedos en cualquier superficie se conocen como huellas dactilares latentes. La combinación de sudor con aceites corporales procedente de diferentes glándulas de la piel propicia la impronta que cualquier investigador forense desea encontrar para aplicar sus polvos y productos químicos. A pesar del desarrollo de perfiles de ADN para la investigación criminal, las huellas dactilares siguen siendo el tipo más común de evidencia que se recupera de una escena del crimen.

El incienso y la mirra más allá de los Reyes Magos

Automáticamente cuando escuchamos incienso o mirra pensamos en los Reyes Magos, o en la Biblia, donde hay varios pasajes en los que se nombran. Junto con el oro, eran los regalos que dichos Reyes entregaron a Jesús al nacer (Mateo 2:1-12). Quizá hoy en día, no le damos al incienso y a la mirra la valía de antaño. Para civilizaciones antiguas como la egipcia, griega o romana tenían un valor inestimable. No solo se usaban para fines religiosos y espirituales, también para aplicaciones farmacológicas. Probablemente, el uso de incienso y mirra era un signo de prosperidad. Su comercio, durante más de 5.000 años, generó en Oriente Próximo un gran bienestar económico, tal vez comparable al actual con la producción de petróleo.



Se cree que babilonios y asirios quemaban incienso y mirra durante las ceremonias religiosas. Los antiguos egipcios compraron barcos cargados de estas resinas a los fenicios, utilizándolas como aromáticos, repelente de insectos, perfumes o ungüentos para heridas y llaga…

Vida y obra de una molécula de oxígeno

El oxígeno (O2) constituye aproximadamente el 21% de la atmósfera terrestre, pero esto no ha sido siempre así: la atmósfera primitiva de la Tierra contenía solo pequeñas cantidades de este compuesto, probablemente como resultado de la reacción de la luz solar con el vapor de agua procedente de los volcanes. Solo se podía encontrar oxígeno en las moléculas de agua (H2O) o unidas al hierro formando óxidos, pero nunca de forma libre. La atmósfera rica en oxígeno de nuestros días (eón arriba, eón abajo) es la consecuencia de uno de los desastres climáticos más mortales de la historia de nuestro planeta.


English version >>>

Hace unos 2,5 millones de años la Tierra era muy diferente: no había plantas verdes ni, por supuesto, animales o insectos. Las únicas formas de vida eran bacterianas y vivían verdaderamente a la antigua usanza, es decir, en condiciones anaerobias. Estos primitivos organismos prosperaron en ausencia de oxígeno, confiando en el azufre para sus necesidades energétic…