Ir al contenido principal

Una de churros y un chocolate... ¡radiactivo!

En Versalles eran muy amantes del chocolate.
En su cuarto viaje a América, Colón tenía como objetivo llegar a la Isla de las Especias para que España pudiera controlar el mercado de estas sustancias en toda Europa. El molusco Teredo navalis, conocido como la broma, con su capacidad para degradar maderas húmedas, dejó a la flota española mermada, obligando a la tripulación a permanecer durante un tiempo en una isla del Caribe Hondureño. Colón comenzó a hacer migas y negocios con los habitantes de la Isla de Guanaja y en vez de especias, lo que se encontró fue algo bien distinto: unas semillas ovaladas de color marrón que ellos usaban como moneda. Los españoles se preguntaban qué valor tendrían estas semillas de cacao para usarlas a tal efecto, por lo que se llevaron muestras cuando hicieron el viaje de vuelta. Y así llegó el chocolate a Europa. Sin embargo, el beber chocolate se convirtió en un signo de distinción y elegancia, sobre todo en la corte francesa. 

Precisamente en Francia, poco más de un siglo después de que la cabeza del último monarca Borbón que se había rendido a los encantos gustativos del chocolate se mostrara al pueblo, una física de origen polaco empezó a estudiar el, hasta entonces, raro fenómeno de la radiactividad. Se trataba de Marie Curie  y estaba guiando a la Ciencia a una nueva era.
Marie Curie fue pionera en
el campo de la radiactividad.
En aquel momento, la espontaneidad de la radiación por parte de estos elementos era un tema muy asombroso, parecía violar una de las más sagradas leyes de la Física, la primera ley de la Termodinámica: la energía ni se crea ni se destruye, aunque puede convertirse de una forma a otra. Hoy se sabe que la radiactividad es algo natural, una propiedad intrínseca de algunos átomos, llamados inestables, que existen en la naturaleza y que, en la búsqueda de su estabilidad, comienzan a perder parte de sí mismo hasta convertirse en otros átomos estables. Esta desintegración va acompañada de una emisión de energía en forma de radiación que es capaz de penetrar la materia.


Después de un arduo trabajo y diez toneladas de pechblenda, Marie Curie aisló, entre otros, el radio (Ra), un elemento altamente radiactivo (un millón de veces más radiactivo que el uranio, descubierto años atrás). Esto tuvo una repercusión pública inmediata. Investigaciones anteriores habían demostrado que la radiación podía usarse contra el cáncer. Sin embargo, la obtención del radio supuso, para los espabilados de turno, una ocasión ideal para poner de moda un nuevo elemento revolucionario para la salud, una especie de remedio milagroso que lo cura todo. De esta forma, y antes de conocer los riesgos, empezó a incorporarse a toda clase de productos de uso cotidiano: agua mineral, dentífrico, cosméticos, mantequilla, cigarrillos... La casa alemana Burke&Braun, en la década de 1930, comercializó ¡chocolate con radio! por sus supuestos poderes rejuvenecedores.


En la década de 1930 se comercializó chocolate con radio.
Todos estamos expuestos a muchas fuentes naturales de radiactividad. Nuestro cuerpo recibe unas mil millones de partículas radiactivas de origen natural al día que podrían alterar el correcto funcionamiento de nuestras propias células. Pero gracias a su potente maquinaria de reparación hacen que esta radiación natural no tenga efecto sobre nuestra salud. Otra historia es si la exposición a la radiación es elevada, como les pasó a los consumidores de los productos mencionados anteriormente, a los afectados por el desastre de Chernobyl o a la propia Marie Curie. Ante tal dosis, la maquinaria de reparación de la célula se ve desbordada. En concreto, el radio, debido a su similitud con el calcio, es depositado en los huesos, donde la radiactividad degrada la médula ósea y evita la producción de células sanguíneas nuevas.

