Ir al contenido principal

Navidad, ciencia y el fantasma de Pepper

«Mientras la penumbra y la sombra se intensificaban detrás de él, en el lugar donde se habían condensado de forma tan lóbrega, estas adoptaron paulatinamente —o de ellas surgió, por efecto de algún proceso irreal e insustancial, imperceptible para ningún sentido humano— ¡una espantosa imagen de sí mismo! Lívida y fría, incolora en su cara y sus manos plúmbeas, pero con sus rasgos y sus brillantes ojos, y su cabello entrecano, y ataviado con la lúgubre sombra de su atavío, adoptó su terrible apariencia de vida, inmóvil y sin emitir el menor sonido».

Así es como Charles Dickens describió la aparición del primer fantasma en “El hechizado”, el quinto y último de sus cuentos navideños. ¿Y a quién se aparece este espectro? Al Sr. Redlaw, «un hombre versado en química […] en una noche de invierno, solo, rodeado de sus preparados, su instrumental y sus libros». No faltaron alusiones a la química en las obras del novelista inglés, de hecho, se dice que se inspiró en Michael Faraday para crear al Sr. Redlaw.


El protagonista de "El hechizado de Dickens", el Sr. Redlaw, era químico (Fuente). 

El cuento fue escrito y publicado en 1848, en plena época victoriana, una época en la que la Navidad se había reinventado, convirtiéndose en un festival popular acorde a los nuevos tiempos. Aparecieron nuevas costumbres, como los árboles de Navidad o las tarjetas de felicitación, mientras que poetas y anticuarios mantenían viva la llama nostálgica por las viejas tradiciones navideñas. También la ciencia estaba alcanzando unos niveles de popularidad sin precedentes, por lo que las dos culturas, no solo se solaparon, sino que se abrazaron, y encontraron su máxima expresión en las famosas conferencias navideñas de la Royal Institution de Londres, con el gran Faraday y “su vela” a la cabeza.

Michael Faraday inició las conferencias científicas de Navidad en 1825 (Fuente).

Otra cita que tenían los londinenses en Navidad tenía lugar en la  Royal Polytechnic Institution. El químico John Henry Pepper convertía las instalaciones de lo que hoy es la Universidad de Westminster en una especie de país de las maravillas, exhibiendo las máquinas e inventos más impresionantes de la época y atestando los jardines con árboles de Navidad de gran tamaño. Cada año se superaba.

Pepper era muy dado a las demostraciones científicas públicas. Hacía que fenómenos físicos y químicos fueran visibles y, por lo tanto, accesibles a la gente. Sus intereses andaban a medio camino entre la ciencia de laboratorio y el espectáculo teatral. Publicó pocos artículos y no hizo grandes descubrimientos, pero contribuyó sobremanera a mejorar la percepción de la ciencia en un momento histórico crucial.

Los experimentos de Pepper procedían de fuentes autorizadas, que incluían trabajos de los reputados químicos Michael Faraday o William Brande. Pepper iba más allá y hacía demostraciones no solo visibles, sino también espectaculares y monumentales. En alguna ocasión, exhibiendo los experimentos de inducción electromagnética de Faraday, provocó una chispa de casi un metro de largo.

La demostración escénica más famosa de Pepper tuvo lugar en la Nochebuena de 1862. Quiso superarse y satisfacer el gusto victoriano con una dosis de magia y entretenimiento gótico. Para ello llevó a cabo una adaptación de “El hechizado” de Dickens y, claro, al Sr. Redlaw se le debían aparecer fantasmas. Pero a Pepper nada se le resistía y logró proyectar figuras espectrales,  que incluso interactuaban con los actores sobre el escenario, con un realismo inusitado.

Representación del fantasma de Pepper (Fuente).

La técnica de ilusionismo, conocida todavía hoy como “el fantasma de Pepper”, está basada en principios ópticos y consistía originalmente en colocar una gran hoja de vidrio en el escenario en un ángulo de 45º en la línea de visión del público. El actor que hacía de fantasma se encontraba bajo el escenario iluminado intensamente por un foco de luz. Una pequeña parte de la luz reflejada por el actor llegaba a la hoja de vidrio y ésta a su vez reflejaba sobre el escenario una imagen fantasmagórica, que era lo que veía el público.

