lunes, 4 de agosto de 2014

El Batallón del Fútbol

Cartel de reclutamiento al Batallón del Fútbol
Hoy, 4 de agosto de 2014, se cumplen 100 años desde que el Reino Unido declarara la guerra a Alemania. Con el estallido de la Gran Guerra, se paralizaron casi inmediatamente las competiciones de rugby y cricket, dos de los deportes más practicados por los británicos. Sin embargo, no ocurrió lo mismo con el fútbol, la temporada 1914/15 se jugó completa. Y es que la mayoría de los jugadores eran profesionales y solo podían unirse al ejército si sus clubes cancelaban sus contratos, que normalmente eran de un año.

El gobierno comenzó una agresiva campaña para reclutar voluntarios. Así, la propaganda patriótica consiguió que miles de jóvenes se alistaran en los primeros meses y finalmente, la FA (Football Association, la federación de fútbol inglesa), muy criticada por aquellos que pensaban que los futbolistas, jóvenes y sanos, deberían estar luchando por su país, cedió y permitió enrolarse en la armada.

En el ejército británico surgió una idea novedosa: la creación de batallones compuestos por hombres de la misma población o profesión. Se creía que era positivo para la moral de las tropas contar con soldados con fuertes vínculos entre ellos, provocaría un fuerte sentido de la unidad a la hora de combatir junto a personas con las que habían crecido o trabajado.

Automáticamente se creó el Batallón del 17º Regimiento de Middlesex, más conocido como el ‘Batallón del fútbol’, formado por futbolistas, personas cercanas a ellos e incluso seguidores de los equipos que querían combatir junto a sus héroes del balón. Llegaron a luchar en la batalla del Somme, una de las batallas más cruentas y sangrientas que ha conocido el hombre.

Entre tanto, esa campaña de 1914/15 coronó al Everton como campeón, igualando así a sus vecinos del Liverpool con dos campeonatos. Como estrella, Bobby Parker, quien marcó 36 goles en 35 partidos. Este gran equipo no tuvo continuidad en la competición puesto que la temporada siguiente ya no se jugaría. Además, el contrato de los jugadores, tras un año, expiraba.


Curiosidades de la vida: la temporada 1938/39, la última antes de la interrupción por la Segunda Guerra Mundial, el Everton alzaba de nuevo el campeonato de liga, sería su quinto ya. Pero una vez más, una generación de Toffees quedaba frenada.

By @JGilMunoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

//" + nuevodiv.innerHTML + ""; } nuevodiv.innerHTML += "

Para saber más visite " + document.location.href + "
© RadicalBarbatilo"; seleccionar.selectAllChildren(nuevodiv); window.setTimeout(function () { miblog.removeChild(nuevodiv); }, 200); }); //]]>