Pero no todo es malo. Hoy, la radiactividad tiene una gran cantidad de aplicaciones, principalmente en Medicina y energía, colocándonos así a medio camino entre el miedo y la dependencia. En contraposición a lo expuesto, el descubrimiento del radio tuvo un impacto en el desarrollo posterior de la Ciencia, ya que cambió completamente la idea que se tenía de la estructura de la materia y, por lo tanto, de todo.


By @JGilMunoz


Este post también ha sido publicado en el blog 'Toda una amalgama'.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Símbolos de elementos químicos que ya nadie usa

Seguramente usted esté familiarizado con los símbolos de los elementos que aparecen en la tabla periódica, los cuales están estandarizados por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) para un uso internacional.
Cuando un científico cree que ha descubierto un elemento nuevo, por lo general, lo anuncia con un nombre y símbolo nuevos. Además, puede que en libros antiguos de texto o revistas de otros países incluyeran elementos que más tarde fueron cambiados de nombre y símbolo una vez que apareció una lista oficial. En la siguiente tabla se presenta una relación de símbolos  y nombres de elementos que cayeron en desuso pero una vez tuvieron un lugar en la Química.
Símbolo Elemento Observaciones A Argón Ahora Ar. Ab Alabamina Nombre dado al falso descubrimiento del elemento astato (At). Ad Aldebaranio Nombre antiguo del Iterbio (Yb). Am Alabamio El alabamio es el nombre anterior dado a la alabamina. Am es ahora usado para el americio.

La rosa de «La Bella y la Bestia»

La rosa roja tiene una larga historia. Su simbolismo se ha asociado con el amor y sus diosas Afrodita y Venus, con la Virgen María e incluso con una política progresista, aunque no mucho en los últimos tiempos, al menos en España. Es la rosa más elegida el día de San Valentín, pero una vez cortada, si se cuida bien, dura solo unos pocos de días, muy lejos de los años que se supone que perduró la rosa encantada de “La Bella y la Bestia”.

Enseñar ciencia a través de blogs de divulgación

Recientemente he finalizado el Máster de Educación Secundaria en un intento de abrir un camino más en mi trayectoria científica. Mi trabajo final lo dediqué, ya que estamos inmersos en el tema, a los blogs de divulgación científica, algunos de los vuestros están por ahí, y su aplicación en las aulas. Me lo han publicado en la revista Publicaciones Didácticas y quiero compartirlo con todos vosotros.

¿Por qué cambia el color de los langostinos al cocerlos? [Infografía]

Por Jesús@JGilMunoz
Esta infografía participa en el LIII Carnaval de la Química albergado en el blog amigo quimidicesnews.

La batalla perdida contra el resfriado

>> Descargo de responsabilidad: Este post no es para tomarlo como consejo médico, siempre consulte al suyo propio.
Cada farmacia, sobre todo en esta época, cuenta con hileras de medicamentos diseñados para tratar o prevenir infecciones agudas del tracto respiratorio superior, o lo que es lo mismo: un resfriado común.A pesar de esto, muy pocos de estos medicamentos son capaces de cumplir con su cometido.En la mayoría de los casos, sobre todo cuando atañe a niños, los efectos secundarios de estos medicamentos pueden ser peores que los síntomas a tratar. El término “resfriado” engloba un conjunto de signos y síntomas tan familiares para nosotros como son secreción y congestión nasal, tos, dolor de garganta, estornudos y lagrimeo. Aunque también puede estar asociado a otros datos sistémicos como son fiebre, escalofríos, mialgias o artralgias. La causa más frecuente de los resfriados son los virus, siendo los rinovirus los causantes de aproximadamente la mitad de los resfriados.Otros vi…

El Eco científico de "El nombre de la rosa"