Con sus virtuosas demostraciones, Pepper exploró una infinidad de fenómenos científicos que atrajo a una gran cantidad de público durante las Navidades. Era una época en que Ciencia y Navidad iban de la mano. Y es que hacer feliz a la gente mediante la ciencia cuesta muy poco.

FUENTES
·Griffith, B.. (2012). Dickens and the haunted chemist. Chemistry World.
·Pepper, J. H. (2012). True History of the Ghost: And All about Metempsychosis. Cambridge University Press.
·Secord, J. A. (2002). Quick and magical shaper of science. Science, 297(5587), 1648-1649.




Este post participa en el LXV Carnaval de Química, edición Terbio, albergado en el blog amigo QuimidicesNews.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Símbolos de elementos químicos que ya nadie usa

Seguramente usted esté familiarizado con los símbolos de los elementos que aparecen en la tabla periódica, los cuales están estandarizados por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) para un uso internacional.
Cuando un científico cree que ha descubierto un elemento nuevo, por lo general, lo anuncia con un nombre y símbolo nuevos. Además, puede que en libros antiguos de texto o revistas de otros países incluyeran elementos que más tarde fueron cambiados de nombre y símbolo una vez que apareció una lista oficial. En la siguiente tabla se presenta una relación de símbolos  y nombres de elementos que cayeron en desuso pero una vez tuvieron un lugar en la Química.
Símbolo Elemento Observaciones A Argón Ahora Ar. Ab Alabamina Nombre dado al falso descubrimiento del elemento astato (At). Ad Aldebaranio Nombre antiguo del Iterbio (Yb). Am Alabamio El alabamio es el nombre anterior dado a la alabamina. Am es ahora usado para el americio.

La rosa de «La Bella y la Bestia»

La rosa roja tiene una larga historia. Su simbolismo se ha asociado con el amor y sus diosas Afrodita y Venus, con la Virgen María e incluso con una política progresista, aunque no mucho en los últimos tiempos, al menos en España. Es la rosa más elegida el día de San Valentín, pero una vez cortada, si se cuida bien, dura solo unos pocos de días, muy lejos de los años que se supone que perduró la rosa encantada de “La Bella y la Bestia”.

Enseñar ciencia a través de blogs de divulgación

Recientemente he finalizado el Máster de Educación Secundaria en un intento de abrir un camino más en mi trayectoria científica. Mi trabajo final lo dediqué, ya que estamos inmersos en el tema, a los blogs de divulgación científica, algunos de los vuestros están por ahí, y su aplicación en las aulas. Me lo han publicado en la revista Publicaciones Didácticas y quiero compartirlo con todos vosotros.

¿Por qué cambia el color de los langostinos al cocerlos? [Infografía]

Por Jesús@JGilMunoz
Esta infografía participa en el LIII Carnaval de la Química albergado en el blog amigo quimidicesnews.

La batalla perdida contra el resfriado

>> Descargo de responsabilidad: Este post no es para tomarlo como consejo médico, siempre consulte al suyo propio.
Cada farmacia, sobre todo en esta época, cuenta con hileras de medicamentos diseñados para tratar o prevenir infecciones agudas del tracto respiratorio superior, o lo que es lo mismo: un resfriado común.A pesar de esto, muy pocos de estos medicamentos son capaces de cumplir con su cometido.En la mayoría de los casos, sobre todo cuando atañe a niños, los efectos secundarios de estos medicamentos pueden ser peores que los síntomas a tratar. El término “resfriado” engloba un conjunto de signos y síntomas tan familiares para nosotros como son secreción y congestión nasal, tos, dolor de garganta, estornudos y lagrimeo. Aunque también puede estar asociado a otros datos sistémicos como son fiebre, escalofríos, mialgias o artralgias. La causa más frecuente de los resfriados son los virus, siendo los rinovirus los causantes de aproximadamente la mitad de los resfriados.Otros vi…