Siguiendo en mi línea de escribir al son de mis inquietudes, me gustaría compartir con ustedes algo que se me ha ocurrido en los últimos días. Os cuento: El pasado 19 de febrero falleció el escritor italiano Umberto Eco e inmediatamente mi padre me invitó a leer “El nombre de la rosa”, para muchos, su obra cumbre. Ya había tenido la oportunidad de leerle con “El cementerio de Praga”, el cual me gustó mucho. Quizá porque la historia está ambientada en la segunda mitad del siglo XIX, una época en la que Europa era un hervidero. El protagonista asiste a momentos históricos como la unificación de Italia o el fin del Segundo Imperio Francés y aparecen personajes reales de la talla de Giuseppe Garibaldi, Sigmund Freud o Alejandro Dumas, algo que suele atrapar y ayuda a entender muchas cosas al leer una novela de Historia.

El laboratorio de Pablo Escobar

La exitosa serie Narcos ha sacado a la palestra de nuevo la figura de Pablo Escobar, el que fuera uno de los narcotraficantes más notorios de finales de la década de los 80. Y con él, el surgimiento de los grandes cárteles colombianos y sus actividades para llegar a amasar colosales fortunas. Pablo Escobar comandaba el cártel de Medellín, considerado como la organización criminal más peligrosa del mundo, y su afán por la hegemonía del tráfico de cocaína le llevó a desatar sangrientos conflictos con el Estado.

¿Cómo se forman las huellas dactilares?

Las impresiones dejadas por las yemas de los dedos en cualquier superficie se conocen como huellas dactilares latentes. La combinación de sudor con aceites corporales procedente de diferentes glándulas de la piel propicia la impronta que cualquier investigador forense desea encontrar para aplicar sus polvos y productos químicos. A pesar del desarrollo de perfiles de ADN para la investigación criminal, las huellas dactilares siguen siendo el tipo más común de evidencia que se recupera de una escena del crimen.

El incienso y la mirra más allá de los Reyes Magos

Automáticamente cuando escuchamos incienso o mirra pensamos en los Reyes Magos, o en la Biblia, donde hay varios pasajes en los que se nombran. Junto con el oro, eran los regalos que dichos Reyes entregaron a Jesús al nacer (Mateo 2:1-12). Quizá hoy en día, no le damos al incienso y a la mirra la valía de antaño. Para civilizaciones antiguas como la egipcia, griega o romana tenían un valor inestimable. No solo se usaban para fines religiosos y espirituales, también para aplicaciones farmacológicas. Probablemente, el uso de incienso y mirra era un signo de prosperidad. Su comercio, durante más de 5.000 años, generó en Oriente Próximo un gran bienestar económico, tal vez comparable al actual con la producción de petróleo.



Se cree que babilonios y asirios quemaban incienso y mirra durante las ceremonias religiosas. Los antiguos egipcios compraron barcos cargados de estas resinas a los fenicios, utilizándolas como aromáticos, repelente de insectos, perfumes o ungüentos para heridas y llaga…

Vida y obra de una molécula de oxígeno

El oxígeno (O2) constituye aproximadamente el 21% de la atmósfera terrestre, pero esto no ha sido siempre así: la atmósfera primitiva de la Tierra contenía solo pequeñas cantidades de este compuesto, probablemente como resultado de la reacción de la luz solar con el vapor de agua procedente de los volcanes. Solo se podía encontrar oxígeno en las moléculas de agua (H2O) o unidas al hierro formando óxidos, pero nunca de forma libre. La atmósfera rica en oxígeno de nuestros días (eón arriba, eón abajo) es la consecuencia de uno de los desastres climáticos más mortales de la historia de nuestro planeta.


English version >>>

Hace unos 2,5 millones de años la Tierra era muy diferente: no había plantas verdes ni, por supuesto, animales o insectos. Las únicas formas de vida eran bacterianas y vivían verdaderamente a la antigua usanza, es decir, en condiciones anaerobias. Estos primitivos organismos prosperaron en ausencia de oxígeno, confiando en el azufre para sus necesidades energétic…