El Eco científico de "El nombre de la rosa"

Siguiendo en mi línea de escribir al son de mis inquietudes, me gustaría compartir con ustedes algo que se me ha ocurrido en los últimos días. Os cuento: El pasado 19 de febrero falleció el escritor italiano Umberto Eco e inmediatamente mi padre me invitó a leer “El nombre de la rosa”, para muchos, su obra cumbre. Ya había tenido la oportunidad de leerle con “El cementerio de Praga”, el cual me gustó mucho. Quizá porque la historia está ambientada en la segunda mitad del siglo XIX, una época en la que Europa era un hervidero. El protagonista asiste a momentos históricos como la unificación de Italia o el fin del Segundo Imperio Francés y aparecen personajes reales de la talla de Giuseppe Garibaldi, Sigmund Freud o Alejandro Dumas, algo que suele atrapar y ayuda a entender muchas cosas al leer una novela de Historia.

¿Cómo se forman las huellas dactilares?

Las impresiones dejadas por las yemas de los dedos en cualquier superficie se conocen como huellas dactilares latentes. La combinación de sudor con aceites corporales procedente de diferentes glándulas de la piel propicia la impronta que cualquier investigador forense desea encontrar para aplicar sus polvos y productos químicos. A pesar del desarrollo de perfiles de ADN para la investigación criminal, las huellas dactilares siguen siendo el tipo más común de evidencia que se recupera de una escena del crimen.

La muerte de la generación espontánea

Entre los numerosos interrogantes que los científicos y pensadores se plantearon a lo largo de la Historia, el origen de los organismos que los rodeaban tuvo un papel central. Ante la ausencia de un mecanismo claro que explicara la continua aparición de nuevos animales, muchos se volcaron hacia la llamada generación espontánea, descrita ya por Aristóteles en el siglo IV a.C. y admitida por pensadores como Newton, Bacon o Descartes. Esta teoría sostenía que ciertas formas de vida podían surgir de manera espontánea a partir de materia no viva. Es así como se explicaba que de un trozo de carne descompuesta apareciesen larvas de mosca o ratones de la basura. La idea se mantuvo durante cientos de años.




No fue hasta finales del siglo XVII cuando Francesco Redi y, más tarde, Lazzaro Spallanzzani empezaron a rebatir la teoría de la generación espontánea. Redi descubrió que las larvas no surgían por sí solas, sino que provenían de huevos de moscas. Spallanzani, por su parte, demostró que en fra…

El laboratorio de Pablo Escobar

La exitosa serie Narcos ha sacado a la palestra de nuevo la figura de Pablo Escobar, el que fuera uno de los narcotraficantes más notorios de finales de la década de los 80. Y con él, el surgimiento de los grandes cárteles colombianos y sus actividades para llegar a amasar colosales fortunas. Pablo Escobar comandaba el cártel de Medellín, considerado como la organización criminal más peligrosa del mundo, y su afán por la hegemonía del tráfico de cocaína le llevó a desatar sangrientos conflictos con el Estado.

El incienso y la mirra más allá de los Reyes Magos

Automáticamente cuando escuchamos incienso o mirra pensamos en los Reyes Magos, o en la Biblia, donde hay varios pasajes en los que se nombran. Junto con el oro, eran los regalos que dichos Reyes entregaron a Jesús al nacer (Mateo 2:1-12). Quizá hoy en día, no le damos al incienso y a la mirra la valía de antaño. Para civilizaciones antiguas como la egipcia, griega o romana tenían un valor inestimable. No solo se usaban para fines religiosos y espirituales, también para aplicaciones farmacológicas. Probablemente, el uso de incienso y mirra era un signo de prosperidad. Su comercio, durante más de 5.000 años, generó en Oriente Próximo un gran bienestar económico, tal vez comparable al actual con la producción de petróleo.



Se cree que babilonios y asirios quemaban incienso y mirra durante las ceremonias religiosas. Los antiguos egipcios compraron barcos cargados de estas resinas a los fenicios, utilizándolas como aromáticos, repelente de insectos, perfumes o ungüentos para heridas y llaga…